miércoles, 13 de junio de 2018

DEPORTISTAS DE COLONIA


DEPORTISTAS DE COLONIA
ANGHEL MORALES
Esta claro que vivir en una colonia te sitúa en una situación de desventaja con respeto a las personas que viven en la metrópolis, como me decían en  la Librería Negra y Criminal hace unos meses: "ustedes están allá abajo". Le contesté que nosotros estábamos donde estabámos y pese a todo vinieron a joderle la vida a nuestros antepasados, pero eso es Historia y hoy pretendía hablar de deportes y como esta distancia que nos separa de la metrópolis es realmente perjudicial para nuestros deportistas, que no pueden competir en igualdad de condiciones que los que viven allá arriba, devolviendo un poco la moneda a mi interlocutor catalán.

Hoy he leído la noticia de las chicas del Voleibol Arona, subcampeonas de Copa el presente año, renunciaban a su plaza en la máxima categoría por lo mismo que lo han hecho muchos equipos a lo largo de la historia, por simples problemas económicos, programas una temporada con múltiples viajes no está al alcance de los equipos canarios y esta vez le ha tocado al Arona como en temporadas anteriores le han ido tocando a otros equipos de diferentes modalidades deportivas y después tenemos que escuchar pollabobadas como la del actual entrenador del Barcelona, el tal Valverde que se quejaba porque tenía que venir a jugar contra Las Palmas, no veo que se quejen cuando tienen que viajar a Ucrania, Japón o Estados Unidos, pero claro en estos casos existe mucho dinero por el medio. Me consta que la mayoría de los equipos españoles se alegrarían si no tuvieran que venir nunca a Canarias, si pudieran borrar a los equipos canarios de las competiciones. Además, en muchisimos casos, arbitrajes extraños y triquiñuelas han servido para que los equipos canarios bajaran de categoría.

Lo del Arona no es la primera vez que ocurre y desgraciadamente no será la última, recuerdo en mi época de patrocinador del Uruguay Fútbol Sala que en montones de ocasiones, pese a ganar el ascenso en las canchas renunciamos a subir, porque era imposible, mantener tantos viajes y competir en igualdad de condiciones que los equipos españoles, digo esto, porque era un equipo al que quería mucho y seguía sus partidos, hasta que llegó un iluminado, hoy imputado por mamarse el dinero del Simpromi, se empeñó en ir a competir fuera, se cargó el equipo y dejó un área del Cabildo en banca rota, aun que creo que no es el único culpable, yo creo que ahí fallaron muchos controles, que pudieron evitar esta estafa.
Han sido muchos equipos de esta tierra, que han llegado a la elite, que han competido a alto nivel, pero que la realidad económica y el poco apoyo de las instituciones se los llevó poder delante. El Patín Tenerife, el Martianez de Waterpolo, los Rojos de Béisbol, el Balonmano Perdoma, etc. etc. y otros sobreviven milagrosamente, porque el coste de la insularidad o del colonialismo se hace realmente insoportable. Si a esto añadimos disparates organizativos como los años en que existían dos equipos de baloncesto femenino en la División de Plata y lejos de hacerlos coincidir en el mismo grupo, para que por lo menos tuvieran un par de viajes menos, pues a uno lo mandaban al grupo Norte y al otro al grupo Sur.
Otra cosa es el trato que reciben nuestros deportistas por la metrópolis donde los tratan de moros y africanos y esto no es de hace décadas, cuando vi a unas chicas de un colegio de monjas en una ciudad española donde eran insultadas y llamadas moras, la cosa apenas se reseñó en la prensa, pero estas cosas ocurrían con demasiada frecuencia y por desgracia sigue ocurriendo, aunque la mayoría de las veces se silencia desde los medios. El año pasado los jugadores del Tenerife fueron insultados en Getafe, hace unos días ocurría en el Reino de Aragón con el San Fernando de Maspalomas. Aunque para mi que me llamen africano es un orgullo, Canarias está en África, fue declarada colonia africana en 1960 por el Comité de Descolonización de la ONU, el régimen franquista para suavizar la cosa las empezó a llamar posesiones de España en África o provincias de ultramar y ahora somos Islas Ultraperifericas y mañana no se que coño se inventarán, pero lo que si tengo claro es que a mi no me ofende que me llamen africano, pero como nos han enseñado a despreciar a nuestro continente natural y a avergonzarnos del mismo, pues la gente se siente insultada y los españoles nos dedican estos piropos como insulto, por mi que les den. Lo que yo quería hablar es de la discriminación de nuestros deportistas que no pueden competir en igualdad de condiciones que los de la metrópolis, que se les niega el pan y la sal, que las instituciones no les apoyan y cada día se hace mas difícil competir. Hoy le a tocado al Arona, antes han sido otros y luego vendrán mas, es cierto, estamos en África y España nos queda en el quinto coño y pese al descuento en los billetes aún hay muchisimas cosas que jamás se podrán compensar. Mi solidaridad con el Arona y sentimos mucho que estas cosas pasen.
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores