lunes, 26 de junio de 2017

MUJER E INTEGRIDAD



MUJER E INTEGRIDAD
EVA NAVARRO SAN LUIS
El camino de la mujer a lo largo de la Historia ha sido áspero y arduo, no exento a veces de fricciones y tiranteces. Mucho ha tenido que luchar y demostrar para abrirse paso en un mundo de hombres, sin embargo quiero abordar un aspecto que le afecta como persona, en cuanto que ha de ser lo que a otros les gustaría ver.
Ya no se trata de que la mujer se compare al hombre en cuanto categoría laboral y posición dentro de la empresa, equiparando su salario al del varón, sino del respeto y el reconocimiento que merece como persona.
A menudo se oye decir “tienes que alisarte el pelo porque así estás mejor”, “maquíllate para parecer más joven”, “usa esta ropa porque te hace más delgada”. Estos santos clichés los sufre y arrastra todavía la mujer del siglo XXI, vendiendo su imagen a expensas y capricho de una sociedad enfocada exclusivamente en la apariencia física y centrada en la competitividad. La mujer considerada como objeto, fuera de su papel de madre, esposa, trabajadora, estudiante, cristalizada en un molde impuesto desde fuera, ajeno a su verdadero ser y su naturaleza.


El nombre de Simone de Beauvoir, madame Curie, quedan tristemente pisoteados por esta frivolidad que se ha extendido como la pólvora y pasamos como el péndulo de un extremo a otro, de la inteligencia a la superficialidad, de la libertad a la esclavitud sexual, del reconocimiento a la humillación, a esa mujer que no puede ser ella misma en definitiva.
Los pilares que antiguamente tardaron tanto en levantarse para reconocer su dignidad, claramente retratados en el movimiento francés “ni putas ni sumisas” parecen tambalearse ante los ojos conformistas de aquellos que no saben interpretar qué es una escala de valores, que mal definen el término progreso o evolución, mientras las mujeres vuelven al pasado, a las pautas marcadas desde siempre y por siempre por un clan de hombres. A estas alturas hay que explicar qué es la feminidad a aquellos que no lo saben.
                   Para reflexionar

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores