martes, 20 de junio de 2017

VAMOS...



VAMOS...
DUNIA SÁNCHEZ
Vamos, los sucesos cotidianos lo estancaban sobra las manecillas de un reloj. Sin embargo decía vamos, no sé a quien, a el mismo tal vez. Vamos, tenemos que andar las planicies de la verde hierba que emergen a mis ojeras. El cansancio lo arrastraba en un columpio de ortigas. No, no se atrevía a moverse en el aroma de una primavera ahogada. Vamos, se decía. Se obligaba contundente a la verticalidad de sus alas. Desorientado, miraba su muñeca, no sabía a dónde ir. Oprimido por sus paredes era estática mirada en el infinito del universo. Los ayeres le retorcían la memoria dando a luz su sombra. Vamos, se decía él en el recuerdo cierto de una imagen que lo enamoró y la dejó pasar y pasar hasta el olvido. Ahora venía, entera, comiéndose algún helado ante él. La acaricio, se arrimó bajo las máscaras de su pasado y voló. Sí, danzó un vuelo enfermizo hasta el ataúd en espera de su nicho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores