jueves, 7 de junio de 2018

José Rivero Vivas Acerca de RÚTILA OQUEDAD

 
José Rivero Vivas
Acerca de
RÚTILA OQUEDAD


        (Libro: RÚTILA OQUEDAD
José Rivero Vivas
Novela
Obra: NL. 21 (a.98)
Publicado:
Ediciones IDEA, 2017
       ISBN: 978-84-16759-90-3)
__________

VACUIDAD
____

Conforme uno se adentra en su lectura, percibe hallarse ante una novela cuya estructura no es estrictamente compacta, aunque no vendría tampoco a ser catalogada como relato fraccionado. Su tratamiento informal, dirigido a exponer ciertos aspectos de la vida actual, muestra al ciudadano, en general, ufano de participar en la urdimbre de malhechura, discriminación y crueldad, aprobación que alimenta esta sinrazón, a la cual aflora una ética maleable, provisora de injusticia y desigualdad. En torno a esta incidencia gira su trama, con unidad de acción, bien definida, en el movimiento proporcionado por los distintos actores, a lo largo de su particular trayectoria, aportación inquebrantable respecto de accidentes, peripecias y singular estado, en el marco de la historia que, a su modo, en conjunto protagonizan.
Ateniéndonos al sentido de su propio título, se entiende que, el numen que la alienta, es un hablar sin fundamento, cual si su móvil real fuera liberarse cada cual del desasosiego que lo oprime y desazona, causado tal vez por cuanto nefasto acaecer sacude al mundo, en variada vertiente del proceder humano. La intención del autor, sin embargo, no abrigaba pretensión de crear una obra excepcional, con ínfulas de colmar su avidez de sumo hacedor; de aquí la llana actitud de sus presuntos héroes, así como su sencillez reflexiva, respecto de sutil vivencia, plena de diversas observaciones, vertidas consecuentemente en el fluir narrativo. Pese a cuanta anomalía pudiera captarse en el discurso, cada personaje, en gesto y carácter, así como en sentimiento y autenticidad, reafirma su cualidad y verosimilitud.
Los episodios impregnados de tristeza, por fuerza dramática de la propia tragedia, se presentan atentamente desdramatizados, sin que ello suponga en absoluto trivializar su dimensión profunda. Algo similar sucede con aquellos pasajes engorrosos y abruptos, un tanto escabrosos y disolutos, cuyo cáustico efecto ha sido tenuemente insinuado, en consideración a todos.
José Rivero Vivas
Islas Canarias
Mayo de 2018
________


RÚTILA OQUEDAD
José Rivero Vivas

Capítulo II
(Fragmento)
         Teniente Aldaya, sobrino de Pedro Antúnez, fue voluntario a la guerra, en el Norte de África, programada desde fuera de este globo, en límite impreciso con el espacio exterior, determinación tomada por unos alzados mutantes que osaron aproximarse a la esfera terrestre, ignorantes del enorme riesgo que su decisión entrañaba, disparate descomunal, en una hora intempestiva de la noche, cuando al parecer todo bulto es pardo y las bombas inteligentes dejan de serlo por mera carencia de luz en quien opera en función de control remoto.
.    .    .    .    .    .    .    .    .    .    .    .    .    .    .    .    .
Llegado el momento, Begoña Pulido miró intensamente a Teniente Aldaya y le espetó:
         -¿De qué modo pudo superar la contienda sin herida ni mutilación?
.    .    .    .    .    .    .    .    .    .    .    .    .    .    .    .    .
         -¿Se trata de alguna tesis -inquirió Marco Albino-, o simple referencia a ese juego televisivo que cautiva a la gente?
.    .    .    .    .    .    .    .    .    .    .    .    .    .    .    .    .
         -Seguro. Son textos escondidos de Hermógenes Sangil.
.    .    .    .    .    .    .    .    .    .    .    .    .    .    .    .    .
Conducía yo un pequeño todoterreno, de fabricación gala; ardoroso por el calor, pero entretenido en mis canciones, en pantalón corto y sin camisa, luciendo mi torso desnudo, desfilaba en el coche, cual si me hallara en pasarela de Londres o París.
         -Has de saber que soy amante del culturismo, que todavía practico.
         -Qué bien. Luego me muestras tus músculos.
         -Con gran placer.
.    .    .    .    .    .    .    .    .    .    .    .    .    .    .    .    .

         En eso llegó Hermógenes Sangil, valiente legionario, convencido pacifista y fenómeno de ficción. Había estado estacionado, con su bandera, en un buque de transporte de guerra, frente a la costa de Mauritania
.    .    .    .    .    .    .    .    .    .    .    .    .    .    .    .    .
         Tras mi incorporación a filas, fui con varios trasladado a las profundidades del desierto; recibimos pronta orden de dispersarnos y que cada cual tratara de consumar la operación para la que fuimos adiestrados, que en definitiva era dañar la retaguardia enemiga a base de atentados. Al día siguiente me encontré solo, sin un alma alrededor, en medio de la arena, con sol y mucha sed. Gracias a que, al caer la noche, tiritando ya de frío, apareció un tipo, envuelto en su chilaba, con un turbante azul que le cubría hasta los ojos; semejaba un guerrero de verdad, como auténtico héroe de cine, o de épica medieval.
-Hola -saludó.
-Hola -contesté.
         -¿Qué haces aquí?
         -Vine a la guerra.
         -Has hecho mal.
         -Sin duda.
         -¿Cómo piensas librarte de esta desolación?
         -Intentaré llegar a la costa.
         -¿De qué modo?
         -Guiándome por las estrellas.
         -¿Intuyes a qué distancia está el litoral?
         -No tengo idea.
         -Por el paso que llevas, a dos meses de camino.
         -No lo alcanzaré nunca.
         -Seguro.
         -¿Qué hago?
         -Venir conmigo.
         -¿Adónde?
         -A pacificar la contienda.
         -Eso sí está lejos.
         -No lo creas.
         En mitad de un valle lejano encontramos un ciento de niños que, bajo el cielo estrellado, avanzaban noche adelante, sin importarles la oscuridad ni los obstáculos del camino. De pronto, observé que Hermógenes Sangil había desaparecido entre ellos, dejándome solo en aquella senda de dunas inconexas y relieve desnortado.
         Tras los presuntos temores que al ser aterran, cuando se halla desamparado en medio de ambiente desconocido, al alcanzar el borde del oasis pude elegir, a mi aire, la planta insegura de una maceta gigante, que proporcionaba salida al carmen precioso inundado de gardenias. Al fondo, delante de la entrada a la jaima del visir, colocados en perfecta hilera, vistiendo rigurosa etiqueta occidental, doce individuos aguardaban expectantes mi presencia. Después de saludar cortésmente, pregunté:
         -¿Cuál es la enseña?
         -Exponga su causa -pronunció un señor mayor, situado en el centro.
         Saqué el papel que Hermógenes Sangil me hubo dejado, como indicador del trayecto, y leí los versos que tenía escritos en el dorso. Exacerbados, pese a su elegante indumentaria, sin ser unánime el consenso, me condenaron a muerte.
         -¡Por unos versos! -se asombró Marco Albino.
         - Obviaron su contenido, que al parecer carecía de importancia. El error consistía en haber utilizado un idioma que desconocía.
         -¿Cómo no usó el español? -quiso saber Begoña Pulido.
         -Quizá hubiese sido acertado. Pero, como todo el mundo desea hablar inglés, es de suponer que también él quiso hacer su pino. De modo que, inocente y cándido, me cayó encima la grave pena.
         -Pero, no fuiste ejecutado -se alegró Begoña Pulido.
         -Las señoras salieron en mi defensa y fui de por vida condenado al exilio.
         -¿Están bien hechos? -curioseó Marco Albino.
         -No tuve tiempo de apreciar su tersura.
         -¡Todo por casi un serventesio! -musitó dubitativa Begoña Pulido.
         -En conciencia, creo que es la explicación.
         -¿Tendrías la bondad de recitarlos? -solicitó Begoña Pulido.
         -¿Delante de Marco Albino?
         -Él es poeta.
         -Por lo mismo.
         -Vamos entonces a mi habitación.
         -Encantado.
         Sentados ambos en el borde de la cama, ella le pide:
         -Empieza.
         Luego de un instante de inaudito esfuerzo, musitó:

Yo siempre estoy al lado de quien pierde,
por no sentirme afín a vencedores;
tampoco me cautivan los que vierten
su frágil entereza en seguidores,
al tiempo de mostrarse fiel al as,
en hosco detrimento del rival,
que al cabo, del rigor su dardo siente.

-¿No estaban en inglés?
         -Esos se me han borrado.
         -Flaca memoria.
         -Su numen no era triunfalista.
         Un tanto desencantada, Begoña Pulido estuvo callada un rato. Luego, en comentario decepcionado, dijo:
         -Creí que eran eróticos.
         -El erotismo es tema para ejercitarlo.
         -Claro -afirmó ella convencida.
         Sin pérdida de tiempo empezó a desnudarse apresurada, exigiendo:
         -Venga, enséñame tu musculatura.
         Se quitó él la camisa y fue junto a ella, que lo tocó delicada, cual si su cuerpo fuera de roca fina.
         -¡Hum! -hizo, relamiéndose interiormente- ¿Y tus piernas?
         Se bajó los pantalones y quedó en calzoncillos. Ella, arrobada, trató de coger sus muslos; entonces reparó en el bulto, que miró sorprendida, y, arrebatada, agarró su miembro, sacándolo fuera.
         -¡Oooh! -exclamó extasiada, al verlo alzado en plena potencia, rojo encendido y ardiendo en sangre acumulada.
         No pudo contenerse y descendió rápido a probar lo que apreció bocado exquisito. Iniciada la orgía, fue prolongada hasta más allá de la madrugada.
_____
José Rivero Vivas
RÚTILA OQUEDAD
(Fragmento)
Islas Canarias
Mayo de 2018
_________
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores