lunes, 21 de noviembre de 2016

PODEMOS: REBELDES CON CAUSA

PODEMOS: REBELDES CON CAUSA

DAVID VELOSO LARRAZ*
Ayer en la inauguración de la Universidad de Podemos Castilla-La Mancha, participé en una mesa de debate sobre “Un Podemos Rebelde”. La necesidad de cuidar la esencia rebelde es una cuestión central para que Podemos no pierda el carácter impugnatorio que le caracteriza desde sus inicios. He empleado el verbo cuidar porque la rebeldía a pesar de su atractivo estético suele castigarse. Estamos ante una posición difícil de mantener, y por lo tanto precisa de cuidados por parte de la militancia. Todas las biografías que recogen reflexiones y discursos de ilustres rebeldes tienen en común señalar los conflictos que acompañan a la belleza de los movimientos populares cuando se arman de valor para impugnar el orden existente. Esta ambivalencia nos puede ayudar a comprender la lectura que debería hacerse de Maquiavelo y no quedarse con ese sentido perverso que suele darse a su conocida premisa, “el fin justifica los medios”.

La rebeldía no es una cualidad solamente inherente a lo que nace, a la juventud, sino es una actitud ante la vida, ante las injusticias. Muchos hemos oído: “si cuando eres joven no eres rebelde es que no tienes corazón, pero si cuando eres mayor no te has moderado, es que no tienes cabeza”. Esta frase cargada de un sentido común profundamente conservador es un canto a la derrota o en el peor de los casos al cinismo. En este sentido, comparto lo que decía Jesús Ibañez: “eso lo dicen los que no tienen cabeza, ni corazón”.

Podemos sigue siendo joven, pero ya ha madurado en siete procesos electorales que nos dejan profundos aprendizajes que precisan ser digeridos. Hemos tenido que correr y atarnos los cordones al mismo tiempo. Ahora es el momento de debatir el Podemos que queremos, parafraseando a Leonard Cohen, “Primero construyamos Podemos, luego asaltemos los cielos”. La lógica rebelde suele articularse así, dándole la vuelta a las cosas.

La necesidad de adjetivar la esencia rebelde de Podemos, se explica por las divergencias que han surgido dentro de nuestra formación durante este largo invierno que comenzó el 20-D y terminó en el proceso de las primarias de Madrid. Se cierra una etapa en la que salimos reforzados y en la que la unidad debe ser un compromiso para afrontar la Asamblea Ciudadana.

El eje radical-moderado es un marco impuesto y como todo marco impuesto, es un marco perdedor. Suelo responder cuando me preguntan si somos radicales o moderados, que no somos ni lo uno ni otro, somos y queremos ser una herramienta útil para la gente. El sistema está cómodo en la posición que le otorga el derecho a la pregunta, y al mismo tiempo, a no tener que dar explicaciones. El 15-M nunca entro en ese marco, de hecho nunca respondió a la pregunta definitoria, ¿qué era?

La tensión sempiterna entre reforma-ruptura y todas sus prácticas creo que es necesaria mantenerla viva y en equilibrio. Esta tensión también atraviesa los espacios políticos, como es el caso del debate entre la acción en las instituciones y la calle. La traducción de estas dos líneas que se cruzan se refleja en la hoja de ruta que nos marcamos desde los inicios: Podemos nació para poner las instituciones al servicio de la gente. Es decir, poner en valor la soberanía popular.

Darío Fo no entendía la virtud que se le otorgaba a los moderados. Y en su candidatura para cambiar Milán lanzaba un manifiesto titulado: ¡Yo no soy moderado! En este texto decía que el cambio siempre implica riesgos y que no ser moderado parecía ser un privilegio exclusivo de los jóvenes. Yo creo que es positiva la prudencia, el autocontrol, la templanza, el equilibrio, pero al igual que el actor y escritor italiano considero que para cambiar las cosas es preciso no ser moderados en política. La moderación está bien para un eslogan de una campaña publicitaria de la Dirección General de Tráfico que prevenir los accidentes por consumo de alcohol; no así, por ejemplo, cuando se trata de cumplir con las cuotas asignadas a cada Estado para acoger refugiados que huyen de países en conflicto.

A Podemos se nos supone rebeldes por naturaleza, pero esta rebeldía como a la naturaleza hay que protegerla. La rebeldía no puede quedar solamente en el campo de los discursos, la rebeldía se demuestra en los hechos. Llenar significantes vacíos puede ayudar en el ámbito de la comunicación, pero es más visual dejarse la piel para conseguir llenar una nevera vacía. Creo que en momentos de debilidad, que a lo largo de estas últimas décadas han sido muchos, apostar por ese juego del lenguaje es una táctica inteligente; no obstante, cuando disponemos de una herramienta de la potencia de Podemos no puedes estar jugando a la contra, es preciso reconstruir y crear nuevas palabras, definir horizontes, es decir, sacudirse los complejos y ser fiel a uno mismo.

La rebeldía se demuestra con compromiso como el de hoy, manifestando nuestra indignación frente a la sedes de Gas Natural. Es inadmisible que en el siglo XXI muera una persona a consecuencia de no poder pagar el recibo de la luz y por lo tanto verse en la necesidad de alumbrarse con una vela. España es la 4ª potencia económica de Europa y sin embargo son 7 millones las personas que padecen pobreza energética. Los Derechos Humanos no son recortables, no se puede dispensar ½ kilo de dignidad. Los suministros básicos deberían estar garantizados.

Podemos tiene que continuar llegando allí donde el resto de partidos no son capaces de llegar. Pero, no se trata sólo de cuidar nuestras virtudes, que ya se estudian en muchas universidades del mundo, sino qué hará falta también repensar nuestros errores. Sería recomendable en esta nueva fase volver a releer a los clásicos, rehuir de la historia y tener una perspectiva adanista a la hora de enfocar los retos y desafíos es síntoma de inmadurez. Nietzsche decía que “Lo que no te mata te hace más fuerte”, en el caso de Podemos es evidente, somos más fuertes.

Sería una torpeza leer a Podemos en términos numéricos, 5 millones y 71 diputados y seguir en busca del millón perdido. Lo que si debiera preocuparnos es que nuestra esencia rebelde se diluya o se amolde a los dictados de los que quieren cambio para que nada cambie. Decía Juan Carlos Monedero en una reciente entrevista que el problema de la izquierda había sido el divorcio entre la revolución, la reforma y la rebeldía. Este tipo de estrategias no son puntos de llegada, sino puntos de partida que en Podemos supimos unir y aunar como un sólo bloque capaz de reconocer e integrar las diferencias.

Ya sabemos que la capacidad de asimilación del capitalismo es proporcional a su capacidad destructiva. Hace tiempo que la palabra revolución sólo se escucha en los foros empresariales o en el ámbito político para hablar del ascenso neoliberal o ahora con el caso de los populismos de derechas, la revolución conservadora (un oxímoron en toda regla). La destrucción creativa que hablaba Schumpeter era esto.

¡Cuidemos la rebeldía! Es un valor que siempre da buenos frutos.

(*) Asesor Político del Grupo Parlamentario de Podemos Castilla-La Mancha

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores