jueves, 31 de mayo de 2018

CUMPLAMOS CON NUESTRAS SERIAS OBLIGACIONES.


CUMPLAMOS CON NUESTRAS SERIAS OBLIGACIONES.
Rafael ZAMORA MÉNDEZ
Nuestro único derecho es saber plasmar, sea como sea, con todos nuestros múltiples deberes.
Si en la vida, queremos acertar, tenemos que ser largos en las responsabilidades concertadas y muy cortos en los deliberados olvidos, porque, la necesidad, junto al derecho, andan de la mano y, en la sensata cordura, está la escondida clave para procurar querer de que no se pretenda prevalecer sobre ninguno de ellos.
El difícil secreto de la existencia, consiste en hacer por amor, lo que habría de consumarse por mera obligación. De nada nos vale el forjar muchas cosas buenas, si no organizamos las que en realidad, deberíamos de concebir.
Siempre me causó bastante gracia, aquella vieja patraña del ignorante campesino que, habiendo heredado una cuantiosa fortuna, llevándose de algunos buenos consejos, la integrara todita en la reservada entidad de una convincente sucursal bancaria.
A la mañana siguiente,...habiendo pasado toda la noche en vela, se lo encontraron sentado sobre la acera de la cerrada dependencia y, al preguntarle qué es lo que allí hacía, a esas tan tempranas horas de la fría madrugada, replicó:
-.- ¡Aquí, vigilando mi dinero!
Y, lo peor, de todo, vino resultar ser cuando, acercándose al cajero le dijo:
-.- ¿Qué me dice de mi dinero?
El empleado, tomó el conocido dietario antiguo de clientes y, hojeando cada una de las hojas del mismo, en voz alta, iba exclamando:
-.¡Debe-haber, debe-haber!
Y, nuestro pobre hombre, todo encolerizado, le espeta:
-.- ¿Cómo que debe haber? Tiene que estar todo completo que, ayer mismo, ingresé aquí mis buenas perras.

Lo ya expuesto hasta aquí ahora, más que nunca y de verdad en serio, viene a pelo con lo que en realidad deseo endosarles.
Cada año,  se nos erizan los pelos, nos tiemblan los saqueados bolsillos y, nos ponemos a nadar en un revuelto mar de tremendas dudas, pensando únicamente en poder cumplir como Dios manda, con lo establecido por las españolas leyes, al señalarnos los tan temidos caminos del Ministerio de Economía y Hacienda, en su anual declaración de fiscales Impuestos.
Resulta laboriosa la ardua tarea de apelotonar papeles, comprobantes, múltiples facturas de gastos e ingresos; la enmarañada telaraña de saber rellenar unos intrincados formularios, los cuales, muchos cuerdos ciudadanos, sufragando la marcada faena, ponen en manos de expertos gestores o, directamente y, gratuitamente, se personan en las Oficinas Principales de la propia Entidad Delegada, para que, decididamente, le solucionen el tan complejo asunto.
Y, con esto de haberles sentenciados medidas frases sobre derechos y obligaciones, lo más triste y lamentable, es que tenemos el innegable convencimiento de que son muchos, pero ¡muchísimos!, los malos pobladores que se escabullen de estos imprescindibles gravámenes, llamándonos reciamente la atención, la aplaudida realidad de que, la mayoría de los que andan percibiendo bajos sueldos, son los que cívicamente, más suelen “retratarse”, completamente de cuerpo entero y sin errantes demoras de ninguna especie.

¡Por lo general, tarde o temprano, todo el peso de la severa Justicia, sin compasión, pero con enmienda, a modo de ardiente rayo correctivo, caerá sobre el escondido patrimonio de estos tantos ingenuos “listillos” que, de ninguna forma y manera, por debajo de tensa cuerda, conseguirán pirárselas saltándose la contrastada vaya, así, como así!
Si, estos insensatos inconscientes, ambicionan vivir como las hormigas y morir como las cigarras...!allá, ellos!
Hemos sido francos, diciendo lo que pensamos y, huyendo completamente de la omisión: “El único modo de disimular toda indolencia”

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores