sábado, 12 de noviembre de 2016

PABLO IGLESIAS Y TRUMP SON LA MISMA PERSONA

PABLO IGLESIAS Y TRUMP SON LA MISMA PERSONA
DAVID TORRES
Este jueves Susana Díaz ha establecido una inesperada conexión entre Donald Trump y Podemos, y además lo ha hecho de oído. Dice que a ella y a montones de españoles les sonaba la musiquilla ésa de acabar con la casta corrupta, y que ese diseño melódico prueba de manera inequívoca que el millonario norteamericano y los descamisados que ocupan el Congreso tienen un origen común todavía no especificado. Dice que beben en la misma fuente de Coca-Cola. Hay evidencias a puñados, pero las dudas comenzaron cuando alguien señaló que todos se peinan en peluquerías alternativas, se visten contracorriente y han escrito libros contra el sistema.

De inmediato otro investigador presentó pruebas de que Trump anduvo de incógnito durante el 15-M, camuflado bajo un gorro de mapache y agitando una litrona mientras indagaba entre las diversas asambleas la mejor estrategia para hacer frente al Tea Party y hacer saltar por los aires el partido republicano. Las enseñanzas no cayeron en saco roto. Echenique le dio unas clases de golf y Trump estuvo a punto de adoptar a Errejón pero pensó que ya tenía suficientes hijos. Sin embargo, esta hipótesis no se sostiene ahora que Díaz acaba de sembrar la sospecha de que Donald Trump y Pablo Iglesias podrían ser la misma persona.

Para empezar, nunca se les ha visto juntos al mismo tiempo y en el mismo lugar, al estilo de Bruce Wayne y Batman, quienes, al igual que ellos, utilizan el truco del millonario vivalavirgen al que le importa todo un carajo para luego correr a su escondrijo y ponerse el disfraz de luchador callejero. La diferencia horaria entre Vallecas y la costa oeste ha permitido al magnate perfeccionar el truco de la doble personalidad, aunque unas veces no llegaba a tiempo de colocarse bien la coleta postiza y otras veces tenía que salir a los mitines peinado a manotazos. El hecho de que utilice discursos completamente distintos -unos en inglés, otros en castellano, unos contra los inmigrantes, otros a favor, según los dé en Wisconsin o en Barcelona- no debe llevarnos a engaño. Todo apunta a que Donald Trump es un peligroso agente bolivariano infiltrado en el sistema capitalista a base de populismo y dinero iraní, y apoyado por el aparato logístico de ETA. Decían que iban a asaltar los cielos pero de momento se conforman con la Casa Blanca.

Más o menos por aquellos días en que una perspicaz tertuliana retaba a Pablo Iglesias para que fundara un partido político, saliera de la Puerta del Sol y se instalara en el Congreso, a ver cuántos votos sacaba, Russel Steinberg, un imprudente visionario estadounidense, se burló de Trump diciéndole que se presentara a presidente. Ya ven que no hay vuelta de hoja. El impecable análisis de Susana Díaz coincide casi punto por punto con el de Albert Rivera, quien asegura que Pablo Iglesias se alegra del triunfo de Trump sin caer en la cuenta de que el primer español que le ha enviado un mensaje de enhorabuena a Trump ha sido Mariano. No parece muy probable que Pablo y Mariano sean el mismo político pero quién sabe. Lo que es un hecho es que Díaz y Rivera sí que beben del mismo botijo y por el mismo pitorro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores