miércoles, 21 de diciembre de 2016

PODEMOS VOTA, PP-PSOE VETAN



PODEMOS VOTA, PP-PSOE 
VETAN
POR FERNANDO LÓPEZ AGUDÍN
Hoy, a las 23,59, se cierran las urnas en las que los 430.000 inscritos de Podemos podrán elegir el nuevo sistema de votación de su dirección. Durante estos tres días, precedidos por un amplio e intenso debate entre todas las corrientes de opinión, los morados dan toda una lección democrática al resto de las formaciones políticas e instituciones estatales. Estas 72 horas de Podemos constituyen hoy la excepción de la regla en la actual coyuntura de la sociedad española muy alejada, por cierto, de las primarias de la derecha gala que acaban de elegir a Francois Fillon, o de la izquierda francesa que elegirá al sustituto de Francois Hollande. Porque todo el abanico de siglas políticas españolas, con la única excepción de Podemos, reedita aquel lema turístico,”España es diferente”, impulsado por Fraga y acuñado bajo Franco.

Probablemente por ello, Podemos se encuentra bajo la lupa de todos los medios de comunicación. Al ser tan inusual que los militantes de un partido debatan a la vez que voten, no se lo acaban de creer. O hay truco o hay escisión. Así buscan la supuesta trampa a la vez que anuncian la división, mientras no cesan de fomentar la pugna interna. Pese a los debates, protagonizados por tendencias o líderes, se escribe, se condena y se sentencia sobre el déficit democrático de los morados sin aportar una sola prueba de su existencia. Nunca el listón político que mide el nivel democrático de una estructura política ha sido tan elevado, nunca las sospechas han proliferado tanto, ni nunca los juicios de intención han sido tan drásticos. Asombra, porque paradójicamente estas 72 horas de Podemos vienen precedidas de una negación, o una suspensión de la democracia en el resto de los partidos e instituciones.

Ahí está un PSOE sometido a un estado de excepción desde el 1 de octubre, en que fuera defenestrado Sánchez, el líder elegido por las bases, o todo un PP regido por la dedocracia sucesiva de Fraga, Aznar y Rajoy, continuadora del gran dedo de Franco. Mientras Ferraz prohibe votar a sus militantes y prepara una primarias ad hoc, Génova organiza un congreso para febrero en el que cualquier parecido con la democracia es pura coincidencia y no corresponde a la voluntad de Dolores de Cospedal. Llama la atención como ven la paja en el ojo de Iglesias sin ver la viga en los ojos de Rajoy y de aquellos que dirigen el socialismo, bien recubiertos por el mascarón de proa de la gestora. Y es que de los tres congresos hoy en marcha, Podemos, PP y PSOE, parece bastante evidente que sólo uno reúne el mínimo requisito democrático.

Apenas llevamos poco más de un mes de la XII Legislatura y ya, reiteradamente, la Moncloa opone la reforma del artículo 135 de la Constitución a las iniciativas sociales que viene aprobando el Congreso de los Diputados. Con esta guillotina política, que tanto Rodríguez Zapatero como Rajoy apadrinaron, se recortan sistemáticamente todos los derechos de los ciudadanos a la vez que se decapita cualquier propuesta ciudadana. Ni que decir tiene que esta losa sobre la sociedad española nunca fue sometida a consulta popular. Ni antes, durante o después de una reforma, que hoy hubiese sido imposible aprobar sin un referéndum que exigiría Podemos al contar con el doble de los diputados necesarios para  poder convocarlo. Despotismo burocrático en abierta contradicción con la más mínima política democrática.

Mientras tanto, los leguleyos del Estado, reconvertidos en ministros del Gobierno de Rajoy, niegan la única salida política ante el reto de la Generalitat. Cuanto más exige la mayoría de los catalanes, tanto independentistas como soberanistas, la convocatoria de un referéndum pactado, más se cierran en banda el PSOE, que no el PSC, y el PP. O se atiende muy rápido la propuesta del derecho a decidir, que personifica Ada Colau, o la total negación de este derecho democrático llevará al Estado español, más bien pronto que tarde, a una crisis balcánica. No estamos, como es bien sabido, sólo ante un problema catalán sino ante un muy grave conflicto compartido por catalanes, gallegos y vascos, pese a disfrutar estos últimos del extraordinario privilegio fiscal del Concierto Económico reconocido en el texto constitucional.

Así los que miden la estatura democrática de Podemos, se niegan a medir la de los ciudadanos, la de los militantes del PP y del PSOE y la de las naciones que configuran el Estado español, La conclusión es obvia. España no sería ahora la misma si todos los españoles pudieran votar todo lo que durante estas 72 horas votan los inscritos de Podemos. A la democracia actual le ocurre lo mismo que le sucedía, según Antonio Machado, a la Patria. Quienes más la invocaban, sostenía el poeta, solían ser los que en las horas más críticas más la traicionaban e incluso la vendían. La baja calidad democrática de las instituciones políticas españolas nace de ese miedo de los poderosos a que los españoles practiquen la democracia como la ejerce Podemos en estas 72 horas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores