martes, 8 de noviembre de 2016

"ÈPICA DE LA UNIVERSIDAD NACIONAL DE SAN MARTÍN"

"ÈPICA DE LA UNIVERSIDAD NACIONAL 
DE SAN MARTÍN"
EDUARDO SANGUINETTI,
 FILÓSOFO Y POETA ARGENTINO
Las convicciones solo resultan creíbles cuando se fundan en una trayectoria, tal el caso de la Universidad Nacional de San Martín, Centro de estudios y de conocimiento, de excelencia en el mundo... Centro de Estudios, de relevancia única, en el acontecer cultural y científico, de este Tercer Milenio.

Universidad Nacional de San Martín, asimilada desde su fundación, a la estatura ética, de quienes la fundaron, quienes supieron defender la educación, como derecho humano inalienable, sin analizar costos, conveniencias, adhesiones o rechazos, transitando una épica, asumida frente a los contratiempos previsibles, cuando se ponen en juego valores vetustos, anteponiendo instancias concretas de avanzar en conocimiento, que deviene en responsabilidad, que ha sabido asumir, sobre todo cuando los mandarines y mandaderos de la historia cocinada en las usinas de la especulación y la degradación, intentan malograr los ya hecho, lo ya concebido, con ánimos participativos.

Ya se conocen las dificultades que se tienen, cuando uno intenta comunicar excitaciones e inquietudes, desde un ambiente “totalmente en movimiento” a otro “enteramente parado”, desde un medio abierto a otro cerrado… sabemos, basta mostrar un mínimo de entusiasmo o participación frente a un país “que lo está poniendo todo en discusión” para que nos caiga, a quienes interrogamos, desde los bordes del acontecer del sistema necrótico, las reacciones de la iracunda pereza, las ironías de la periferia que se toma por centro, los escarnios del escepticismo “que la sabe lunga”…

Pero no nos engañemos, repensar la libertad de educar, instruir, formar, significa entablar un diálogo con la “falsa modestia”: sin problemas espectaculares, sin causas apasionantes, los diversos sectores de nuestra cultura política, están definitivamente arreglados, sumergidos en una fase de indefinido, satisfecho estancamiento y actitud paternalista de tintes inquisitivos, ¿cabe alguna duda? Sabemos muy bien que la ‘historia’ de la libertad de expresión avanza a pasos minúsculos, imperceptibles.

Como el enigma del oráculo, el metalenguaje en este milenio de las grandes muertes, colapsa aquello que sugiere, disuelve lo que toca, no responde a la razón y a la mesura, sino a la locura y la agonía, en la que se debate una humanidad, que asesina ideas e ideales y a los hombres y mujeres, ‘homo phenomenon’, ‘homo diversus’, ‘homo responsabilus’, ‘homo philosophicus’, etc., que conforman el ‘Homo Per Se’, el hombre que se autodetermina por y para sí, sin la rigidez del límite, ni la urgencia de una ruptura, tal el caso de educandos y profesionales egresados de la Universidad Nacional de San Martín, "Homo Per Se".

“Enseñar la condición humana debería ser el objeto esencial de cualquier sistema de enseñanza”, y eso pasa por tomar en consideración conocimientos que se encuentran dispersos entre varias disciplinas, como las ciencias naturales, las ciencias humanas, la literatura y la filosofía.

La Universidad Nacional de San Martín, un hito dentro de los Centros de Estudio de Argentina, deja muy en claro, una máxima, que me animo, en este instante a aplicar: "Hay que aprender a navegar en el océano de las incertidumbres a través de los archipiélagos de las certezas."

Adhiero a todo acto llevado a cabo por la Universidad Nacional de San Martín, devenido en salvaguardar a profesores y estudiantes, para que puedan instruir a generaciones que se acercan a una instrucción de privilegio, anteponiendo la grandeza y el sentido común, que creo aún tenemos. Con la educación de nuestros jóvenes no se juega, y pareciera ser la norma, puesta en acto del espectáculo de ciertos gobiernos, que tienden a modificar destinos de grandeza, con excusas y justificaciones cobardes y oportunistas, intentando, consciente o inconscientemente, hacer colapsar el sistema educativo, puesto en acto por este Centro de Estudios.

El pensamiento complejo es una unión entre simplicidad y complejidad, lo que implica procesos como seleccionar, jerarquizar, separar, reducir y globalizar. Se trata de articular lo que está disociado.

Espero que en esta palabras, nutridas de estremecimiento, que asumen la responsabilidad y prisa del instante, adhieren a la épica llevada a cabo por la Universidad Nacional de San Martín, inspiren a las autoridades, cuerpo docente y alumnos todos, a seguir viviendo, educando, aprendiendo, investigando y transmitiendo, desde el sitio que ocupa hoy en esta pobre sociedad degradada: “poéticamente y con sabiduría”, la instrucción y formación de profesionales, que se eleven sobre la media, esto es, los burócratas del pensamiento, que educan para la incertidumbre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores