domingo, 18 de septiembre de 2016

¡Vaya tropa la del PSOE!


JUAN CARLOS ESCUDIER
Siguiendo las pautas más estrictas del suicidio asistido, una recua de dirigentes del PSOE y algún que otro de sus dinosaurios han salido en tromba a defender al presidente extremeño Guillermo Fernández Vara, muy afectado al parecer por las críticas que estaba recibiendo en las redes sociales tras manifestarse nuevamente a favor de la abstención de los socialistas en la investidura de Rajoy. Según el argumento de esas baronías tan críticas como sensibles, la libertad de opinión en el partido es sagrada, más aún que respetar las resoluciones de su comité federal en las que se apoya Pedro Sánchez para mantener su no al PP.
Las escaramuzas de los críticos, travestidos ahora en paladines de la libertad de expresión, vienen sucediéndose con regularidad kantiana, en muchas ocasiones con ribetes de auténtico golpe de estado. Su mayor preocupación no es el país, al que según afirman no se le puede someter a unas terceras elecciones, sino la posibilidad remota de que Sánchez el breve logre inesperadamente un acuerdo con Podemos y Ciudadanos que le convierta en presidente del Gobierno y arruine su proyecto de mandarle a freír espárragos y sentar a uno de los suyos en la secretaría general.
A Sánchez le han estado esperando cada noche electoral para darle el tiro de gracia y en vista de los fallos de la escopeta de feria decidieron dibujarle un bosque de líneas rojas infranqueables, similar al que hubiese pintado un loco con una tiza. Así, se rechazó primero la gran coalición el PP, se desaconsejó encarecidamente el pacto con Iglesias, y se prohibió expresamente el flirteo con los nacionalistas. El único camino era conseguir que Podemos apoyase casi sin rechistar un acuerdo PSOE-C’s y por si el imposible metafísico deja ahora de serlo se pretende añadir la coletilla de que con 85 diputados sólo cabe hacer oposición.
El asunto es que hasta la fecha sólo Vara se ha atrevido a propugnar abiertamente la abstención, porque los amotinados son rebeldes pero no tontos y saben que cualquiera de ellos sería lapidado por unos militantes que, en contra de las encuestas de encargo con las que se les ha bombardeado, están radicalmente en contra de seguirle pagándole a Rajoy el alquiler del chalet de la Moncloa.
Sus planes han ido cambiando con el paso de los meses. De pretender fulminar a Sánchez por la vía rápida para extender una alfombra roja a Susana Díaz, parece que pretenden ahora retrasar lo que juzgan inevitable, ya sea porque la orografía de Despeñaperros arrugaría a la esterilla, porque la sultana no las tiene todas consigo y le dan miedo las alturas o por la ambición sobrevenida de alguno de los conjurados, tal es el caso de García Page que, entre los suyos, se estaría postulando a la sucesión por eso de que el chico lo vale. Esa, al menos, es la opinión de Bono, que como tiene un hipódromo es de los que se reservan varios caballos ganadores.
De hecho, la idea que manejan es retrasar el congreso ordinario del partido por si la abstención no sale adelante y se llega a unas terceras elecciones en las que se inmolaría el cadáver de Sánchez para no quemar al sustituto con una derrota. O sea, el mismo cuento que el del Cid pero al revés.
Dado el panorama, al secretario general le quedan pocas opciones, a las puertas como está de los comicios vascos y gallegos, donde se esperan unos resultados que se presuponen malos y que podrían empeorar por ese ruido tan desagradable del afilar de cuchillos. Su único recurso es la militancia, a la que pretende someter cualquier acuerdo o desacuerdo, si es que le dejan. Sería curioso que los defensores de la libertad de opinión negaran ese mismo derecho a quienes pagan las cuotas

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores