miércoles, 11 de julio de 2018

PODEMOS RECLAMA EL CUMPLIMIENTO DE LA MOCIÓN SOBRE GUACHINCHES APROBADA EN EL CABILDO

 
PODEMOS RECLAMA EL CUMPLIMIENTO DE LA MOCIÓN SOBRE GUACHINCHES APROBADA EN EL CABILDO

·        Fernando Sabaté: “Es imprescindible registrar y recuperar la denominación ‘guachinche’ para que no sea mal utilizada por quienes no producen vino”.

·        “La mejor vía para apoyar a los verdaderos guachinches es dignificando esta denominación mediante un control público que evite la publicidad engañosa”
El portavoz de Podemos en el Cabildo de Tenerife, Fernando Sabaté, manifiesta su preocupación por las iniciativas anunciadas por el Consejero de Agricultura, que ignoran el cumplimiento de la moción de Podemos para promover la actualización y mejora de la regulación de los guachinches, como medio para impulsar el sostenimiento de la producción local y el paisaje rural”. La misma, tras su deliberación y con algunos retoques, resultó aprobada por unanimidad en Comisión Plenaria. Como señalaba el preámbulo de dicha moción, los guachinches constituyen un ejemplo extraordinario de emprendimiento, en una época donde tanto se usa –y abusa– de este concepto. Surgieron desde la base, sin apenas apoyo institucional, gracias a la iniciativa de personas y familias del medio rural tinerfeño que trabajaron duro para sostener la rentabilidad de la actividad agrícola.


Para Sabaté, “el problema más grave que identificaba la moción, y que se planteaba corregir, es el siguiente: en los últimos años se constata la proliferación de establecimientos que, aunque exhiben la denominación de 'guachinche', no tienen nada que ver con el sentido original de éstos ni con su regulación actual. Se encuentran muchas veces lejos de las áreas rurales de producción del viñedo, a veces dentro, incluso, del propio callejero urbano. No son propiedad de personas que cosechan uva, ni elaboran vino, ni abren sólo durante el periodo en que se dispone de caldo de producción propia, amén de ofertar una carta muy alejada de la que corresponde a los guachinches. Son, por tanto, restaurantes convencionales, que tienen todo el derecho a existir como tales, pero que no deberían aprovecharse de manera desleal de una denominación como la de guachinche, que cuenta con un extraordinario aprecio y una carga de popularidad positiva. Se trata de un caso que podría recibir la calificación delictiva de publicidad engañosa”

Por eso, y entre otras medidas, el grupo Podemos planteó que la Administración Pública, como garante del interés general, recupere con urgencia el registro y control de la denominación 'guachinche', garantizando que su uso se ciñe a los usos y costumbres que se construyeron socialmente y quedaron correctamente recogidos en la normativa. “Es imprescindible registrar y recuperar la denominación ‘guachinche’ para que no sea mal utilizada por quienes no producen vino”, señala el portavoz del grupo, planteando que “la mejor vía para apoyar a los verdaderos guachinches es dignificando esta denominación mediante un control público que evite y sancione la publicidad engañosa.”

La Consejería de Agricultura del Cabildo ha anunciado algunas acciones de apoyo, como la creación de una página web o una aplicación móvil donde figure información de interés sobre los guachinches. “No nos parecen mal estas iniciativas, que también estaban incluidas en la moción original propuesta por nuestro grupo –señala Sabaté–, pero es prioritario recuperar para el interés colectivo la marca ‘guachinche’ y garantizar su buen uso. De lo contrario, prestaremos un flaco servicio a quienes de verdad están manteniendo nuestro campo y la economía rural tinerfeña”. Recuerda también la necesidad de implementar el acuerdo referido a modificar la placa-distintivo actual que identifica a los guachinches, sustituyendo el logotipo actual por otro consistente en una 'G' mayúscula, que identifique y diferencie con claridad a los guachinches de cualquier otro tipo de actividad comercial o de restauración.

Por último el Consejero de la formación morada recuerda que “durante los años más duros que siguieron al pinchazo de la burbuja inmobiliaria, a partir de 2007, mucha gente se quedó en paro debido a la crisis de la construcción y la hostelería, y optó por recuperar huertas abandonadas, abrir nuevos guachinches adaptando una parte de su vivienda, o emplearse en los ya existentes, para sostener la economía familiar. Por otro lado, los guachinches representan una oferta gastronómica y de ocio más asequible, aunque fuera ocasional, para muchas familias y personas afectadas por la crisis (y que difícilmente hubieran podido acudir a otro tipo de establecimientos).
  

Saludos, Moisés Lubary
Comunicación Podemos Cabildo Tenerife


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores