jueves, 29 de diciembre de 2016

LOS SANTOS INOCENTES



LOS SANTOS INOCENTES
ANÍBAL MALVAR
No sé por qué, pero cada vez que intento imaginar cómo será el rostro de los santos inocentes, ya no me sale un personaje bíblico de Miguel Delibes, sino Antonio Hernando. 2016 no ha sido el año de Mariano Rajoy, héroe por accidente, sino el año del Partido Socialista Obrero Español, que después de 100 años de honradez y 40 de vacaciones ahora se nos ha refundado sin careta en simple apoyo protésico de la derecha. No es que uno no hubiera adivinado ya hace tiempo que el PSOE nunca tuvo demasiadas veleidades revolucionarias, sobre todo cada vez que un banco o dos le condonaban créditos. Pero este año que muere nos ha demostrado fehaciente y crudo una cosa que veníamos gritando desde hace un tiempo en colinas tan remotas como la Puerta del Sol: PSOE y PP, la misma mierda es.

No tome el lector el calificativo de mierda como despectivo. Entre la inmundicia crecen las más bellas flores. Si riegas un jardín con colonias y perfumes, lo más probable es que no te crezca nada. Que es lo que le está pasando a Podemos, con tantos abrazos, arrumacos, besitos y tal.

El caso es que hoy, día de los santos inocentes, a mí la cara que se me aparece es la de Antonio Hernando, Jean Valjean sin musculatura, Hércules desganado.

Saca hoy este periódico noticia de un timo que tiene como víctimas a aspirantes a “señoritos de compañía” (qué fino es mi coleguita Eduardo Bayona). Transcribo: “Urge caballeros para encuentros. Se necesitan hombres discretos, altos ingresos. Aspirantes a gigoló de toda España picaron con los anuncios con los que, con este tipo de frases y con la promesa de elevadas remuneraciones –hasta 300 euros por hora de servicio sexual, 200 por hacer compañía-, un grupo de estafadores se dedicaba a seleccionar a sus víctimas, a las que ponía como condición un ingreso previo mediante transferencia a una cuenta bancaria”. Fin de la cita, que diría Mariano.

Los grandes grupos mediáticos también prometieron grandes emolumentos éticos y electorales al PSOE si actuaba como señorito de compañía en estos tiempos ingobernables. Mucho se utilizó para tal fin el argumento alemán, que consiste en cantar las alabanzas de las grandes coaliciones entre socialdemócratas y democristianos. Olvidando, eso sí, que uno de los más gloriosos frutos de esa gran coalición es la emergencia del partido neonazi Alternativa por Alemania.

Lo obvio es que el PSOE, esos santos inocentes que nunca fueron tan inocentes ni tan santos, ha convertido 2016 en el año de la reconciliación española entre los viejos bandos guerracivileros. En España conciliar significa permitir que siempre ganen los mismos. Lo cual que hoy no es el día de los santos inocentes, pues todo el año 2016 ha sido de los santos inocentes. A los que se les ha quedado el rostro crispadamentejudasiano de Antonio Hernando.

El timo ha llegado a tal límite que el partido menos democrático de nuestro espectro político posee como gran arma de reserva la amenaza de unas nuevas elecciones. Habla pueblo, habla, que decía la blanquinegra canción transicional. Lo que parece paradoja, solo es una enorme inocentada.

El buenista espíritu navideño nos enseña falsamente que hay que creer más en los reyes magos que en los santos inocentes. En la madrugada del día seis, cuando los socialistas de España se levanten de puntillas para inspeccionar el pie de su árbol de navidad, solo se encontrarán envuelto en papel de regalo el cadáver de la milana bonita.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores