jueves, 26 de abril de 2018

BOLA VA


BOLA VA
JM AIZPURUA

Nació el 27 de diciembre de 1976 en Santa Cruz de La Palma, su madre de Bilbao y su padre de Salamanca”. Amigo Ánghel: esta es la biografía de la web del PP que hasta el día de hoy refleja la personalidad de esta gloria de la política canaria, de dudoso origen, puesto que no sabemos si es de Bilbao o de S.C. La Palma.
Lo que si sabemos seguro es que se hizo del PP en Bilbao y eso; sí que es relevante.
En recientes entrevistas, matiza que no están correctos sus títulos, pequeñas inexactitudes, y que nació en Bilbao, pero se vino a La Palma muy pronto. Este, al revés de Clemente que decía que era de Bilbao, pero era de Barakaldo, no valora la bilbainía y se camufla de palmero. ¡Lo que hace la política profesional!
Yo, de Bilbao centro (Indautxu), valoro su casco viejo, sus siete calles que Unamuno relató muy bien en sus obras, pero el resto no me pareció nunca nada relevante. Me gustaba más Algorta. Pero aún así, me extraña que alguien niegue su origen natal, cosa de responsabilidad exclusiva de su madre y por tanto inocua para su currículo.

En Euskadi decía que era de Bilbao, y en Canarias decía que era de La Palma; también esto es relevante.
Dicen que nos suben la pensión, (¡muchas gracias Hernando!), que tienen másteres, que salimos de la crisis (el 47% canario ¡es que no se entera!), que somos una gran nación (en el número 27 internacional), que el pajarraco de la Rambla es una gran obra de arte (de arte fascista), Estado de Derecho, Libertad de Expresión, Independencia Judicial….
Bola va, Bola viene.
Después de haber estado siglos dominando impunemente, han llegado a pensar que el Pueblo es tonto, y sus encuestas privadas se lo confirman: les votan obreros de derechas y jubilados 0,25. ¡La casta se frota las manos!
Y M Punto trotando alegremente por los caminos.
Cuando en la postrer Transición decidí retirarme de la política activa, jamás pensé que se pudiera convertir en “esto”. Mal lo vi, pues me retiré para no contaminarme, pero “esto” no lo pensé ni en noches de pesadilla.
De jóvenes, nos peleábamos los abertzales, los troscos, los peceros, y hoy día con distintos nombres; indepes, anticapis, podemitas, la cosa sigue igual ¿Qué hacemos mal? ¿No será que las encuestas peperas tienen razón y somo genéticamente tontos?
Mal panorama pues la casta que con el bipartidismo ha tirado 40 años, ahora que su bastón socialdemócrata se dobla y no sostiene, se buscó un nuevo bastón naranja, flexible y multiusos, con el que ya no tiene miedo a la toma del Poder de Bescansa. Otros 40 años de chollo.
Y la generación del botellón, perpleja, sin un libro en su mochila, mirando con envidia a esa elite de jóvenes políticos que se apuntaron al partido y a los que les espera un lindo futuro. No irán a Europa a competir con los turcos en los empleos basura, ni sufrirán la humillación de volver a gorronear del 0,25 de sus mayores, ni a suspirar por unas horitas de camarero, ni a rellenar estanterías de supermercado, ni a patear calles y redes para tirar C.V. que nadie leerá.
 Ellos no: pero vosotros sí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores