lunes, 14 de noviembre de 2016

PODEMOS DERROTA A PRISA

PODEMOS DERROTA A PRISA

POR FERNANDO LÓPEZ AGUDÍN
Podemos no es el PSOE. Alentada por el éxito del golpe de Estado en el PSOE, Prisa planeaba iniciar un claro proceso de injerencia en los morados con vistas a readecuar Podemos en el formato diseñado por los 35 poderosos que configuran el núcleo mayoritario de sus accionistas. Tras Pedro, señalábamos hace poco, ¡a por Pablo! Colocando el punto de mira de la calumnia en el candidato Ramón Espinar, manipulando todos los datos sobre la compraventa de una vivienda de protección oficial, disparaba por elevación contra Pablo Iglesias con el fin de abrir hoy El País y los informativos de La Ser con el titular Errejón derrota a Iglesias. Publicada justo antes del inicio de las primarias madrileñas, para influir en la votación de los morados, ha sido todo un bumerán político que se ha estampado en el rostro de Cebrián, obligado a dar la victoria de Espinar.

Esta amplia intervención ha sido tan descarada que los militantes han acudido masivamente a votar contra Prisa. Al entender que ya no se trataba de elegir entre Ramón Espinar o Rita Maestre, sino de defender la independencia de Podemos, la reacción ha sido muy proporcional a la injerencia del diario oficial de los 35. Verse tratados como lo han sido los socialistas, ha reforzado el patriotismo de partido de quienes aún no son un partido. Tanto que la candidatura de Rita Maestre, utilizada objetivamente como percha por Juan Luis Cebrián, se ha visto perjudicada porque antes de que los militantes pudieran discutir sobre estos dos candidatos era prioritario quebrar la espina dorsal de Prisa. Baste que este lobby se inmiscuya en los asuntos internos para que Podemos cierre sus filas en torno a Pablo Iglesias.

Intervenir en el PSOE  ha sido bastante fácil para este lobby mediático porque su intervención comenzaba con la previa prohibición de votar a sus militantes. No podía serlo en Podemos dado que se trataba de unas primarias en la que  todos sus militantes podían ejercer el derecho al voto que tienen prohibidos sine día los socialistas. Probablemente, calculaban que duplicando el número de electores con la citada información tendenciosa perdería Ramón Espinar, pero al triplicarse como reacción a la intervención de Prisa han ayudado mucho a la clara victoria de Espinar. Cuanto más ha insistido , tanto en El País como en la Ser, en reconducir el voto de los morados madrileños, más apoyos ha enontrado el nuevo secretario general de Podemos en Madrid. La pregunta era obvia ¿ por qué le apuntan desde el búnker mediático de los poderosos?

Un año como el que todavia no ha terminado ha agudizado el olfato político de Podemos. Ha ocurrido lo que el dirigente antifranquista Simón Sánchez Montero contaba sobre su sus años mozos en Toledo en 1931. Convocadas las elecciones municipales que trajeron la II República, él y sus compañeros de trabajo no sabían a quien votar de los dos candidatos que se presentaban, hasta que el más viejo de ellos sugirió que se enterasen de cuál iba ser el voto del rico del pueblo, para así votar al contrario. Al lobby Prisa, tan desacreditado, le ocurre lo mismo. Su sí a un líder, proyecto o candidatura es leído como un no. Es cierto que, como dice  Iñigo Errejón, sus periodistas hacen su trabajo; pero no lo es menos que es editado, titulado y publicado por el equipo mediático habitual de los 35 entre los que incluso figura Rubalcaba en su Consejo Editorial.

Perdiendo la batalla de Madrid, como la han perdido igualmente en Andalucía o Extremadura, han perdido la que pensaban dar en la asamblea de Vistalegre en el inmediato invierno. La quintacolumna tendrá que esperar mejores oportunidades, porque lo que sí es cierto es que el cerco sobre Podemos se incrementará hasta que pueda constituirse como un sólido partido con una dirección sin fisuras y una línea progresista basada en la unidad de la izquierda como base esencial de una alternativa progresista. Los resultados de las primarias madrileñas, como la de las restantes comunidades que también las han  celebrado, indican un muy elevado grado de conciencia política de sus militantes evidenciado en que han resistido el ataque por tierra, mar y aire de Prisa sin apenas contar con artillería propia.

La conclusión es muy patente. Podemos ya no será lo que querían que fuese los promotores de esta nada irreal conspiración ajena a Podemos. No será un PSOE bis, ni se sumará al nombre de la cosa–  como llegó a denominarse al hundido eurocomunismo del PCI tras su fracaso– que algunos preparan en sus despachos para difuminar a los morados en un arco iris político que posibilitara impedir una alternativa progresista. No es que de estas primarias pudiera depender el futuro de Podemos, sino que dependía no solo el porvenir de Podemos sino también la derrota de la nada santa alianza, esa triple A, que comienzan a configurar estos días el PSOE secuestrado, Ciudadanos y el PP. Prisa podrá seguir aún nombrando secretarios generales, mejor dicho dando golpes de estado, en el PSOE; no en Podemos donde lo ha intentado con todas sus fuerzas, como se verá cuando se conozca, probablemente, toda la trama.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores