domingo, 26 de febrero de 2017

"MACRI CACOFÓNICO"



"MACRI CACOFÓNICO"
POR: EDUARDO SANGUINETTI,
 FILÓSOFO
Sensación de “orfandad” muy concreta se siente en Argentina. Sensación de violencia se palpa y es latente en Argentina, mi país… se percibe de manera clara la falta de verdad, la ignorancia, la agresión, la justicia ausente, la desazón, la contaminación real y metafórica, la eliminación de la libertad de expresión. Se reprime y silencia a los que piensan diferente y también a los que piensan… parece que la consigna es: “no pensar”, “ser leve”, “mentiroso”, “traidor” y “cobarde”.

Mentir, acusar, descalificar, agredir, difamar, culpabilizar, dictaminar, decretar y expulsar mintiendo, siempre la mentira cual signo de una administración cacofónica, marcan la tendencia de comportamiento de los “neo-salvadores de una Patria para pocos”… Un tanto confundido, escéptico, pero consciente en intuición, no dudo ya que han existido pactos a espaldas del pueblo, nada ha quedado librado al azar. De otro modo no se concibe tanta impunidad de la plutocracia que manipula el destino de Argentina.

Ante el accionar de Mauricio Macri, quien ha convertido en hábito el ignorar al Congreso Nacional, con anuencia de sus integrantes, gobernando mediante decreto presidencial, adoptando decisiones de abierto nepotismo, es mi deber como amante de la democracia en pleno ejercicio de los poderes independientes, cual ciudadano libre, discrepar y denunciar de manera rotunda la puesta en escena del espectáculo “snob” mentiroso y ridículo de simulación y simulacro de este presidente y todos sus cómplices, al margen de las rutinas democráticas.

Maneras y modos al servicio de intereses muy particulares legitimándose en infringir la ley, actitudes tomadas con total y absoluto desparpajo, publicitadas y celebradas por las mercenarias corporaciones mediáticas de desinformación de los personeros de siempre y sus crías, absolutamente al margen del acontecer de la vida de la comunidad, sin aptitud ni actitud para recuperar la unidad de un pueblo, hoy fragmentado, dividido y enfrentado.

¿Por qué?, ¿para qué? se miente a diestra y siniestra acerca de logros jamás alcanzados, de promesas de campaña electoral sin cumplir… ¿no se conocían los informes de Panama Papers, cuentas offshore de Macri antes de que este especulador fuera elegido presidente de Argentina? ¿Las usinas de inteligencia y gobierno anterior han escondido todo al pueblo? Nos han traicionado y de qué manera, los militantes de la degradación y la humillación de los pueblos. Instancia habitual de gobiernos del mundo, pero con tal desparpajo, jamás.

He discrepado asimismo con el gobierno kirchnerista, al cual no he adherido, salvo en los logros sociales y en materia de Derechos Humanos, sin antecedentes a nivel planetario, en sus condenas efectivas a los genocidas de dictaduras y sus cómplices civiles; todo esto, habla muy bien del gobierno de Cristina Fernández, quien no ha cesado de accionar contra el olvido y la persistencia de la memoria, mal que le pese a los fascistas que hoy intentan instalar “otro relato” de la historia argentina, los ridículos “golpistas” que engrosan las filas del macrismo y sus aliados.

Sentir, razonar y pensar libremente, interpelar lo real como lo imaginario, asumir las responsabilidades teóricas y prácticas de vivir entre los hombres, existir en un Estado de derecho, donde se cuide a la comunidad en educación, salud, medio ambiente equitativamente en los límites de lo necesario y verdadero, para hacer de esta vida algo digno de ser experimentado.

No hay dudas de que Macri y su “corte de los milagros”, jamás lo instalarán cual práctica de gobierno. Basta remitirse a las noticias e informes acerca de negociados de todo tipo y calibre, siempre a favor de las finanzas del espantoso “clan Macri”, blindado desde siempre, por gobiernos dictatoriales, radicales, menemistas-peronistas y kirchneristas-peronistas y porque no decirlo, por faranduleros y divas de TV basura.

En toda esta trama de traiciones veladas, de artificios instalados para esconder la trampa, se manipula el estado de ¿derecho? paquidérmico al universalizar soluciones a problemas endémicos, a modo de consuelo de un pueblo con beneficios de limosna, o ¿soborno? Se sepulta así, el sentido de República y se elimina su destino.

Hemos aprendido que la estupidez es insondable, no tiene límites, es infinita. Me pregunto: ¿a qué hay que volver o ir, a la desesperación, al escepticismo ya existente o al exilio involuntario? Mezcla de huida, de equívoca esperanza en un ¿regreso sin gloria? Todo ya lo hemos vivido con la dictadura, el radicalismo-alfonsinista, el peronismo-menemista, la alianza De La Rúa y Cía. hoy potencializado con Macri cacofónico: todo conduce al nihilismo, al desarraigo, al exilio, a la anarquía, al estoicismo como forma y acto de vida-sobrevida.

Vivimos en una Argentina en situación de sumo riesgo, con las defensas bajas, un estado de cosas perfecto para que este sistema “totalitario” se haya instalado, trayendo consigo todo tipo de signos de tiempos de dictaduras, asimilado a nostalgias de disciplina o de obsesión de diferencia: la puerta abierta a fundamentalismos, racismos, academicismos y mesianismos camuflados de mentiras a repetición… y con la frecuencia en que se repiten los actos de vida y muerte según transcurren los siglos, pareciera que los básicos, los nostálgicos de inquisiciones, los creyentes por impotencia y cobardía, tienden a dominar, esclavizar, proyectando sus miserias y deseos de sojuzgar.

Tengan presente que el enemigo es inmortal, se replica en funcionarios de todas las especies y colores, incluso, se instala en el que parece ser disidente al régimen reinante, me remito a funcionarios y farándula. Hoy asimilados al gobierno de Macri o en simulada oposición… Ah!, no existe una democracia neoliberal, estimados lectores, es una alegoría al delirio, están divorciados desde siempre.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores