lunes, 13 de marzo de 2017

"PLEAMAR MINIMALISTA"



"PLEAMAR MINIMALISTA"
POR EDUARDO SANGUINETTI
, FILÓSOFO
Soy de aquellos para los que la verdad es la vida, de aquellos que han elegido permanecer fiel a sí mismos contra viento y marea, dispuestos a resistir las acciones de los especuladores lobistas del sionismo, del Opus Dei y otros ismos, que accionan en todo el planeta y sobre todo en esta región.

Revelar, comunicando la inmundicia en que se debate una humanidad infantilizada, domesticada, que soporta lo insoportable, en nombre de ningún sentido, una humanidad, que ha dejado de ser destino… en mi poético y patético exilio interior, denuncio la pudibunda burguesía neoliberal “new age” camuflada tras la hipocresía de un humanitarismo ‘prudente’, propio a desviar las miradas de la ignominia cotidiana, llevada a cabo por gobiernos obedientes al denominado “Nuevo Orden Mundial”, donde todo es conformismo y conveniencia, finanzas y especulación con la vida de miles de millones de seres, condenados a una esclavitud de por vida.

Es cierto, puedo molestar y mucho a la derecha fascista, camuflada de progresista en su levedad y cobardía, en su petrificación y marcado grado de ignorancia hacia todo lo que tiene de fantástica la aventura de vivir en libertad y verdad… sin temor a ser irrecuperable para las derechas o izquierdas mercenarias conservadoras, cuando ya no hay demasiado que conservar, salvo la dignidad, me declaro insolvente de bienes materiales y de ser funcional a nada que no lleve a ser autodeterminantes y valientes, en el tránsito por esta existencia.

No es casual que me silencie el poder y sus acólitos mediáticos, mercenarios rentados por unos pesos o una sonrisa a tiempo… responde a un accionar propio de cobardes, que han existido a lo largo de la historia, los que la hicieron y eliminaron, dando espacio a lo que quizás jamás ha acontecido.

Los caracteres de un hombre libre y los de sus escritos tienen una implacable simetría, cuando de un hombre libre hablamos… y me pregunto, no está agotado el lenguaje ante los actos de vida que ya no pueden ser relatados, ni leídos por lectores espectrales o distraídos. Y ¿qué decir de los libros escritos por encargo, de la obligación de crear frases y palabras que combinen con las imágenes en 4D para que conformen un mundo apócrifo?… deviene preguntarse de inmediato ¿Hay algo más inútil y con mayor pérdida de tiempo y de energía que escribir una tesis universitaria?

Aunque los grandes inspirados, jamás superados sean “historiadores”, los nombres de Shakespeare, Chateaubriand o Michelet revelan dimensiones poéticas que solo ellos pueden recrear. Y la Historia siempre maquillada -porque se representa en un tiempo muerto, y siempre moral- ¿no merece acaso, esa liberación de los hombres y su devenir en su implacable teatro en “un reino de frenesí de verdad y alegría, en que la humanidad toda, desee liberación y la liberación abrace a la humanidad?

Entonces, sin dudarlo, afirmo que “nuestra señora realidad”, virgen y prostituta, natural y artificial, material e inmaterial, encarna los sueños clásico-modernos de explotación, servidumbre, genocidio, en sus formas más perversas y pervertidas, las más sórdidas y peligrosas.

¿Qué hacemos los que ya no soportamos tanto asesinato, genocidio y caos en el planeta? ¿Qué hacemos los que sabemos que en el día a día se cometen atrocidades de todo tipo que no toman estado público?, pues la complicidad de los medios económico corporativistas no admiten nada fuera del marco de la noticia de farándula o alguna causa aislada, que no amerite movilizaciones y denuncias a los gobiernos, artífices de todo lo que tiene de bestial el diario oficio de permanecer en esta tierra.

¿Hasta cuándo tanto asesinato por mercadeo de esclavos, narcotráfico, degradación del medio ambiente, financiamiento de guerras, genocidios filmados y visualizados por una audiencia escatológica conformada por los habitantes de las más diversas naciones y demás constipaciones?

Asistimos en nuestros días a la despersonalización de la política. Los políticos son reemplazados rápidamente por los tecnócratas al estar la política subordinada a la economía. Y los tecnócratas, esto es, los políticos procedimentales, no tienen pasado en el campo de lo político. Al menos el político tradicional tenía que dar a su clientela política alguna explicación de sus actos, el tecnócrata no da razones, sólo beneficios a quien le paga.

Los grandes actos de corrupción, son llevados a cabo por tecnócratas que asesoran a los políticos procedimentales. Para el neoliberalismo procedimental no tiene importancia la inclusión de las mayorías en el mercado de trabajo ni de consumo. Su lógica es la de la exclusión y así, descarta mano de obra y mayores de consumidores.

No le interesa generar mayores fuentes de trabajo -que siempre traen problemas y costos- sino, concentrar dinero en menor número de consumidores, que compensan con sus abultadas compras el mayor número de clientes, antes buscados… la solución, sería crear un nuevo sistema de “Síntesis Minimalista”, donde el consumo devenga en lo básico e indispensable para todos… el tan ansiado giro de 180º.

En la democracia procedimental de nuestros días esta lógica de la exclusión funciona concentrando el poder político y económico en muy pocas manos.

El mundo en el que pretendemos vivir no es otra cosa sino egoísmo, avidez, intemperancia, dilación, psicopatías, grandes expectativas de fama y éxito devenidas en prostitución y delito perpetrado por “los peores”.

En todas las circunstancias, el gobierno no es, a lo sumo, más que un mal necesario y, en el peor de los casos, intolerable.

Las transformaciones de toda índole que son ahora precisas y urgentes no serán cosecha de los grandes poderes sino de las semillas sembradas una a una, día a día, por los ciudadanos que se dan cuenta, por fin, de que ahora sí, el destino está en sus manos. Cada amanecer es ocasión personal para un nuevo comienzo…

En el preámbulo de la Carta de la Tierra se lee: “Estamos en un momento crítico de la Tierra, en el cual la humanidad debe elegir su futuro…”. Así empieza. Y así termina: “Como nunca antes en la historia, el destino común nos hace un llamamiento a buscar un nuevo comienzo”. La Carta de la Tierra se basa en el respeto y cuidado de la comunidad de la vida; en la integridad; en la justicia social y económica; en la democracia, no violencia y paz y, al final, señala los pasos más importantes del camino hacia adelante.

Puede ser uno de los documentos esenciales para inspirar acciones concretas que permitan este nuevo comienzo. Este nuevo principio, en el que todos los seres humanos sean “libres y responsables”. La comunidad intelectual, científica, académica, artística, cualquiera con ideas, decencia, corazón y coraje… debe incorporarse y situarse, como se ha indicado, en la vanguardia de la movilización popular. Por primera vez es posible inventar, entre todos, el futuro. Juntos podemos iluminar los caminos del mañana. Como se dice en el Popol Vuh maya: “Que todos se levanten, que nadie se quede atrás”… o, ¿no hay más que guerra en el corazón de los hombres?



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores