miércoles, 4 de enero de 2017

ARDID, por José Rivero Vivas



ARDID
José Rivero Vivas
Con cuña y caña
-caña más cuña-,
hiende el Coloso
larga pezuña
en vientre añojo
de piel hirsuta,
que vino añejo
el tino ofusca
a quien proclama
su impronta zurda:
fino señuelo,
singular suma
de Amaro, niño,
albo as de cuna.

Premia el Coloso
al que especula
en detrimento
-tras turbamulta-
de Amaro lince.
Tropa minúscula
nutre el acoso,
necia murmura.
Hábil hazaña,
opción ilusa
de quien defiende
lentejas suyas,
bodrio revuelto
con asadura;
legión famélica,
con pirra y uña
pregona huera
lo que manduca:
ágape mixto,
colmo de musa.

Pasión volcada
con roña y murria,
fósil ungüento
de sorna burda;
son tertuliano:
cantosa música.
Fábula, cuento
de audaz centuria,
adagio vacuo,
voz de ultratumba,
saña rumbosa,
grave tortura,
torpe insistencia
y ofensa mutua,

Reina el Coloso,
con densa furia,
el orbe entero
en paz abrupta.
Mientes adeptos
su ley secundan
y unen sus fuerzas
contra quien turba
el orden dado en
legislatura.
Ceñudos miran:
Amaro en cura
de populismo
despierta el odio:
moho y horrura
de exclusas filas,
mendaz fortuna.

Truena el Coloso,
su hueste apura:
menguada crítica,
laxa medusa,
roma guadaña,
magra ventura,
batalla estéril
de inepta curia.

Distancia existe
en compostura
entre el Coloso
y la conducta
de Amaro, insigne
en fuero y ultra:
Ved este apego
de honda ternura
de los más sanos
en sí y cordura;
con decisión,
salvos se apuntan
al trueque divo.
Urge premura
por esperanza
de que así cunda
el bienestar
de moral única.
Artero artífice,
Amaro triunfa.

Ruge el Coloso:
¡Fin de amargura!
Un atentado,
y su figura
acaba rota,
metida en urna
de bel cristal.

Holgada excusa:
sentido escribe
literatura;
cita, al Coloso,
miles de hechuras
donde previene
el aura lúcida
que el mundo anhela;
mira y altura,
de almo deseo,
su seno ocupa.
Henchido, Amaro,
no quiebra nunca.
__

José Rivero Vivas
San Andrés, Tenerife.
Enero de 2017
_____






 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores