lunes, 30 de junio de 2014

CANARIAS



CANARIAS
 Ainhoa AROZAMENA AYALA


El archipiélago canario, conocido por los clásicos como Fortunae Insulae, permaneció durante muchos siglos olvidado por los europeos hasta su redescubrimiento por los árabes por los ss. IX o X. Europa cristiana apenas le prestó atención hasta el s. XIV. En 1341 fue una expedición portuguesa la que atracó en sus costas pero sin reconocerlas; una expedición efectuada por los genoveses en 1291 les había precedido sin resultado ya que sus capitanes, Doria y Vivaldi, desaparecieron. Un vasco, Martín Ruiz de Abendaño, visitó las islas en 1377. Este Abendaño dejó -según relata Abreu Galindo-descendencia real en la isla. Siguiendo los Manuscritos canarios de este escritor, Martín Ruiz de Abendaño y su nave fueron presa de un temporal «que le hizo arribar a Lanzarote y tomó puerto y saltó el capitán y gente en tierra y los isleños le recibieron de paz y les dieron refrescos de los que en la tierra había de carne y leche y queso para refresco de su armada y fue aposentado en la casa del rey Zonzamas. Tenía este rey una mujer llamada Faina, en quien hubo Martín Ruiz de Abendaño una hija que llamaron Ico... Esta Ico casó con Guanarame, rey que fue de aquella isla por muerte de un hermano suyo llamado Tinguafaya, que fue el que prendió la armada de Hernán Peraza. Tuvo Guanarame en Ico a Guadarfia. Muerto Guanarame hubo disensiones entre los naturales isleños, diciendo que Ico no era Guayre (noble) por ser hija de extranjero y no de Zonzamas. Sobre esto entraron en consulta que Ico entrase con tres criadas suyas villanas en la casa del rey Zonzamas y que á todas cuatro se les diese humo y que si Ico era noble no moriría y si extranjera sí. Había en Lanzarote una vieja, la cual aconsejó a Ico que llevase una esponja mojada en agua escondida y cuando les diesen humo se la pusiese en la boca y respirase en ella. Hízolo así, y dándoles humo en un aposento encerradas, valiose Ico de la esponja y halláronla viva, y á las tres villanas ahogadas. Sacaron á Ico con gran honra y contento y alzaron por rey a Guadarfia y éste fue el que alló Juan de Betancour al tiempo de la primavera venida á esta isla. (Ref. «E. Alde», 1927). También mandó sus exploradores durante este siglo la Corona de Aragón. Enrique III de Castilla envió una flotilla tripulada por andaluces, vizcaínos y guipuzcoanos a reconocer las costas de Africa (1393); este grupo fue el que atracó en Lanzarote, saqueó el lugar y apresó a 160 guanches. El rey de Castilla no autorizó más expediciones, con lo que la conquista de Canarias se postergó en un siglo. Una flota vizcaíno-andaluza volvió a las islas en 1399 y sembró la desconfianza nuevamente entre los guanches por su conducta desordenada y salvaje. Pero, la conquista en regla del archipiélago no se efectúa hasta el s. XV. A comienzos del mismo (1402) tiene lugar la expedición de Bethencourt y Gadifer de la Salle, pero, en el reparto de las tierras a descubrir o a conquistar efectuado en 1479 entre los reyes de Castilla y Portugal, recayó Canarias en los primeros. Así fue como los Reyes Católicos formalizaron la empresa en la que tomaron parte (1480-1490) buen número de aventureros vascos. En 1480 murió en combate con los indígenas Miguel de Mújica y Lazcano, guipuzcoano, que acudió con 300 ballesteros. Se hallaron en estas expediciones Juan Pérez de Munguía y Aguirre, jefe de los vizcaínos, Juan de Gordejuela, varios Arcocha, Azoca, Recalde, Urtusaustegui, Andía de Irarrázabal, varios miembros del linaje Anchieta de Bizkaia y Gipuzkoa, Alzola, Juan de Lázaro, Juan Silverio de Mújica y Lazcano y otros que constituyeron linajes insulares tales como Perucho de Bilbao, Hernando y Diego de Espinal, los hermanos Hemerando, etc. Los vascos, como era de rigor, alternaron la conquista con la evangelización; a este cometido se dedicó el convento franciscano de la Santa Cruz emplazado entre Ondarroa y Mutriku: los misioneros bautizaron al rey guanche Guanarteme -Fernando al acristianarse- que colaboró con los conquistadores desde su conversión. Ref. Garibay: Compendio H.ª Gen. Cast. G., V. y Álava, t. II, p. 386; Labayru: «Historia General del Señorío de Vizcaya», t. III, cap. VIII, líb. IV; Pirala: Provincias Vascongadas, «España. Sus monumentos y artes, su naturaleza e historia», Barcelona, 1885, pp. 218-219; Arrese: Los vizcaínos en Lanzarote, «Euskalerriaren Alde», 1927, XVII, 305; Zuaznabar: Los vascongados en Canarias, Pamplona, 1820; Bilbao, J.: Cuerpo C, Bibliografía, de esta Enciclopedia; Arrese, José Luis de: Historia vizcaína. Los vizcaínos en Lanzarote, «Euskalerriaren Alde», 1927, n.° 284, PP. 305-308.

Ainhoa AROZAMENA AYALA





LAS SICAVS EN PARAÍSOS FISCALES DE SUS EUROSEÑORÍAS



LAS SICAVS EN PARAÍSOS FISCALES DE SUS EUROSEÑORÍAS
HUGO MARTÍNEZ ABARCA

Hace dos años y medio escribí un apunte titulado “El plan de pensiones de sus señorías” a raíz del plan de pensiones privado (en el BBVA) al que el Congreso de los Diputados contribuía como parte del salario de los diputados. Entonces también fueron diputados de Izquierda Unida quienes dieron un paso que nadie esperaba en ningún otro grupo: Alberto Garzón y Cayo Lara, primero, y todo el grupo inmediatamente después, renunciaron a él; poco después, supongo que con cierto rubor, el Congreso canceló el plan para todos los diputados.

Decía en aquel apunte que uno de los problemas de ese plan es que incentivaba a los legisladores en una determinada dirección: su situación personal mejoraría no si mejoraban las pensiones públicas sino si mejoraba el IBEX, si la fiscalidad de los planes de pensiones privados era favorable… Es decir, generaba unos intereses en los diputados que podían tener menos peso que sus principios pero, oye, mejor que sus intereses estén del lado de la mayoría popular y no del IBEX y el BBVA. Eso que algunos llaman antipolítica o populismo a veces no es más que intentar que no se coopte a los representantes del pueblo.

En el caso del plan de pensiones que destapó la inmensa periodista Alicia Gutiérrez en Infolibre, muchos eurodiputados tenían un plan de pensiones al que contribuyó el Parlamento Europeo en una SICAV en Luxemburgo, paraíso fiscal central de la UE. De nuevo IU ha sido la única en responder. No ya en responder a la altura, que también, sino en responder. En poco más de 24 horas de gran convulsión interna, el compañero Willy Meyer pidió que se le sacara de ese fondo y presentó su dimisión como eurodiputado y como miembro de la ejecutiva de IU. Algo que todo el que conozca a IU un poquito sabe que es poco menos (o algo más) que un terremoto y que dice mucho de la generosidad del paso dado por el compañero Willy Meyer. En el resto, nada. Ni Elena Valenciano, ni Arias Cañete ni Rosa Díez han dicho esta boca es mía. Ni tampoco Montoro, ministro de Hacienda del Reino de España que también participa en ese plan de pensiones en una SICAV en un paraíso fiscal tributando (por llamarlo de alguna forma) al 0.01%.

Se juntan aquí dos asuntos.

De nuevo el de los incentivos. Evidentemente con un plan como el explicado, un eurodiputado no tendría demasiado interés en castigar las SICAVs, luchar contra los paraísos fiscales dentro y fuera de la Unión… Eso es evidente. Por ello, que salgan beneficiarios del plan diciendo que todo es legal es un disparate: ¡claro que es legal! ¡como que quienes tenían que legislar en contra estaban beneficiándose!

Pero en este caso asalta un segundo problema gravísimo. El que podríamos llamar de “ejemplaridad” o más bien de imperativo categórico. Es decir, ¿qué pasaría si todos hiciésemos lo mismo? Si todos los ciudadanos normales nos juntásemos y pusiéramos lo poco que podamos y nos lo llevásemos a una SICAV en Luxemburgo a tributar a un 0.01%. Evidentemente el país caería pese a que la mayoría de los ciudadanos tenemos poquísima capacidad de ahorro. Pero si toda la que tuviésemos la evadiéramos del fisco español (cumpliendo la ley o no, a efectos fiscales da lo mismo) el país se hundiría. Que eso lo hagan los Botín y los Borbón saltándose la ley es normal: están en el otro lado, son a los que tenemos que combatir y para eso sirve la democracia, para que los más nos impongamos a los menos por poderosos que sean éstos. Que eso lo hagan los supuestos representantes populares hace que se sitúen en la orilla de los que saquean el país, es decir, de los enemigos del pueblo.

El PP ha salido diciendo que todos sabían que el plan de pensiones era una SICAV en un paraíso fiscal. Lo que diga el PP tiene en el terreno de la verdad un recorrido más bien escaso. Pero supongo que al menos compromete al PP. Pues bien, según el PP Montoro sabía que el plan de pensiones al que estaba contribuyendo era una SICAV en un paraíso fiscal. Esto es, un instrumento para el saqueo de las haciendas públicas de los países con fiscalidades más o menos decentes. Es decir, para el saqueo de la hacienda de la que él es ministro, por ejemplo.

Hemos asumido tales niveles de sinvergonzonería que nadie pedirá la dimisión de Montoro. Y tras él del resto de eurodiputados que ahora tengan cargos en el PP, PSOE o UPyD. Porque conscientemente o no (los del PP conscientemente según dice el PP de todos los eurodiputados) participaron en un instrumento para el empobrecimiento de nuestro país. Menos banderitas rojigualdas y más patriotismo como el que ha demostrado IU alarmándose y zanjando toda responsabilidad exigible.

*Hugo Martínez Abarca es autor del blog Quien Mucho Abarca
 

ROJO...



ROJO...
DUNIA SÁNCHEZ

 
Rojo. Rojo que merodea tras las lágrimas del sin sabor. Despertamos y prietos somos erupción sobre islas donde la pena ronda. Andamos y sol gris viene a guarecernos del desplome de una hoja verde que se esfuma en blanco jadeo.
 

Seguidores