sábado, 29 de abril de 2017

LA DEMOCRACIA NO SOPORTA MÁS AL SEÑOR RAJOY



LA DEMOCRACIA NO SOPORTA MÁS
 AL SEÑOR RAJOY
GUMERSINDO LAFUENTE

"El señor Rajoy no soporta más democracia; la democracia no soporta más al señor Rajoy". Irene Montero, portavoz de Podemos, podría finalizar así su discurso de defensa de la moción de censura si esta al fin llega a presentarse. Sería un irónico homenaje a las palabras pronunciadas por un desgarbado Alfonso Guerra en mayo de 1980, cuando defendió la fracasada moción contra el entonces presidente del Gobierno, Adolfo Suárez.

Hoy, como ayer, vivimos una situación delicada. Al Partido Popular le asedia la corrupción. Tenemos a un fiscal general del Estado y a un fiscal Anticorrupción abrasados por las sospechas. A un ministro de Justicia incapaz de dar explicaciones creíbles de sus mensajes a "Nacho" González. Al número dos del Ministerio del Interior recibiendo al hermanísimo (hoy también en la cárcel) justo al día siguiente de que se supiese investigado. Al presidente haciéndose el Rajoy, es decir, dejándolo estar y de viaje por las Américas. Y a todo el país, votantes del PP incluidos, sorprendido ante la dimensión y los tintes mafiosos del escándalo.

Parece por tanto que motivos sí hay para una moción de censura. Ayer mismo, en La Ser, Pedro Sánchez pedía la dimisión de Mariano Rajoy. Pocos minutos después, casi como una secuencia ensayada o una reacción rápida, Pablo Iglesias hacía pública su intención de presentarla.

Es posible, sí, que en unos días veamos en el Congreso debatir a Irene Montero con Soraya Saénz de Santamaría en el arranque de las sesiones, para dar paso luego a los primeros espadas de cada partido y, cómo no, al candidato a presidente, que no sería otro que Pablo Iglesias, obligado a desgranar su programa de gobierno.

Y aunque la moción sea derrotada, seguro que para alguno de los protagonistas será una buena ocasión de demostrar lo que tiene que ofrecer. Es de suponer que Iglesias intentará aprovechar la ocasión para alejarse de las ocurrencias callejeras, que al principio pueden resultar divertidas, pero terminan siendo cansinas, para, en sede parlamentaria y con las televisiones en directo, explicarle al país sin intermediarios cuál es su alternativa.

Así lo hizo hace 37 años Felipe González durante casi dos horas para lograr, desde ese día, ir allanando el camino hacia su mayoría absoluta de 1982. Así lo podría hacer Iglesias, aprovechando además la sede vacante en la cabeza de cartel del Partido Socialista.

Pero también puede ser una gran oportunidad de fijar sus posiciones y sus ambiciones para Albert Rivera, justo en un momento en el que el PP, por primera vez en muchos años, parece un partido al borde del KO, tambaleándose ante el fuego amigo de sus corruptos.

Por mucho que se empeñen los voceros del partido del Gobierno y del resto de la oposición, calificando la iniciativa de Podemos de numerito, circo o acusándoles de mala fe, utilizar los recursos que ofrece la Constitución para controlar la acción del Gobierno en una situación excepcional como la que hoy vivimos no parece nada exagerado. Cosa diferente es que al PP no le guste, al PSOE le venga fatal o a Ciudadanos le obligue a tomar una posición más radical frente a Rajoy y sus ministros.

Por otro lado, la iniciativa no está exenta de riesgos. Lo que es una oportunidad, puede transformarse en calvario. Nada garantiza la brillantez de Montero, para muchos una incógnita, ni el acierto de Iglesias, listo pero siempre al borde de estropearlo todo con alguna ocurrencia.

Repasando las imágenes de 1980, da un poco de envidia el encanto, la dicción, la sonrisa de un Suárez aún en forma aunque ya se sabía acosado. El descaro y la ironía de Guerra. Y el empaque y atractivo de un González en su mejor momento. No creo que nos venga mal trasladar el debate político de los platós de la televisión al Parlamento y cambiar la ambición por el share de las audiencias por el siempre más noble ejercicio de conseguir el respaldo de los ciudadanos con sus votos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores