jueves, 1 de septiembre de 2016

IGLESIAS SE MUESTRA ORGULLOSO DE RECIBIR EL ODIO DE LOS QUE MANDAN

IGLESIAS SE MUESTRA ORGULLOSO DE RECIBIR EL ODIO DE LOS QUE MANDAN

POR KAOS. ESTADO ESPAÑOL
El líder de Podemos carga con dureza contra Rajoy y C’s, “su filial naranja”. Tacha el acuerdo de “burla indecente” y saca pecho de ser “odiado” por “los poderosos”. Al PSOE, mano tendida y compresión. Agradece a Sánchez no haber cedido a presiones internas y externas para facilitar el Gobierno del PP pero le reprocha que no plantee alternativa.


Poco se ha parecido el Pablo Iglesias que subió a la tribuna el día de la investidura fallida de Pedro Sánchez al que lo ha hecho hoy. Al menos cuando se ha dirigido al PSOE. La situación tampoco es muy diferente, salvo porque el que fracasará esta vez será Mariano Rajoy. Las terceras elecciones parecen cada vez más posibles, al menos hasta que pasen los comicios en Galicia y Euskadi, y las posibilidades de evitarlas pasan por que el PSOE apoye al PP o porque los socialistas tengan a bien pactar con Unidos Podemos.

En esa bifurcación se mueve Pedro Sánchez, y el líder de Podemos le ha lanzado en el Congreso palabras de comprensión e incluso de agradecimiento por, al menos, no tomar el camino de la derecha. Lejos de recordarle a Sánchez que su partido es el de “la cal viva”, como hiciera hace cuatro meses, levantando ampollas, Iglesias ha mantenido el tono conciliador. “Para enfrentar al PP, nosotros sí somos de fiar y usted lo sabe. Lo ha visto en los ayuntamientos y en varias comunidades autónomas”, le ha recordado Iglesias a Sánchez.

“Su posición es muy incómoda. Algunos quieren prohibirle gobernar con nosotros y que facilite que gobierne el PP.  No ha sido capaz de elegir”, le ha reconocido antes de dedicarle un “elogio” por haber evitado esas “presiones”. “Usted ha mantenido su palabra y no habrá sido fácil. Le doy las gracias por no facilitar un gobierno del PP”.

A Rajoy: “No van a combatir la corrupción porque
ustedes son la corrupción”

Ya no se ha referido más a Sánchez, a quien ha invitado a pactar pronto en Galicia. En realidad, Iglesias ha cargado contra todos los demás. Contra Rajoy y contra Ciudadanos por la “burla indecente” del pacto al que han llegado, sobre todo en materia de corrupción. Un acuerdo por el que “no tendría que dimitir ni Chaves ni Griñán ni Luis Bárcenas”. “No les creo. No van a combatir la corrupción porque ustedes son la corrupción”, ha espetado a Rajoy.

Más que duro ha sido con el presidente de Ciudadanos. A Rivera le ha acusado de ser “la filial naranja” del PP, la “hipoteca naranja” sobre la que ya advirtió a Sánchez y de haber “perdido la credibilidad”. De “no ser de izquierdas ni de derechas, sino de lo que haga falta y de lo que les ordenen desde arriba”. “El chicle de MacGyver del régimen” porque “vale para todo”. “Usted no manda en su partido“, le ha llegado a decir Iglesias a Rivera.

Pero también ha criticado al PNV, que hoy dice que votará “no” Rajoy, pero de quien no se fía porque “no será la primera vez” que votan a favor de un gobierno del PP. Lo mismo le ha dicho a la antigua CDC.

A Rivera: “No es de izquierdas ni de derechas, es de lo que haga falta. El chicle de MacGyver del régimen”

Iglesias ha sacado pecho de que a Podemos “nadie le ha presionado” porque todo el mundo sabe que “no se nos compra ni cedemos a presiones de poderosos y sus asalariados. Nadie, absolutamente nadie concibe la posibilitad de que faltemos a nuestra palabra”, ha clamado Iglesias. “Por suerte la política no es esto. La gente importante está ahí fuera”, ha recordado como si las tercereas elecciones ya estuvieran convocadas.

Un cara a cara cargado de ironía

El líder de Podemos ha estado bien en el cara a cara con Rajoy, con quien le gusta debatir ─ha reconocido─, porque no es ambiguo, a diferencia de Ciudadanos o, a veces, el PSOE. “Somo antagonistas y eso me enorgullece”. Pero Rajoy tampoco se ha achantado en su réplica, con ironía, sorna y “retranca”.

Rajoy le ha explicado a Iglesias que, por más que lo intente de palabra, “no tiene el patrimonio de la gente ni de las buenas intenciones”, que peca de perfeccionista y de “estupendo” y que su discurso de poderosos y gente corriente es “viejo”. Le ha dicho que le parece muy bien “que levante el puño” pero “siempre que no sea obligatorio”, volviendo con ironía a agitar el miedo al comunismo que tan bien le funcionó en la campaña electoral. No ha faltado la alusión al gobierno de Tsipras en Grecia aunque, sorprendentemente, sí ha estado ausente Venezuela.

Quizás más dolorosa haya sido la respuesta de Iglesias, que le ha recordado ─para “vergüenza” en las filas del PP─ que quien obligaba a levantar el brazo durante 40 años fue Franco, un dictador con tantos ministros que, a su muerte, fundaron el partido que hoy se llama Popular.

Los recortes, la desigualdad, la pobreza y la claudicación ante poderes supranacionales como la UE, o directamente extranjeros, como Alemania, han sido la tónica general de los reproches de Iglesias y también del portavoz de En Comú Podemos, Xavier Domènech; de Izquierda Unida, Alberto Garzón; y de En Marea, Alexandra Fernández; las confluencias que integran el grupo confederal. Pero Rajoy ha respondido que, desafortunadamente, “desgracias tenemos los 46 millones de españoles”, y ha llegado a pedir al líder de IU que, “de vez en cuando hable bien de España”.

“El problema no es personal, si no los resultados de su Gobierno”, le ha explicado Iglesias al presidente en funciones, a quien le ha pedido “autocrítica” y le ha recordado que, cuando no puede salir de la crisis económica devaluando la moneda ─algo de lo que Rajoy se enorgullecía─ ha decidido salir devaluando los salarios. “Este debate no va cambiar su suerte, señor Rajoy”, le ha vaticinado. “Nosotros nos preocupamos de generar confianza en la gente, mientras que ustedes buscan la de los mercados y la de los socios europeos. Son dos concepciones de la política”, ha afirmado el líder de Podemos.

http://www.publico.es/politica/pablo-iglesias-cal-viva-al.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores