lunes, 6 de junio de 2016

UNA LUZ BLANCA...

UNA LUZ BLANCA...

DUNIA SÁNCHEZ
Una luz blanca la envolvía, una luz blanca de ojos oscuros. Atrapada no supo que decir, la luz blanca seguía y seguía lamiendo su cuerpo, su espíritu. Como hija de las constelaciones tomaba forma humana entregándose más y más a ella. Su aroma era perfecto, su belleza algo extraño que nunca había visto. Liada a ella comenzó la danza, la danza que la nutria de vitalidad, de una calma excelsa sucumbiendo en el letargo. Hacía tantos años…sí, años en que la podrida singladura de sus soles solo la alimentaba de lágrimas. Lágrimas que caen y se agotan a ras de las mareas. Pero ahora
aquella luz blanca la envolvía, aquella luz blanca de ojos oscuros la animaba a dar sus primeros pasos donde nacen los violines exuberantes de la libertad, de una paz enraizada en su vientre


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores