viernes, 13 de enero de 2017

LLEGÓ DONALD TRUMP Y MANDÓ CALLAR



LLEGÓ DONALD TRUMP Y 
MANDÓ CALLAR
FÉLIX POBLACIÓN

Después de estar acostumbrados al competente arte escénico y mediático de Obama, con esa triunfal despedida en la que exaltó el amor a los suyos al borde de la lágrima, la primera rueda de prensa de su sucesor puede que haya satisfecho a sus incondicionales más devotos, pero ha dejado a su protagonista a muy baja altura en lo que se entiende por libertad de expresión, tan ensalzada siempre en su país.

El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, se ha despachado como se advierte en el vídeo con el periodista Jim Acosta, de CNN, al que prohibió hacerle una pregunta, argumentando que ese medio difunde noticias falsas, por lo que, según Trump, no tiene derecho a formularle cuestión alguna. Tenemos, pues, a la máxima autoridad de aquel país imponiendo de modo ostensible y reiteradamente provocador la mordaza a un profesional de un canal internacional de televisión, algo que en cualquier otro Estado del mundo se hubiera considerado una actitud propia de repúblico bananero o dictadura tercermundista.

Como es de razón y obligación, CNN ha respondido de forma inmediata con un comunicado en el que se reafirma en la veracidad de sus fuentes, ignoro si añadiendo -además- la opinión que le merece semejante comportamiento por parte del presidente electo. De haber ocurrido esto en cualquier otra república latinoamericana desmarcada de la tutela del imperio, los medios serían un clamor de editoriales e indignados artículos contra semejante jefe de Estado.

Me temo que nada bueno se puede esperar de quien así se estrena, imponiendo silencio. Puede que sea la constatación a nivel simbólico de que a los políticos de esa escuela les importa un bledo quedar mal, conscientes como son del papel de marionetas que juegan a instancias de los poderes oligárquicos y financieros. ¿Qué otro tipo de poderes han llevado al mentado si no a la Casa Blanca?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores