sábado, 26 de mayo de 2018

AUTONOSUYA


AUTONOSUYA
JM AIZPURUA
¿Para que sirvió la Autonomía? Era para contentar a independentistas vascos y catalanes y ya vemos el resultado. Una mayoría de paisanos a los que les importa un pito ser región, nación, o barriada, están metidos en una parafernalia de presidentitos y parlamentitos, que, además, no sirven para nada. Bueno sí; para soldar espléndidamente a los miembros del partido y encima para los listillos para forrarse con la cosa. La montaña parió un ratón, que de Autonomía quedó en Autonosuya 155.
¿Queda algún pensante que opine que la Constitución 78 es adecuada? ¿Qué la Transición llegó a buen término?
No lo creo. Mi compañero de banco en el parque, facha hasta las cachas de su pistola que seguro guarda escondida en su casa, me comenta cabizbajo: “nos equivocamos”. Y lo más gordo es que yo creo lo mismo.

“Que error que inmenso error” ya dijo alguno en su momento, pero no imaginaba su dimensión.
El poder de los jueces y los políticos, que viene de la misma fuente, es excelso, mayestático, sin contrapeso ni alternativa, pues el Defensor del Pueblo es algo muy distinto a lo imaginado, y nombrado por el mismo dedo.
La Democracia que llegó esperanzada a las puertas del Estado en el 78, hace tiempo que huyó despavorida y nuevamente: “Spain is different”.
Queremos despertar de la pesadilla.
El actual Estado español, que descendió de categoría europea, a segunda, camina recto al descenso a la tercera y hace méritos para ser un Estado fallido. Necesita un cambio de entrenador pues M Punto es una caricatura, incapaz de dialogar en catalán o en inglés y pasará a la historia por su frase “Viva el vino”. El señorito debe buscar un recambio o se quedará sin cortijo. Y no podrá ser con: más de lo mismo.
Mantenerse en el error autonómico, igualar Murcia a Cataluña (con todos los respetos para ambas), es un sinsentido costoso, un dispendio innecesario.
Si el preparado no da un volantazo, lo dará el futuro presidente de la República para encajar las naciones y al resto no rebajar sus derechos, pero sin inventar sus funciones ni esencias diferenciales.
Entonces nos asomaremos al abismo de buscar competitividad europea, salarios y pensiones dignos, futuro para los jóvenes, protección a los más débiles.
Y en esta tierra canaria, seguimos viendo pasar el oro del turismo sin que cambie nuestra suerte mientras nos engañan con descuentos en viajes a la Península ¿Quién puede viajar en aviones? Ellos no necesitan descuentos. Son los que van a pie o en guagua con los bolsillos vacíos los que los necesitan.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores