miércoles, 13 de junio de 2018

LA GESTA MÁS GRANDIOSA DE LA HISTORIA DEL FÚTBOL: EL MACARANAZO


LA GESTA MÁS GRANDIOSA DE LA HISTORIA
 DEL FÚTBOL: EL MACARANAZO
 POR TEOBALDO PÉREZ ARNAY
El 16 de julio de 1950 aconteció el hecho histórico por excelencia en la historia del fútbol, la derrota en su propio estadio de Macaraná de Brasil por 1-2 ante Uruguay en la final de la Copa del Mundo de 1950. Cuentan las crónicas de la época, que el aguerrido equipo de Uruguay, comandado por el gran Obdulio Varela, que tiró del equipo charrúa cuando vio que los brasileños se adelantaron con un gol y el propio Obdulio recogiendo el balón, después del gol marcado por el equipo local,  tardó el tiempo preciso para acallar a la torcida brasileña; lo depositó en el punto de saque, arengando a sus compañeros a ir a por los brasileños sin ningún tipo de complejos: se fueron a por ellos.



Otro de los jugadores de la escuela uruguaya, el mismísimo Schaffino, empataría el partido. El silencio se extendió por todo el estadio: congojados y acomplejados, los cariocas se pudieron muy nerviosos, aprovechando ese momento el fenomenal Ghiggia, después de una carrera meteórica y de zafarse de su marcador Bigode, anotaría el definitivo  1-2 con el que finalizaría el encuentro.


Contaba el propio Alcides Ghiggia, que sólo tres personas han acallado el estadio de Maracaná:" el Papa Juan Pablo II, Frank Sinatra y yo". Este comentario lo realizó el gran escritor uruguayo, Eduardo Galeano, en su libro: " El fútbol a sol y sombra".


La víctima de esta hazaña deportiva, -la más directa de todas--, fue el guardameta Barbosa, que quedaría señalado por el público brasileño de por vida. Según cuanta la leyenda, Varela se iría de farra esa noche, por algunos barrios de Brasil, compartiendo su alegría con los propios brasileños hasta altas horas de la madrugada.

Respecto a este encuentro, la leyenda deportiva de ese mismo encuentro, se ha encargado de agrandarla con el paso de los años, pero los nombres de Schaffino, Ghiggia, Obdulio Varela y Barbosa han pasado a la historia del fútbol por propios merecimientos.


Fdo. Teobaldo Pérez Arnay


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores