jueves, 25 de mayo de 2017

27 DE MAYO: MARCHA POR LA DIGNIDAD:



27 DE MAYO: MARCHA POR 
LA DIGNIDAD
POR NUESTROS DERECHOS SOCIALES Y LABORALES, POR NUESTRA TIERRA, QUEREMOS DECIDIR

El 27 de mayo, miles de personas saldrán a las calles, en todo el Estado. En Canarias tenemos muchas razones para hacer lo mismo.

Por empleos y salarios dignos, por pensiones decentes garantizadas en los Presupuestos Generales del Estado, por la sanidad, educación y servicios sociales públicos y gratuitos. Contra la pobreza, los desahucios, las desigualdades sociales y la violencia patriarcal. Contra la corrupción y las leyes represivas, por las libertades y la democracia:
¡SALGAMOS A LA CALLE!

Contra la venta de nuestra tierra con una nueva Ley del Suelo que permitirá a los grandes empresarios privados la instalación de negocios y urbanizaciones en cualquier sitio. Contra el saqueo de un territorio particularmente valioso, soporte de una biodiversidad única y base de nuestra principal actividad económica y de nuestra propia identidad. Contra la especulación y las burbujas inmobiliarias que tanto daño nos han hecho. Por la defensa de nuestra tierra:

¡SALGAMOS A LA CALLE!

Por trabajos y pensiones suficientes, por nuestra sanidad y educación, nuestra tierra y nuestro paisaje, por nuestro bienestar y el de nuestros hijos y nietos, por el derecho a ser oídos, por nuestra dignidad como personas:

¡TODAS Y TODOS A LA CALLE EL 27 DE MAYO!



MANIFIESTO DE LA MARCHA POR LA DIGNIDAD
POR NUESTROS DERECHOS SOCIALES Y LABORALES, POR NUESTRA TIERRA,
QUEREMOS DECIDIR
El 27 de mayo, miles de personas saldrán a la calle, en todo el Estado, reclamando unas condiciones de vida dignas para todos y todas: con trabajo, salarios y pensiones decentes, con sanidad, educación y servicios sociales públicos y gratuitos, sin desahucios, sin desigualdades ni violencia patriarcal, sin pobreza, sin leyes represivas, sin corrupción, sin especulación ni burbujas inmobiliarias.
En Canarias tenemos más motivos que nadie para echarnos a la calle.

CAMPEONES EN PARO. Vivimos en la comunidad autónoma que sufre el mayor impacto de la crisis en todo el Estado. A pesar de que llevamos ocho años seguidos acumulando records en la llegada de turistas (más de 15 millones de visitantes anuales), el desempleo es del 25 por ciento de la población activa –seis puntos más que la media del Estado–, y llega hasta el 27%  en las mujeres y el 52% en los menores de 25 años. Ya el 12% de los hogares canarios tiene en paro a todos los miembros de la familia en edad de trabajar y ocupamos el segundo puesto del Estado en porcentaje de parados de larga duración.

TRABAJOS BASURA. Las condiciones de los que tienen trabajo no han cesado de deteriorarse desde la reforma laboral: la tercera parte de los trabajadores canarios tiene contratos temporales, frente a la cuarta parte de los españoles, y el 40% de las tranajadoras canarias carece de empleo fijo. Ganamos casi un 20% menos a la hora que la media de los trabajadores españoles, y las mujeres un 15% menos que los hombres.

PENSIONES EN RETROCESO. Las pensiones siguen perdiendo poder adquisitivo, frente a unos precios que se incrementan cada año, y continúan sin estar garantizadas a través de los Presupuestos Generales del Estado, máxime cuando el Gobierno central ha saqueado el Fondo de Reserva de la Seguridad Social para pagar una deuda pública ilegítima empleada en rescatar a los bancos.
Y aquí también estamos a la cola: las pensiones canarias están entre las seis más bajas del Estado, un  8% por debajo de la media.

POBREZA Y DESIGUALDAD. Eso explica también que un tercio de los hogares canarios esté bajo el umbral de la pobreza y en riesgo de exclusión social, un 7% más que la media del Estado. La pobreza alcanza especialmente a las mujeres mayores y a los niños, y afecta a las familias de muchos trabajadores cuyos sueldos no dan para vivir. Tenemos la mayor tasa de hogares sin  ingresos de todo el Estado –un 5’3%– y la mayor tasa de familias que sufren privación material severa –un 12’4%–, el doble que la media española.
La pobreza se agrava porque sufrimos un Gobierno autonómico que está haciendo la peor gestión  de asistencia social de todo el Estado, recauda menos impuestos y los redistribuye de forma menos efectiva, provocando que aumente cada día más la desigualdad entre los ciudadanos.

INTERESES PRIVADOS. Frente a este impresionante panorama la preocupación del Gobierno canario es sólo favorecer los intereses privados, legislando para los empresarios, como ha declarado públicamente su máximo representante, rebajando impuestos a los ricos e incluso permitiendo que ni siquiera los paguen, mediante la Reserva de Inversiones de Canarias (RIC).
Al mismo tiempo privatiza y degrada la educación y la sanidad, tenemos los mayores índices de fracaso escolar y la peor sanidad del Estado, desmantelada y desprestigiada para propiciar el negocio de las clínicas privadas.

VENTA DE NUESTRA TIERRA. Y ahora, para reducir aún más el espacio público y aumentar todavía más los beneficios del sector privado, el gobierno ha decidido también vender nuestra tierra, mediante una nueva Ley del Suelo que permitirá la instalación rápida de negocios y urbanizaciones en cualquier sitio, especialmente en nuestro suelo rústico, a través de proyectos y procedimientos excepcionales y discrecionales, al margen y por encima de cualquier planeamiento.
Después de la burbuja inmobiliaria de los años 90 y 2000, esta Ley del Suelo y la recientemente  aprobada Ley del Turismo de  las Islas Verdes organizan el saqueo sistemático por intereses privados de un territorio particularmente valioso, soporte de una biodiversidad única en todo el planeta y base de nuestra principal actividad económica y de nuestra propia identidad. Pretenden devastar nuestro patrimonio, un territorio y un paisaje que no sólo ha sido de nuestros antepasados y es ahora nuestro, sino que pertenece también a las futuras generaciones de canarias y canarios.

Tenemos más motivos que nadie: Unamos todas las luchas, juntemos todas las fuerzas, para defendernos, para cambiar las cosas, para recuperar la iniciativa, para decidir nuestro futuro.
¡Por unas condiciones de vida dignas, por nuestro trabajo, nuestras pensiones, nuestra sanidad y educación, nuestra tierra y nuestro paisaje, nuestro bienestar y el de nuestros hijos y nietos, todas y todos a la calle el 27 de mayo!
¡QUEREMOS DECIDIR!




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores