miércoles, 7 de diciembre de 2016

QUÉ ES PEOR QUE UNA CONSTITUCIÓN CADUCA



QUÉ ES PEOR QUE UNA CONSTITUCIÓN CADUCA
DAVID BOLLERO
En el 38 aniversario de la Constitución, hoy todas las miradas se volverán hacia dos puntos: a las ausencias reivindicativas en los actos de conmemoración y al Gobierno. En medio, los que sí acuden a los actos, pero que lo hacen de un modo tan tibio que parecen meros figurantes. Lo mismo sucederá hoy en multitud de actos que se celebran en otras tantas instituciones, incluidos los ayuntamientos.
Se tiende a decir que todos los partidos están de acuerdo en que es necesario lavar la cara a la Constitución. Sencillamente es mentira. Ahí están las palabras del nuevo ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, que no duda en afirmar que la Carta Magna “disfruta de una envidiable salud”.
Lógico, eso sucede porque vive inmersa en un estado de criogenización. Otra cosa bien distinta es que el texto sea tan caduco que ya no sirva para la nueva realidad. Ni siquiera entraré en que 3 de cada 4 españoles no votamos ese texto. No; sencillamente, es que el texto no es capaz de resolver, por ejemplo, la problemática territorial y ni siquiera defiende como es debido los derechos más esenciales.
Peor que ese texto obsoleto o que Rajoy no tenga ni el coraje ni la responsabilidad de abrir un proceso constituyente son todos aquellos políticos que se golpean el pecho reclamando una reforma y, a la mínima de cambio, se pasan por el arco del triunfo los derechos más fundamentales de la Constitución.
La hipocresía, el cinismo y la desfachatez parecen no tener límites en esa clase de políticos que ni siquiera son capaces de mantener o abrir procesos de democracia interna en el seno de sus propias formaciones. Ese tipo de profesionales de la política que, cuando no les sirve, apartan a un lado la democracia, la libertad de prensa, de expresión y la participación ciudadana.
Esa situación inquieta porque una reforma constitucional o, lo que sería más lógico incluso, abrir un nuevo proceso constituyente, en manos de ese tipo de personajes es peligroso, es salir de Málaga para meterte en Malagón.
Por este motivo, la ciudadanía ha de reclamar el poder que se le ha arrebatado, ha de exigir ese proceso constituyente cuanto antes y que se le haga partícipe del mismo, no sólo en la recta final con un referéndum, sino también durante el proceso de gestación. Gestación que, como tal, a ver si de una vez por todas no sólo tiene ‘padres de la Constitución’, sino también madres.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores