jueves, 28 de junio de 2018

VÁYASE Sr. BORBÓN (II)


VÁYASE Sr. BORBÓN (II)
JM AIZPURUA
“Aitite (abuelo) ¿Por qué yo no puedo ser princesa?”
¿Y que le contesta uno? ¿Qué Franco decidió para siempre quienes eran las princesas? No es prudente hacerlo pues los vasco-as somos muy dados al justicialismo y a echarnos al monte por cualquier causa.
Pero no dejo de preguntarme, si en la mañanita, justo al levantarse del lecho real usted se mira al espejo y dice: “Soy el rey de España”. No lo puedo creer.
Quitando el periodo primario de su educación, filo-fascista y deformador, usted ha tenido la oportunidad de convivir con muchachos y muchachas de sumo nivel económico mundial, con los que ha podido contrastar esa posible “majestad” suya, habrá comprobado la “realeza” de su papá cuando cogía la moto por la noche, y en su noviazgo habrá comprobado los valores del republicanismo. Tiene por tanto conocimiento y preparación suficiente para poner fin a la farsa.

El camino pijo-facha que le da imagen a su trabajo; le obliga a ello.
No le preocupen sus errores cometidos puesto que esa monarquía y esa nación española, son quimeras irrealizables. La República Confederal es la única vía posibilista en este momento histórico, y su renuncia, que no abdicación pues no tiene legitimidad, sería un grandioso servicio al Estado que lo haría pasar a la Historia. A las niñas les daría tiempo aún para vivir una adolescencia normal y gratificante ¡no las mantenga presas de la farsa!
Franco y la Monarquía han sido errados caminos para atrasar la modernidad republicana y sostener a los poseedores hispanos de la casta eterna en sus privilegios económicos, insostenibles en pura competencia y meritocracia.
Su señora y usted se verán muy bien integrados en la república pues son competentes y no plantearán los problemas personales de cretinismo que antecesores suyos planteaban. ¡Anímese a dar el paso!
La tarta estatal es una bomba: pensiones, salarios, territorios y naciones, Gibraltar Ceuta y Melilla, empresas insuficientes y no-competitivas, faltan puestos de trabajo dignos y para todos…..¡no nos ponga usted la guinda de un monarca inservible! ¿A dónde nos lleva su trabajo real? ¿En cual de los frentes estatales su misión es positiva o tan siquiera valiosa? No aporta nada y usted lo sabe y hace de mascarón de proa de una historia casposa y rechazable de desigualdad, machismo, con lacras de esclavitud e imperialismo sin respeto de pueblos y personas. El republicanismo de Libertad, Igualdad, Fraternidad, debe al fin entrar en la península y comenzar ya el s. XXI con nuevos valores cívicos alejados de la ostentación y el dispendio inaceptables en una realidad española de doscientos últimos años de desastres y corrupción. De una oportunidad a volver a la línea de salida sin lacras.
¿No se da cuenta que en Lousiana usted representaba la esclavitud y el genocidio? Fueron sus monarcas antecesores los que, invadiendo, esclavizando, esquilmando su oro, acabaron con los indígenas americanos y sus civilizaciones y llevaron allí esclavizados a los africanos.  Los EEUU son la superación de ese Régimen hispano en aquellas tierras, que usted se resiste a abandonar en las peninsulares con fantásticos relatos de bondad monarquica.
Entre compiyoguis no está el mejor caldo de cultivo para una jefatura, que necesita de todas las clases sociales y entender sus anhelos e injusticias, pero desde el carisma y la competencia; no vale cualquiera. La represión que en su reino se practica, intelectual, jurídica, comunicadora, policial, es el errado camino a la derrota y quizás a la explosión social irreparable.
No deseo ofenderle, pues, aunque no se lo crea, en el paradigma humanista en el que me muevo en mi vejez: tan rodeado de gorrones usted me da mucha pena.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores