miércoles, 16 de noviembre de 2016

¿Y SI MARIANO FUERA UN TRUMP?

¿Y SI MARIANO FUERA 
UN TRUMP?

ANÍBAL MALVAR
Señalé ya, en no lejana ocasión, mi asombro por la reacción en España de la derecha abstencionada y la izquierda abstencionista ante la victoria de Donald Trump. PP, Ciudadanos y PSOE no racanearon los más horrisonantes adjetivos de su lexieconomía para glosarnos su dolor ante la entrada en la Casa Blanca de un señor fascista con tupé rastrojo. A mí me pareció una reacción un tanto histriónica y exagerada. Es indigna de señores inteligentes esta actitud tan cobarde. Nadie puede simular miedo al lejano Donald Trump cuando acaba de conceder cuatro años más de Gobierno a Mariano Rajoy aquí al lado de casa.

El mundo de hoy se mueve entre dos corrientes mayoritarias: el facismo indisimulado y el fascismo disimulado. Los demás somos minorías y accidentes, y como tales hemos de comportarnos: con cierta molestísima indiscreción. La única diferencia que veo entre Trump y Rajoy es que el yanki dice lo que quiere hacer y el gallego hace lo que dice que no quiere hacer.

rajoyNos asombramos de que Trump quiera levantar un muro con México los que tenemos un muro asesino en Melilla; nos asustamos de las relaciones secretas Putin/Trump los que votamos al espía Mortadelo Fernández Díaz; aullamos por la muerte del Obamacare votando mayoritariamente a un partido (PP) que en un solo día de mayo de 2012 recortó por decreto ley 7.200 millones a la sanidad española; y salimos cuando hace bueno a la calle a protestar por la ley mordaza, esa que ha permitido estos días una enorme pérdida de tiempo, dignidad y dinero a nuestras arcas públicas. Me refiero a esa farsa de jucio al concejal Guillermo Zapata por repetir unos chistes populares en twitter. Ahora nuestras conciencias están tranquilas: Zapata, tan arrepentido el pobre, ha sido absuelto, no vivimos en el fascismo, España es una democracia, la ley es implacable con los culpables e impecable con los inocentes. Pero ya es de por sí fascista esta justicia que enjuicia a un señor por un chiste. Yo me lo tomaría como aviso. A lo peor al próximo Zapata le toca un tiempo político menos dialogante y le joden la vida sin que salga mucho en prensa.

garzonNo quiero dejar pasar la oportunidad de recordar a los asustadizos y escandalizados antitrumpistas españoles del PP, PSOE y C´s que en España se destituye a jueces por estudiar la historia. Y nadie se alarma de fascismo. Hace apenas tres o cuatro días, el comité de Derechos Humanos de la ONU exigió al Gobierno español explicaciones sobre la inhabilitación del juez Baltasar Garzón por investigar los crímenes del franquismo. Se conoce que a los europeos de ahí arriba les parece raro que se inhabilite a un juez por investigar un crimen, con lo entretenido e inofensivo que es juzgar un chiste.

Podría seguir durante horas explicando las razones por las que no me asusta en absoluto la llegada de Donald Trump. Nada de lo que promete me lo ha ido negando mi Mariano durante los pasados cuatro años de felicidad.  El fascismo moderno ya no te agrede, te obliga a acostumbrarte a él. Y, hasta que te meten en la cárcel por un chiste, es bastante llevadero. Comes y vives más o menos, y, cuando tienes tabaco, procuras que no se enteren tus vecinos, como hombre libre que eres.

Insisto en que me parece mal que el español medio del PP, el PSOE y Ciudadanos le tenga más miedo a Trump que a nuestro Rajoy. En un principio, porque se me antoja muy poco patriótico. Menoscabamos la capacidad para el mal de nuestros paisanos con demasiada ligereza, como acomplejándonos de nuestros logros nacionales. Nadie es profeta en su tierra, Mariano: incluso en tu España, asusta más Donald Trump.

A mí, quizá por pereza, me asustan más las cosas que no suceden tan lejos. Mi Mariano, o sea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores