lunes, 24 de abril de 2017

PRETENDING, por L. SORIANO




PRETENDING
 L. SORIANO

Bob Nolan actor mediocre,  cantante de temas Folk y ambiente vaquero no supo llevar a la preciosa canción que compuso a sus posibilidades máximas hasta que LULU, la bonita y angelical cantante, Escocesa y Eurovisiva, la rescato y la llevo al estrellato de la música moderna de los finales de los 60. Básicamente es una canción que anima a la imaginación, pero la traducción literal del Ingles, pretendamos, es, en Román paladino, disimulemos, e incluso engañemos por simulación. Si me conocen espero que ya me vayan siguiendo, y “mutatis mutandi”, lo que quieren hacernos creer desde hace muchos años es que simulemos, que hagamos la vista gorda en definitiva de lo que hemos creado.

Tirando a mayores, pretendamos que somos una democracia. Con su división estricta de poderes, la intervención mínima del Estado y con libertad de expresión absoluta y garantizada para todos los que tengan algo que quieran decir. Todos iguales ante la Ley y su estricto cumplimiento, Legisladores comprometidos y rigurosos, y Administraciones escrupulosas con las recaudaciones mínimas e imprescindibles y con un destino impecable de los recursos. Listas abiertas y oportunidades para todos así como privilegios extensibles a todos los ciudadanos sin excepción.

Pretendamos que este modelo que nos hemos dado, Monarquía, Gobierno Central, Autonomías, Diputaciones, Administraciones locales, Europeas y de 9000 empresas públicas o semipúblicas, sea sostenible. Que la pléyade o legión  de derechos, pensiones, coberturas, y beneficios sociales, nos la podemos permitir con lo que este país produce o puede llegar producir.

Pretendamos que tanto en el País Vasco como en Cataluña y alguna otra que se apunta al bombardeo si les supone mayores ingresos, se dé una libertad completa para los que no piensan como los que se consideran “legítimos herederos” o nativos de una región y abominan o cuando menos rechazan la idea de la unidad Española con respeto a las distintas sensibilidades.

Pretendamos que el sistema financiero instaurado que básicamente financia al Estado, junto con el sistema de las Cajas de ahorros, hoy presurosamente escondidas en Bancos complicados,sea el adecuado para los intereses generales permitiendo los lógicos beneficios que deben tener por los servicios que prestan.

Pretendamos que la Sanidad y las Pensiones, se pueda mantener mas allá de las demagogias partidistas captavotos y que el Ponzi o Maddof se sostenga mas allá de unos pocos años,  teniendo en el horizonte la seguridad de que las aportaciones a la SS, habrá que revisarlas y dejar que cada uno se lo gaste donde crea y no donde el Gobierno de turno necesite y decida.

Pretendamos finalmente, porque hay que terminar, ya que si no esto daría para una enciclopedia del Disimulo, que el sistema fiscal instaurado, desde los cargos a los combustibles o energías, a la industria, al comercio, al Turismo, a las personas físicas, jurídicas y demás funcionarios, inversores o empleadores, puede aplicarse que la presión fiscal total es soportable e incluso motiva a contribuir. Que los derechos de los contribuyentes son sublimados y que  castiga al evasor pero que se respeta e incluso mima al decente. Que somos capaces de costear tanta Administración, Institución  y Organismo, que quede para los que de verdad son dependientes y lo necesitan y sobre para emergencias o eventualidades.                                                                                         Menudas pretensiones; cuando dejemos de "pretender" la realidad, cruda, pura y dura nos espera y nos aterrizará.  Como decía la canción “lo nuestro es puro teatro”
.  A reflexionar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores