viernes, 3 de agosto de 2018

SOBRE EL DIFÍCIL TEMA DE LA EDUCACIÓN



SOBRE EL DIFÍCIL TEMA DE 
LA EDUCACIÓN
Rafael ZAMORA MÉNDEZ
Se dice que, es imprudente, todo aquel joven que desperdicia sus frescos abriles,  rumiando que va a vivir mejor en el naufragado jardín de la marchitada vejez y, constatamos radicalmente persuadidos de que, cuando la adolescencia se enfría, es el mundo entero quien tirita.-
En estos censores tiempos que nos ha tocado existir hemos de prestar una esmerada atención, celoso cuidado y avispada vigilancia específica, para luchar a brazo partido contra el evidente problema intransigente y opresivo que hoy por hoy, sin misericordiosa clemencia, está hundiendo hasta el mismísimo descrédito a la nefasta SOCIEDAD.
El vergonzoso, centuplicado, desbaratado y rotundo fracaso del arruinado llamado AMBIENTE FAMILIAR, en los vigentes momentos, privativamente reales, nos obliga a ser forzados partícipes, pasmados testigos y... casi, casi, hasta mudos espectadores, ante las miles de cosas que vemos, escuchamos y, claramente, podemos comprobar.
Conviene procurar que, mediante una ejemplar educación, cada vez más necesaria y completa, las familias ofrezcan un modelo categóricamente convincente e imprescindible, para que la MORAL no se destruya esfumándose del orbe y, así, perdure guardándose las más sólidas bases hogareñas de las cuales, si lugar a la menor duda, aunque parezca funestamente riguroso, carecemos y tanto y tanto, a todas luces, precisamos,

Existe la deseada contingencia de un matrimonio vivido de manera plenamente conforme al antiguo método que monopolizaran nuestros honorables mayores, la generalidad de ellos, habitualmente piadosos o... radicalmente susceptibles que, al pie del altar, juiciosamente, supieron plasmar el sacrosanto ofrecimiento de comprometerse para toda la vida, con aquello tan reflexivo de... ”HASTA QUE LA MUERTE NOS SEPARE” y, “LO QUE DIOS HA UNIDO, NO LO ELIMINE EL HOMBRE”
Y cuando este último desventurado fracaso acontece, los más frágiles, los inocentes frutos de aquel perdurable y falso amor, concebida pasión desordenada lujuria, los cándidos hijos, son los quebradizos seres que pagan con sollozos de angustia, el alarmante descalabro doméstico, teniendo que cargar con las muy amargadas consecuencias de unos incompatibles padres, los cuales, después de unos prolongados años, contados días o cumplidos meses, ¡qué cosas amigos: SE LES ACABÓ EL AMOR!
El AMOR, A VECES, PUEDE REVELARSE CON PENETRANTES SEÑALES QUE HACEN SANGRE.
La palabra “AMOR”, nos hace pensar en dos que no quieren ser dos sino UNO, aunque muchos confundan ENCANTAMIENTO con ENAMORAMIENTO.
El verdadero problema en los matrimonios no es ni biológico, ni espiritual:ES ENTORPECIMIENTO DE AFECTO.
EL MATRIMONIO, VIENE A SER COMO DOS SURCOS QUE ESTÁN ABIERTOS PARA GUARDAR UNA MISMA SEMILLA, CAPACES DE DESAFIAR CON VALENTÍA, AL MISMO TIEMPO Y AL INEXPLORADO ESPACIO.
Los padres que educan sin cariño, son como enjambres de abejas sin miel.
La Educación supone más tacto que fuerza, más ternura que rigor, más cariño que cultura.
No hay que consentirles a los hijos todos sus caprichos, más bien, iniciarles a cumplir su deber.
Unos verdaderos padres, son aquellos que saben perfectamente manejar la disciplina y manipular como corresponde, la bienaventurada técnica del orden.
Lo mismo sucede con el caso de algunos frustrados maestros que, en esta perniciosa época, se ven fieramente achicharrados por determinados grupos de rebeldes alumnos, teniendo que soportarles con estoicidad, el calentamiento de la violenta hoguera que, por perversidad, arde en el impetuoso fuego de sus más insolentes desmanes estudiantiles.
¡Cómo nos hemos quedado, al conocer algunos recientes asuntos acontecidos con notoria brutalidad, en ciertas escuelas, colegios, academias y diversas entidades educativas, sitios y lugares, en donde los jóvenes son desnudamente maltratados, tanto por sus propios compañeros de clase, o....tal vez, raramente, de vez en cuando, por sus pertinentes y virulentos pedagogos o mentores!
Y... ¡la tremenda reacción de algunos contritos progenitores, ávidos de paternal reparación y desafortunada justicia, defendiendo con uñas y dientes, a sus resentidos retoños del alma!
Recordemos que nuestros mayores, ante cualquier inconveniente escolar,aunque tuviésemos toda la razón del mundo, jamás nos la daban, apoyando en todo momento al preceptor, obligándonos a pedirles disculpas y, a veces... ¡hasta sobrado perdón!
Tampoco hemos de ocultar que si tenían que reprocharles algo, cierta improcedente actitud hacia nosotros, (sin jugar al tute), claramente, les cantaban las cuarenta pero, ¡eso sí!, por nada del mundo, eran capaces de hacerlo delante de nosotros mismos.
Este delicado tema, es tan complicado y ambiguo que, mucho nos tememos, siempre nos será sumamente imposible el conseguir reflejarlo, como es debido y, correspondería sintetizar.
Al sabio arbitrio de nuestros considerados lectores de NACIÓN CANARIA, deponemos el sugestivo asunto que hoy hemos querido mostrarles, para que, ellos mismos lo juzguen, concentrándolo como es debido y, con toda confianza,  si así lo creen conveniente, dando a luz pública, en este mismo BLOG, su atenta , valiosa y agradecida opinión.

CON ESTOS NIÑOS MODERNOS,
SE TOCAN OTRAS GUITARRAS
QUE NOSOTROS SIN CUADERNOS,
TUVIMOS QUE DEFENDERNOS,
USANDO NEGRAS PIZARRAS!
HOY, LOS NENES PROLIFERAN,
CON CEREBROS SUPERIORES
Y DE BUENAS A PRIMERA,
DEJAN “KAO” A CUALQUIERA,
¡COMO EXPERTOS BOXEADORES!

***************************************************

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores