jueves, 2 de junio de 2016

“NOSTRUM TEMPUS”

“NOSTRUM TEMPUS”

POR EDUARDO SANGUINETTI, 
FILÓSOFO
“Aquello que no puede ser definido,
no puede ser derrotado
TsunTzu

A días, de haberse celebrado, un nuevo aniversario de la Revolución de Mayo de 1810, propongo, instalado en antípodas a aquellos días donde el coraje y la libertad eran rutina, avanzar hacia un modelo de desarrollo integral compatible con el bienestar de las comunidades y la preservación ambiental, en jaque hoy, por el sistema neoliberal, divorciado de manera absoluta de la ecología y la denominada “preservación del medio ambiente”.

Demando, como habitante de este planeta, llevar a cabo, eliminar, el Consejo de Seguridad de la ONU, un organismo que se encuentra en antípodas a cualquier “práctica de la verdad” y de un “mundo a vivir”, el cual “en vez de asegurar la paz entre las naciones promueve la guerra y las invasiones de potencias imperiales para apoderarse de los recursos naturales de los países invadidos”, una coartada diplomática atroz, que justifica las invasiones neocoloniales, travestidas de “guerras humanitarias”.

¿Cómo es nuestra macabra experiencia de haber sido traicionados por democracias simuladas, puestas en acto hasta hoy? Traición, vale la pena aclarar, que no se agota en un paralelismo reductivo… ¿hemos aprendido que la estupidez es insondable, no tiene límites, es infinita?

El sistema neoliberal que reina, sin dudas, instala el paradigma que establece como razón primera del denominado ¿desarrollo?, el saqueo de los recursos naturales de los países menos ¿desarrollados?, a fin de producir, sin sentido vital, productos desechables, para los consumidores de todo lo que se les ofrece, luego de ser publicitados como panaceas de “un mundo a vivir”, ¿curioso no?… utilizar la misma frase, para fines anacrónicos.

Este paradigma del imperio y sus satélites, es decir quienes negocian y hacen pactos con la desmesura del sistema neoliberal, no solo conduce a estallidos sociales, pues los habitantes del mundo que no se pliegan a la mentira oficial, se están manifestando contra el régimen de una democracia que no desean y no les abastece de lo preciso y necesario para transitar una existencia que deba ser digna de ser experimentada.

Todo esto, sumado a un creciente desasosiego político indeciso y pragmático en el momento de tomar decisiones y no quedarse en la mera enunciación de buenas intenciones, ¡ya no!, los desastres ambientales, la desculturalización de las nuevas generaciones es un hecho, grave de por sí, pues la memoria no perdura y la historia oficial, fraguada en las usinas del pensamiento mercantilista, ha sentado reales, condenando a la humanidad, que habita el planeta hoy y a la futura a la miseria del conocimiento y de la ausencia de responsabilidad que deviene de este.

Y si deseamos permanecer en un mundo donde la mentira y la avidez sean erradicadas de una buena vez, demos espacio a la “práctica de la verdad” en libertad, pues uno sin la otra no tienen razón de ser, ni siquiera en lo lúdico.

Para finalizar, agregaré que la paradoja entre verdad y libertad es una cuestión de equilibrio, de prudencia, de política, de elección y en último término de libertad. Lo dejan en claro millones de seres que ya no adhieren a democracias fingidas procedimentales y sus patéticos representantes y dicen ¡no a la mentira institucionalizada!, ¡no a ser considerados estúpidos!, ¡no a las fábulas que nos entregan los medios corporativistas!, ¡no a las grietas de estadios sociales!, ¡no al hambre de los pueblos!, ¡no a los violentos y fanáticos de ideologías podridas que acechan!, ¡no a los improvisados voceros de gobiernos represores y explotadores!, ¡no a obedecer todo lo que atente a una rutina de vida en armonía y paz!, ¡no a los discursos de trincheras de actorcitos apuntalados por conductoras antiguas y putas asimilados al poder de las bestias!, ¡no a los mercenarios que amenazan y asesinan!, ¡no a presidentes ignorantes y esclavos de tendencias de imperios en putrefacción!, ¡no al premio otorgado a Magnetto, a “La Libertad de Expresión 2016”!… basta!, pero ¡no!, las estafas son ad infinitum.

Y he aquí, el momento culminante, en el que debo advertir “la sumisión de lo evidente”. Sumisión, que deviene en un pensamiento libre, al que no le interesa mucho influir en las masas ansiosas, hipnotizadas y prostituidas, ante toda la basura no biodegradable, incluidas las industria la cultura de un milenio degradante y degradado, que actúa de manera potente, en las redes sociales y medios de publicidad, haciendo nido en un inconsciente, que se disparará en un instante y por siempre, hacia un porvenir difuso, ahistórico, como el poder político neoliberal lo imaginó y efectivizó.

Desde los bordes, puedo decir, que las traiciones, a las que nos han expuesto los diversos gobiernos que soportamos como así también, sus corruptos dirigentes y funcionarios, me motivan a provocar un nuevo ‘juego’, acorde a nuevas reglas y normas de comportamiento, sin evasiones, ni ceremonias funestas… Porque, ¿qué otra cosa hacer ante la evidencia de lo que significa, la cotidiana y humillante utilización, de estos dirigentes traidores, funcionales a multinacionales, para quienes como yo, me opongo sistemáticamente, con recursos renovados, para efectivizar, las modificaciones de fondo, que jamás se llevaron a cabo?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores