jueves, 11 de mayo de 2017

ELLAS. CAPITULO 27



ELLAS. CAPITULO 27
DUNIA SÁNCHEZ

Avanzamos ante el todo del bello reino natural, imponente. Lo ausentamos de nosotras y volvemos a la rutina de la ciudad, una pequeña ciudad. Nubes pesadas la amparan en su amplitud, lloverá. Estoy inmiscuida en el cavilar, dale que dale en el futuro. No sé por qué me estanco, qué importa lo que será lo venidero. Solo estamos a un paso de ataúdes flotantes en nichos sucios. He de ser vertical, cara a cara con hoy. Veo en la distancia la costa, estamos próximas. Una costa agrandándose a medida que nuestras piernas cansadas beben de estos palmerales acostados a los lados del barranco con destino al océano.  Nos sale una anciana con pañuelo negro al paso, la anciana de la cabaña que habita este solitario y mágico lugar. Se escucha alguna cabra. Sus manos arrugadas y laboriosas en el andar de los años y la vejez nos detienen. Nos invita a café, un café suculento en las antiguas formas de hacerlo. Su choza es humilde y muy pobre pero se le ve motivada, feliz con sus animales y la soledad. Dice ser curandera, sanadora de todos los males que se van incrustando en nuestros pasos por la existencia. Comprende de la prisa que llevamos y nos da una especie de amuleto con aroma de azahar. Nos vamos, ella mira como nos evaporamos de sus gastados ojos.  Un halo de beldad se cuelga de nosotras, es como si esa mujer de arcaicos rituales nos hubiese bendecido con su sabiduría, con un hechizo mezclado con algunas gotas de reverder nuestros corazones. Llueve, nuestro deslizar por estas piedras se hace cuidadoso. Nos vamos a uno de los flancos del barranco, por si acaso.  Medito en estos momentos en esa mujer del mundo, del fértil viaje de su vida. Sola, silenciosa, animada por unas criaturas que le hacen compañía. Alguna que otra vez abriendo las puertas de su espíritu para aquellos que necesitan ser santiguadas para el bien de su salud, de su destino.  Viajas creencias que hoy en día siguen y siguen. Ella, buena mujer envejecida por el diluir de los años. Qué será cuando no se pueda valer, me pregunto.  Huelo el amuleto con aroma azahar y una niebla pintoresca de antaño me invade. Me la imagino surcando el culto de sus antepasados que están ahora en ella. Tendremos que venir más a menudo, le digo a Laum. Ella afirma mis palabras. No sé, ese aislamiento que nosotras observamos y ella no visualiza. Qué la enfermedad no caiga en ella y siga nutriéndose del sol, de la luna, de los dioses y hierbas que ella considera privilegio de la buenaventura  y muchos. Creo que ese día no la veremos, solo sus animales le harán compañía para velarla una luz de no sé donde vendrá a recogerla para llevársela, llevársela donde todos tenemos que ir. Aprisa se da la lluvia, cada vez más potente. Llegaremos al mar. Sí, al mar por este lugar y con nosotras un pequeño arroyuelo en su cauce...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores