miércoles, 26 de abril de 2017

UNA METAMORFOSIS PARA SOBREVIVIR



UNA METAMORFOSIS PARA
 SOBREVIVIR

(A propósito de Caballo muta a cebra de Antonio Carmona)
Todo destino trágico parece tener su origen en la desmesura y, como tal, quien parte de esa visión con respecto al mundo, me refiero a la visión del mundo como tragedia, corre el peligro (o no) de sacar a la luz aspectos insospechados y oscuros de nuestra condición humana.
Esto, en cierta manera, es ponerse contracorriente, en una sociedad que pretende controlarlo todo, donde el poder político y el económico intentan censurar o promocionar, según sus intereses.
De ahí que la poesía, el poeta, deba tomar posición frente a ese estado de cosas: o bien adaptándose a sus reglas, o bien rebelándose para no caer en sus trampas.
Pues bien, esto último es lo que hace Antonio Carmona en su libro Caballo muta a cebra, publicado por Ediciones Idea Aguere, dándonos una visión del mundo que, aunque cercana a la tragedia, esta se atempera con un lenguaje donde lo poético y lo cotidiano, la imagen precisa y trabajada y el decir de cada día, se mezclan de forma que producen un libro sugestivo y, al mismo tiempo, señalador de nuestros errores y nuestros miedos.
Porque todos somos conscientes de que hemos sido arrojados del paraíso. Porque, cuando supimos del bien y del mal, no tuvimos el suficiente valor ni la suficiente sabiduría para elegir, y nos pudo ese lado oscuro y demoledor .
Verdugos y víctimas a un tiempo, buscamos desesperadamente un rescate mientras la capitulación transpira sin condiciones.
Este libro de Antonio Carmona, tercero de sus publicaciones, está dividido en seis partes, una de las cuales, “Enero”, la constituye un solo poema con el mismo título y que parece un poema de tránsito entre las dos primeras partes y las tres restantes. Dos primeras partes que podemos considerar como una reflexión sobre el origen de esa pérdida y la constatación de vivir en un tiempo oscuro donde la dignidad es figurada porque sirvió de alimento, con la presencia inevitable de la duda, a la que conjura en el hermoso poema “Informe para Claudio”, en el que expresa el deseo de
Que, por fin,
si descubre un antropólogo
al cabo de unos milenios tu osamenta,
que vea las huellas de tu valentía
y las heridas de tus miedos.
Pasado el laberinto de nieve del poema Enero, llegamos a las consecuencias que esa pérdida de paraíso supone para nuestro intento de huida, a través de una metamorfosis , que, como la del caballo que muta a cebra, nos haga invisibles, entre enjambres de mosquitos y rugidos, versos que dan título a la penúltima parte del libro donde un hombre acribillado por diez mil mutaciones/ se hizo otro hombre.
Antes, ya nos había advertido el poeta en la parte del libro titulada Acecha la vida eterna, la necesidad de emprender un camino de despojamiento, que afecta también al propio lenguaje, con versos de escasa y certera adjetivación. Poemas donde la muerte, aparece como parte de ese despojamiento.
Volviendo a Entre enjambre de mosquitos y rugidos, la parte más larga y densa de este libro, la visión del poeta se mueve entre la desazón y la esperanzas, aun a sabiendas xe que no existen los milagros.
El paso del tiempo, la vejez, la muerte, se abren paso aquí con la contundencia y la certeza de quien lo asume y lo reivindica, para los otros y para sí mismo, porque Aquellos pájaros- usted lo sabía- esculpían su epitafio. Y esa cercanía al acabamiento hace que su visión sea más lúcida porque:
Viajamos cada cual a su modo,
con la mueca de la verdad,
aún estupefactos,
mirando la ruleta pararse
en el número de la gran duda.
Los poemas de este libro parten de una mirada desde fuera, a la incorporación de un yo que luego se convierte en un tú y en un nosotros. Mutaciones necesarias, tal vez para llegar a esa parte Del corazón, la última del libro, donde el poeta vuelve a dar otra vuelta de tuerca, en la que, a pesar de todo, nuestro paladar todavía reclama miel.
Un libro, pues que denuncia nuestra mudez conformista y nuestra queja estéril. Una invitación a que nos preguntemos por esa necesidad de hacernos invisibles ante nuestras propias culpas, y en el que se hace evidente la madurez poética y vital de su autor.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores