domingo, 8 de enero de 2017

LLUEVE



LLUEVE

DUNIA SÁNCHEZ


Llueve. No llevo paraguas, no importa, la inscripción de cada gota sobre mis ojos idos, de mi rostro ojeroso me da cierto ánimo. El viento aguarda tras las entrañas de una puerta que parece censurarse. Respiro el aroma de la danza de una tarde caída en los hombros agotados de monotonía. Ella junto a mí. No lleva paraguas. No nos refugiaremos en las cuevas tétricas al temblor de nuestros huesos. No decimos nada. No nos miramos. Camino lento saboreando el frescor de nuevos astros tras la ida de la calima. Todo es extraño, todo queda en un movimiento de nuestros ojos hacia nuestro interior. Pensamos lo mismo en esta jornada que empieza su final. Las calles concurridas, vagas siluetas tropiezan con mirada perdida en busca de algo. No entendemos el por qué el precipitarse cuando en campos aislados existen ecos de hambruna, de sequedad en sus manos. No, no lo vemos, lo meditamos. Un mal sabor se apodera de nuestro andar y retrocedemos, nos evadimos bajo ese techo que dará la fogata de la calma, del olvido.
Llueve. No tenemos paraguas, da lo mismo. Estamos empapadas, agua que corre por nuestra ropa. Estoy estática, ella está estática. Intocables somos perennes amantes de nuestro corazón, de nuestra alma ¿Tenemos alma? No sé, dolidas andamos por aceras mojadas con el rastro de una agonía, no lejos. Creo razonar lo mismo que ella. Esta atmósfera atrapada en una globalización demoniaca, en seres de injustas pisadas en el balancear de la vida. No me interesa lo que celebran por ahí. Liada a ella retomamos la dirección de nuestra casa. No soportamos los sueños hilados sobre muertes, sobre niños andando encima de clavos retorcidos. No necesitamos hablar, ya no. El tiempo pasa y el silencio conversa con nuestra reconditez. Será una noche larga para todos, tanto los que poseen ilusión como para aquellos que la existencia los ha arrastrado a la huída. Sí, huyamos de este mundanal atropello. Ya hemos llegado. Ella abre la puerta. Yo la cierro. Vamos hasta el salón y nos sentamos. Ahora nos miramos. Una lágrima cae a ras de su temblor. Una lágrima cae a ras de mi temblor.

1 comentario:

  1. Profunda y sentida prosa Excelente !!, es cierto ese consumismo tonto que nos invita a olvidar al otro, solo la lluvia pieder dar bálsamo a tu alma para avanzar y detenerte en aquel..., un abrazo Anghel, Felicidades Dunia muy bueno

    ResponderEliminar

Seguidores