miércoles, 4 de julio de 2018

NO SOLAMENTE HA SIDO ANGHEL MORALES GARCÍA, EL TRISTEMENTE IGNORADO



NO SOLAMENTE HA SIDO ANGHEL MORALES GARCÍA, EL TRISTEMENTE IGNORADO
Rafael ZAMORA MÉNDEZ
Allá, por el año 1.942, -(¡ya ha llovido bastante desde entonces!), descendía un servidor por el clásico y bien conocido,"PIE RISCO", ubicado en la isla de El Hierro, que, entre sofocantes transpiraciones, amenas chácharas y corporales fatigas, directamente, nos conducía hasta el inconmensurable VALLE, DE EL GOLFO, adorable rinconcito isleño de mis esenciales juveniles remembranzas.
Transitaba, en la familiar y placentera compañía de un apuesto joven capitán, que no cesaba de detallarme las interesantes vivencias acaecidas a todo lo ancho y largo de su íntegro período militar, con inusitadas anécdotas de asombrosas vivencias íntimas.
Un empedrado extenso camino, plenamente modulado entre resbaladizas curvas, algún que otro viejo duraznero escondido, marchitado peral o abatidas castañas rodantes, amén de los impresionantes rebotes efectuados por alguno que otro atrevido y tremendo lagarto, benéfico ancestral morador de aquellos abruptos parajes, nos impulsaba hacia la resuelta bajada, cabalmente ansiosos por llegar cuanto antes al emplazado y pródigo "MIRADOR DE JINAMA"
Enclavados, sin más, ante esa soberana maravilla de la Madre Naturaleza, comenzamos a lanzar gritos, en vez de los tan afamados silbidos gomeros, nuestro más práctico, sencillo o rústico correo canoro, que en resonante eco iba devolviendo nuestras apasionadas palabras, anunciando ya la más cercana de las pertinentes apariciones.
Él, a sus considerados padres, HERMINIA y JULIO, a la espigadísima tía EVANGELINA. Un servidor, a los queridos abuelos, DOLORES, RAMÓN, así como a los jóvenes tíos, MERCEDES y RODOLFO.
¡Conmovedores instantes afectuosos aquellos, impregnados de irreprimibles emociones excitantes, sin posibles parangones!

De todo esto, la insalvable Máquina del Tiempo, legítimamente, por ser habitual Ley de Vida, radicalmente hambrienta, sin permisible enmienda, ha sido la fatal devoradora de una larga y humana pléyade de transcurridos años.
Aquel lozano, capitán llegó a ser un destacado comandante, solicitado Profesor-Instructor Académico, y soberbio escritor hasta alcanzar la obligatoria meta que determinaba la reposada situación del forzoso retiro.
¡Sólo Dios, sabe a fondo y conoce al dedillo, cuántos paisanos nuestros, recibieron de su desmedida generosidad y profusa humanidad, singulares y beneficiosos favores, al ser llamados para incorporarse a filas!
Se trataba de mi admirado primo, JOSÉ AYALA ZAMORA.
Persona culta en donde las hubiera, durante toda su vida, jamás dejó de ejercitar la rica y desbordante savia de su selecta pluma, empleándola, casi a diario, en los más trascendentales Periódicos provinciales.
Reiterado colaborador de "EL DÍA", de "LA TARDE" y de otras importantes editoriales distribuidoras, sus artículos, llegaron a muchísimos hogares, traspasando con deleite profusas fronteras, siendo siempre recibidos con incontenible ansiedad y excesivo interés.
Amplísima crónicas, todas ellas, emanadas de la propia alma y corazón, con históricas fechas, poseyendo un dilatado y excitante archivo con ingente galería de vetustas fotos y fieles testimonios, sus preferidos argumentos, a todas luces, insistentemente fueron para únicamente tratar los más oportunos e interesantes temas sobre la bendita tierra que le viera nacer.
Acérrimo seguidor de su homólogo colega militar, Don DACIO VICTORIANO PADRÓN, el insigne autor principal sobre la más fidedigna "HISTORIA DE EL HIERRO" hasta la fecha impresa, se preocupó sobremanera por recopilar todos sus más interesantes rasgos biográficos, procurando imitarle, de perseguir sus destacados pasos en el comprometido laberinto de la llamada Literatura.
Sus múltiples comentarios, gratos apuntes, renovadas opiniones y certeros glosas, los realizó, no por recibir alguna ambiciosa recompensa monetaria, ni por amor la presumida fama del embustero Arte, sino por el palpable e inmenso amor que hacia su amado terruño sentía, al que, a cada renglón y seguido, constantemente, en cualquier determinado sitio, punto o apartado lugar, animosamente, ponía hondamente de manifiesto.
Muchas de todas estas cosas que hasta aquí hemos mencionado y, algunas otras más, mientras él pisaba la tierra, tuve el arresto u osadía de revelar a través de varias advertencias escritas y disertaciones orales, instando a nuestras muy dignas Autoridades de aquella época, para que le tuviesen en cuenta y, en su honor, le tributaran algún sencillo Homenaje, incluso, haber sido elegido como un benemérito HIJO PREDILECTO y... ¡hasta el que su nombre, figurase en algunas de nuestras calles, sedientas de originarias figuras nativas!

¡En vida, le fue radicalmente imposible el haber podido disfrutar de esa tan bien ganada satisfacción individual y, ahora, después de haber fallecido, en las tarambanas alas de unos íntegros recuerdos flotando en el viento, a nosotros, sólo nos queda el correcto consuelo de haberle recordado, alabando la humilde trayectoria de toda su equitativa existencia!
¡NADIE, PERO NADIE, MI  BUEN AMIGO MORALES,
DE LA PROPIA TIERRA, ALCANZAN A  SER SUS PROFETAS
QUE, PARA LOGRAR  LA FAMA DE  UNOS INMORTALES,
TENDRÁN  QUE ESCALAR SUDANDO LOS ALTOS PEDESTALES,
A LOS QUE YA HAN LLEGADO ALGUNOS SABIOS Y POETAS!
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores