domingo, 30 de abril de 2017

UN PAÍS DE QUIJOTE



UN PAÍS DE QUIJOTE
EVA NAVARRO SAN LUIS
(… Se abre el telón. Dos viejos conocidos conversan)

-              Pregunto yo, mi señor Don Quijote, qué tierra maravillosa será aquella que se abre ante nuestros ojos.
-        Aquella, querido Sancho, es España, tierra de putas y de ladrones donde las haya, que habiendo llegado al tope de la corrupción, está bien apagada y hundida en la miseria.
-        Y ¿cómo puede ser esto mi señor?
-        Acuérdate, amigo Sancho, que las naciones prósperas gobernadas por rufianes y maleantes salen muy mal paradas. Este país, que en otro tiempo gozaba de soberanía es hoy la sombra de lo que fue. Los follones y las escandaleras abundan por doquier y día si día no sale a la luz algún que otro chorizo, que si bien no sabemos a qué partido pertenece, sabemos que se le ha dado buena maña en meter las manos donde no debía, poniendo todo su ingenio en largarse con la gallina y los huevos y todo lo que pille por el camino
-        Y los jueces, ¿qué tienen que decir a esto?
-        Los jueces, mi buen Sancho, hacen la vista gorda. Si eres un pobrecito que roba para comer te meten entre rejas de momento, pero si perteneces a buena familia se echan todos de barriga como quien no tiene parte ni entendederas y entonces si robas cincuenta cuando te cogen ya has despachado veinticinco
-        Entonces, ¿dice vuesa merced que la justicia no es igual para todos?
-        Ni lo es ni lo ha sido nunca, mi buen Sancho, aunque en estos tiempos que corren la putrefacción es tanta que hay que taparse las narices, hay marrones por todos lados y se echa de ver la moral y las buenas costumbres de las personas.
-        Paréceme a mí, mi señor don Quijote, que este país no es para nosotros y que estando en las manos que está poco progreso vamos a tener aquí.


(Cae la tarde. Don Quijote y su escudero siguen buscando comida y                                                        posada)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores