viernes, 12 de mayo de 2017

JUGANDO AL GATO Y EL RATÓN



JUGANDO AL GATO Y 
EL RATÓN
EVA NAVARRO SAN LUIS

Es la imagen que se graba en nuestras retinas hasta la saciedad. El gobierno retratándose
Con los sindicatos y los agentes sociales, agradeciendo, como siempre, al ciudadano español su sacrificio para salir de la crisis. Pero el ‘ciudadano’ es ese espectador mediocre que no comprende cómo el capital se marcha a Andorra o Suiza, en vez de invertirse en su país, levantar fábricas, crear puestos de trabajo… la caridad comienza por la casa de uno mismo, como dice el refrán ¿por qué el gobierno no atiende primero las necesidades de su pueblo?

Desde que comenzó la crisis hemos visto pasar la apisonadora por este país en el cual se iban haciendo familiares tecnicismos como la prima de riesgo, la reforma del sistema y demás palabrerío que sólo disimula la destrucción de un tejido social que gozaba de buena salud.

Es cruel que te programen la vida desde fuera, ceñirse a las directrices de la todopoderosa Europa, que decide cuántas vacas hay que sacrificar o cuántas viñas hay que arrancar porque las políticas y los mercados pueden más que las razones humanas.
Se ha construido un sistema muy romántico en el que hay que vigilar la moral de los que están abajo, mientras que los de ‘arriba’ gozan de total impunidad.

Y volvemos otra vez al círculo… cuando un político roba se nos dice que alguien se ha equivocado en su gestión. Es preciso destruir lo que ya está hecho para volver a levantarlo de nuevo. Cargarse años de lucha y logros sociales para tender luego la mano como el mendigo, esperando soluciones que vengan de fura.

Es la España adormecida, amorfa y sin proyecto, cuyas instituciones son la bonita imagen de lo que un día fuimos. Este país que dio tan ilustres hombres a la Historia es ahora un puñado de hombres con calzones pero sin… decisión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores