sábado, 31 de diciembre de 2016

RESPIRA O REVIENTA: MEMORIAS DE AGUIRRE



RESPIRA O REVIENTA: MEMORIAS
 DE AGUIRRE
Esta última semana el cuñadismo patrio se ha motorizado para defender la libertad de morir por asfixia, que es uno de las libertades inalienables del conductor y alrededores. Un holocausto por anhídrido carbónico podría ser la solución para desalojar de una vez a Carmena de la alcaldía y limpiar la ciudad de pestilencias podemitas, aunque quedara inhabitable para las próximas décadas. Al fin y al cabo, el derecho a respirar no está recogido en la Constitución ni en el BOE ni en ningún otro documento oficial. Si en Moncloa y la Gran Vía se cantó hace muchos años el “No pasarán”, ahora se canta el “No respirarán”. El oxígeno está sobrevalorado.
Cuando algún alma cándida señala que en Londres, Roma, París y otras capitales civilizadas de Europa hace muchos años que funciona la alternancia de circulación por matrículas para evitar niveles peligrosos de contaminación, nos sale el Unamuno que cualquier lleva dentro: que se españolicen ellos. En cuanto a los pulmones, pueden decir misa: mientras que contra el humo del tabaco hay millares de estudios científicos que corroboran su intrínseca maldad, no hay nada definitivo escrito acerca del humo de automóvil. Los negacionistas del volante están a un paso de negar que en Chelmno y en Treblinka se utilizaran tubos de escape para asfixiar a los judíos por centenares y cualquier día presentan una versión alternativa en que los nazis se sentaban a ahumarlos uno a uno a base de caladas de Partagás. Con prohibir que se fume en la Gran Vía, problema solucionado.
Con Botella esto no pasaba, porque la alcaldesa suplente sí que era previsora y por eso tuvo la feliz idea de evitar los altos niveles de contaminación al llevarse los medidores de contaminación a la Casa de Campo. Relaxing cup of café con mierda. Carmena, en cambio, quiere acabar con la civilización, desterrar los automóviles, destruir el sistema capitalista mediante el hundimiento del comercio y volver a los trueques de la Edad de Piedra. No sería raro que este año, durante la Cabalgata, salgan tres neandertales subidos a tres mamuts en lugar de los tres Reyes Magos.
Afortunadamente, Esperanza Aguirre resiste encerrada en su humilde palacete de Malasaña, atrincherada con unos cuantos víveres que le sobraron de la Nochebuena, armada de langostinos y polvorones, un chaleco antibalas a base de turrón duro y mazapanes de repetición. Igual que aquel día en que la persiguieron Gran Vía arriba y abajo sólo por ejercer su derecho a joder el tráfico aparcando en el carril-bus. Ahora sufre la mala suerte de que su coche, el de su hijo, el de su mayordomo y el de la criada, todos tienen número par.
El año no podía terminar sin un aguirrazo más, todo un clásico madrileño que lo mismo aterriza en verano o en invierno. Aguirre tiene pilas para rato, funciona las cuatro estaciones del año y no se calla ni durmiendo. La marquesa en funciones de portavoz despliega tal actividad opositora que hasta se ha opuesto a sí misma en una paradoja espacio-temporal: se ha encontrado con Esperanza Aguirre en una entrevista de mayo de 2015 en la que afirmaba que no le temblaría la mano si tuviera que prohibir la circulación de vehículos con matrícula par o impar en caso de una situación de alerta. “Las ordenanzas están para cumplirse” dijo Aguirre entonces, pero se refería exclusivamente a las suyas. Una vez más una fuerza irresistible choca contra una roca inamovible y la suma da cero pelotero.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores