miércoles, 30 de mayo de 2018

PROYECTO S. XXI


PROYECTO S. XXI
JM AIZPURUA
Es necesario recordar que ya estamos en el s. XXI y el Humano ha recorrido un gran camino en lucha continua entre poseedores y desposeídos. Los esquemas, o los pretenciosos paradigmas sociales del pasado, ya caducaron, los Fueros y Derechos Históricos no son ya fuente actual de derecho, orden y concordia entre los habitantes del s. XXI que, gracias a las víctimas populares y las luchas de masas, accedieron a una democracia como única fuente de derecho y basada en principios igualitarios.
Pero los poseedores sin límite fuerzan un nuevo orden en el que mantener sus privilegios y hacer retroceder a la estructura social a fórmulas del pasado en las que continuar con sistemas de capas privilegiadas y capas marginadas. En esas estamos.
El Estado español, España, siempre retrasado, se encuentra obstruido de futuro ante la nefasta gestión de M Punto y los suyos, vividores del mito, que pretenden sobrevivir del caudal antiguo sin aportar nada al futuro ni reconocer el análisis sociológico de la actual composición estatal o su encaje en la economía europea y occidental. Como un Tancredo silencioso, pasa por las crisis sin mover un músculo, mintiendo a diestro y siniestro. El abismo es su destino.

Su labor ejecutiva debió ser la obtención de un “Proyecto Sinérgico de Convivencia” con el perfeccionamiento constitucional según inspiración del ·espíritu de la transición, pero lamentablemente se dedicaron a su vulneración y al intento de regresión a las dos Españas, buscando enemigos de “España” entre los que no opinan como ellos, poniendo de su parte a los poseedores que debieron pagar su impuesto B para que los corruptos, empezando por el monarca, hicieran sus pequeñas fortunas y medraran muy lejos de sus capacidades. Dramática situación que está llevando a circunstancias paralelas a la republicana de los años 30 y callejones sin salida que alumbran iluminados personajes que bombardearían Cataluña.
Si Sánchez es un quítate tú para ponerme yo, el Estado caminará inevitablemente al Proyecto Fallido del 78. Si no se reconstruye el espíritu de la transición para encontrar el Proyecto Sinérgico de Convivencia, real y no sólo formal, de nuevo Europa volverá decir que España no tiene enmienda. El Estado está compuesto de personas, grupos y naciones, diferenciados y diferenciables, sin un sentido de pertenencia común ni mucho menos idéntico; ahí está el reto.
La dictadura de mayoría a base de talonario que practicó M Punto es un camino vacío, sin futuro, que crea minorías marginadas sin las que es imposible la idea de un Estado moderno. Si todos no caben no habrá Estado viable y creíble. 
Sin oportunidades y dignidad para todos, sin futuro de progreso, estaremos en la vieja y caduca sociedad hispana al dictado del señorito. Los que sienten sus esencias, sus naciones, no pueden ser discriminados ante otra esencia y nación, hegemónica, y querer que sientan solidaridad ante un Estado. Estado, naciones y regiones, colonias, son cosas diferentes, pero no necesariamente incompatibles. Esta es la urgente lección que el unionista españolista debe comprender de inmediato cesando su estrategia represiva y comenzando un nuevo camino de comprensión mutua y colaboración sinérgica. Todo lo demás está abocado al histórico fracaso que destruyo un Imperio y amenaza el Estado inacabado. ¿O es un Estado inacabable?



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores