lunes, 20 de junio de 2016

EL POPULISMO FUTBOLERO DE CIUDADANOS

EL POPULISMO FUTBOLERO 
DE CIUDADANOS

ANTONIO MAESTRE
Albert Rivera, Inés Arrimadas, Juan Carlos Girauta y Carina Mejías fueron las cabezas visibles de un acto de campaña de Ciudadanos en el Arco del Triunfo de Barcelona. Un mitin peculiar, sin discursos, en los que los protagonistas eran los jugadores de la selección española de fútbol que se enfrentaba a Turquía en la Eurocopa de Francia. Una gran pantalla con un marco naranja con la simbología de Ciudadanos que acaparaba las miradas de todos los asistentes del cine de verano improvisado en el que la primera fila era ocupada por los dirigentes de la formación naranja. Todos con la camiseta de la Roja, ellos con camiseta ancha y de cuello redondo, ellas con camiseta de pico, escotada y ceñida, ellos con el apellido visible, ellas con su nombre.

El motivo de este mitin futbolero era contrarrestar la decisión de Ada Colau de no poner una pantalla gigante para seguir el devenir de la selección española. Utilizar el fútbol como instrumento político para atacar al adversario, utilizar los sentimientos más cervales de los ciudadanos para beneficiar su opción política. Populismo de bufanda. Hacer política con el deporte. Lo que criticaban los miembros de Ciudadanos hasta ayer mismo cuando la ideología enarbolada era independentista.

El propio Albert Rivera en una entrevista en el diario Marca fue preguntado por la politización del fútbol. La respuesta del líder de Ciudadanos hablaba de otros, de los demás, los que quieren hacerlo y son irresponsables.

“Se intenta politizar y es un error. Cuando voy a ver al Barça, que es al equipo al que apoyo, quiero ver fútbol y no política. Para ver política voy al Parlamento”.

Juan Carlos Girauta, otro de los asistentes con su propia camiseta al partido-mitin de Barcelona, también criticaba la utilización del deporte para hacer política, contraponiendo a esa visión maniquea del deporte su sensatez. En una entrevista en la Cadena Cope dejaba claro que esa actitud debe estar erradicada de la vida pública.

“Un estado de fútbol sirve para ir a ver el fútbol, no para hacer política. Nosotros no vamos a los estadios con banderas de Ciudadanos y los independentistas van a los estadios con banderas de parte, no de un solo partido, pero de parte. Más allá de que sea legal o que sea ilegal, a mí me parece inconveniente”.
Captura de pantalla 2016-06-18 a las 10.57.45


La propia Inés Arrimadas, una de las impulsoras del evento, también criticaba que la política se uniera al deporte y establecía dos lugares de donde la política tendría que apartarse: “La política no debe estar en los estadios de fútbol, ni en las escuelas”. Una afirmación que, curiosamente, la hizo hablando de política en el diario Marca.

No ha habido miembro de Ciudadanos que no se hubiera mostrado contrario a politizar el deporte, y en concreto el fútbol. Fernando de Páramo, secretario de Comunicación de Ciudadanos, en un acto en Madrid con jóvenes acató la resolución judicial de permitir esteladas en la final de la Copa del Rey y pidió no politizar el fútbol.

“El fútbol no tiene que politizarse, el deporte tiene que estar aparte de la política”.

Desde que Juvenal utilizara su famosa alocución latina para hablar de los intereses de la masa, panem et circenses, han sido muchos los políticos y dirigentes que han utilizado el fútbol como herramienta para acercarse a la ciudadanía. El término populismo tiene muchos matices y es de un calado teórico profundo que puede ser utilizado en términos positivos o negativos, pero no hay que olvidar que el populismo también es de derechas, Trump, Macri y ahora Albert Rivera están evidenciando que esa deriva que apela a los sentimientos frente a la razón no es patrimonio de ninguna ideología.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores