jueves, 29 de junio de 2017

LOS DÍAS DEL ORGULLO NO GAY



LOS DÍAS DEL ORGULLO 
NO GAY
DAVID TORRES
Siempre que llega una de esas celebraciones laicas implantadas por el sentido común, no falta el disidente que exprese su desacuerdo ante la evidencia. Por algo el sentido común es el menos común de los sentidos. Así, cuando llega el Día del Trabajador, salta el tonto de turno diciendo que para cuando un Día del Empresario, y cuando toca el Día de la Mujer, aparece una legión de marichulos que claman por la instauración de su correspondiente Día del Hombre. Todavía no se han dado cuenta que el resto de los días del año, incluyendo domingos y festivos, están consagrados en exclusiva al Macho y al Empresario.

Así, el Día del Orgullo Gay (o más precisamente, Orgullo LGBT, que incluye a lesbianas, homosexuales, bisexuales y transexuales) reivindica no tanto el orgullo como el hecho de que ninguna persona debería avergonzarse de sus preferencias sexuales, sean cuales sean. Existe un Día del Orgullo Gay por la sencilla razón de que hay otros 364 dedicados al Orgullo No Gay, 364 jornadas consagradas a considerar la homosexualidad una aberración, un delito, una desviación, una enfermedad, un pecado, un crimen. En la segunda década del tercer milenio de la era cristiana la homosexualidad sigue siendo una conducta perseguida en buena parte del globo terrestre, desde la Rusia de Putin a la Polonia de Duda, por no hablar de los países, todos ellos musulmanes, donde la homosexualidad se castiga directamente con la pena de muerte: Arabia Saudí, Afganistán, Irán, Pakistán, Sudán, Yemen y Nigeria, según los últimos informes de Amnistía Internacional.

Con todo, en lo que respecta a nuestro entorno de raíz católica y cristiana, tampoco estamos para tirar cohetes. Un cura de Hospitalet de Llobregat, Custodi Ballester, soltó ayer mismo un discurso homófobo en mitad de una homilía en la que motejó a las fiestas del Orgullo Gay en Madrid con los calificativos de “podrido” y “pervertido”. De inmediato, ante las críticas suscitadas por estos comentarios antediluvianos, la asociación ultra HazteOír.org respondió a la alcaldesa de Llobregat amparándose en la libertad de expresión. La lista de desafueros y rebuznos de obispos y sacerdotes contra la libertad sexual es tan larga que enumerarla convertiría este artículo en una enciclopedia, pero no estará de más recordar que la confusión mental de algunos prelados, empezando por el obispo de Pontoise, les ha llevado a condenar la homosexualidad al tiempo que defienden prácticas tan repugnantes como la pederastia.

De la casta sacerdotal no cabe esperar otra cosa, como tampoco cabe esperarlo del PP, una formación que en estas cuestiones, por mucho que intenten disimularlo, siempre acaban por sacar a relucir su perfil más rancio, homófobo y asqueroso, simbolizado en aquella célebre disquisición frutal de Ana Botella, la de las peras y las manzanas. La semana pasada la Delegación del Gobierno de Murcia autorizó una manifestación de un colectivo neonazi en las mismas calles donde se celebraba contra el Desfile del Orgullo Gay, con el resultado de una serie de agresiones callejeras que bien podían haberse saldado con varias víctimas mortales.

Un par de días después, Aquilino Polaino, un catedrático de Psicopatología de la Universidad Complutense que increíblemente todavía conserva el título del graduado escolar, aseguró ante una comisión de expertos en el Senado que los gays suelen ser hijos de padres hostiles y alcoholizados y que hay muchas posibilidades de que la conducta homosexual se reproduzca en los hijos criados por padres gays o por lesbianas. No sabemos si Aquilino se refería también al entorno familiar de Javier Maroto, un alto cargo del PP a cuya boda con un hombre asistió la plana mayor del partido en una perfecta exhibición de hipocresía. A estas alturas Maroto se ha convertido ya en la excepción que confirma la regla, ésa que ha venido a confirmar que, en lo tocante a la homosexualidad, como en tantas otras cuestiones, el PP siempre actúa como el escorpión del chiste, clavándole el aguijón a la rana en mitad del río: “Lo siento, es mi carácter”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores