miércoles, 1 de agosto de 2018

LA CARADURA DEL ALCALDE


LA CARADURA DEL ALCALDE
ANGHEL MORALES
El alcalde de Santa Cruz actúa con una prepotencia que no se conoce otra igual, ya sabemos que pertenece al Comando de la Mortadela y que con un desprecio al resto de los municipios de la isla ha tenido la arrogancia de denominar su ciudad como el Corazón de Tenerife. Adeje debe ser el culo y la Orotava los sobacos. Esto ya no es Tenerife contra Gran Canaria o al revés, sino un municipio sobre los demás -y son treinta-.
Cuando tiene edificios emblemáticos en estado de abandono y otros que no sabe que hacer con ellos, como la Casa Siliuto, Viera y Clavijo, Templo Masonico, Balneriao, Teatro San Martín, etc. etc. donde ha prometido su rehabilitación y esta no llega de ninguna manera o el abandono del Histórico Barrio de El Toscal, pues resulta que el pequeño del Comando de la Mortadela decide muy rápidamente meter la pala y derribar unos edificios emblemáticos, bajo su opinión de que no sirven para nada y que por lo tanto hay que derribarlos. Lo raro de todo esto es que si terminarlos de echar abajo ya nos están vendiendo los pisos que se van a construir en los edificios nuevos. La cosa es facil, dejas que los edificios se deterioren, los declaran en ruinas, vienen los expertos cercanos y dicen que no tienen ningún valor patrimonial y por lo tanto, pala que te pego, aunque los expertos a las ordenes del otro miembro del Comando de la Mortadela digan lo contrario, pero de repente les entró la prisa y hay que echar abajo para construir.

Nos siguen vendiendo una ciudad con mucha vida, pero se olvidan que la ciudad no es solo la calle Castillos o la calle San José, ni algún festival que se haga por el Parque Marítimo. Los barrios no tienen vida, no hay actividades culturales no hay nada de nada y no solo en Ofra, Barrio La Salud o Añaza, también en Anaga, Cuesta Piedra o Residencial Anaga. Solo nos cuentan los negocios que se abren, pero nunca nos cuentan los que se cierran, los locales comerciales cuelgan con facilidad los carteles de Se Vende o Se Alquila, algunos no es que lleven años, llevan décadas. Ese centro comercial construido sobre la antigua Ciudad Juvenil parece un cementerio, no se si los locales son caros, lo cierto es que la mayoría están cerrados y eso demuestra que abrir un negocio ahí no es rentables, pero es que incluso en la céntricas calle San José pasa mas de lo mismo, no digamos la calle la Rosa o el resto de calles de El Toscal, la situación es caótica, incluso la recién modelada calle Méndez Núñez, que pensaban que con cuatro anuncios se iban a llenar los comercios, muchos cerraron cuando las obras y otros están cerrando después, como puede cerrar una conocida cafetería que se paso rodando las sillas de un lugar para otro esquivando las obras y ahora que han terminado, parece ser que les han ordenado quitarlas, algo que han hecho con otras terrazas a lo largo y ancho de Santa Cruz, esperemos que estas cosas no se hagan por simpatías personales o por amiguismo, pero en algunos casos resulta cuanto menos sospechoso.
Lo cierto es que el alcalde con el resto del Comando de la Mortadela siguen inaugurando lo que sea, con sus chalecos amarillos, porque las elecciones están cercas -menos de un año- y hay que seguir saliendo en prensa, esto forma parte de la campaña, que para eso son los que mandan. Presentamos proyectos para el 2030 como la retirada de CEPSA  y no contamos con la oposición, porque estos jodidos quieren quitarle el puesto. Me gustaría saber ¿cuanto se ha gastado este Ayuntamiento en literatura en la etapa Bermudez? Estoy seguro que el presupuesto de cualquier fiestita del Comando de la Mortadela lo supera y estamos hablando de años de gestión. Eso si, tienen escritores del régimen al que ellos les presentan los libros y a esos si le compran, aunque no creo que los lean, pero pasa igual con la música, los presentadores, los pintores, lo que coño sea. Siempre con el rey de la selva bermudiana, siempre aparecen los mismo. ¿Sospechoso? No, lo siguiente.
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores