domingo, 29 de mayo de 2016

ESPAÑEZUELA Y VENEZPAÑA

ESPAÑEZUELA Y VENEZPAÑA

ANÍBAL MALVAR
Queridos habitantes de Españezuela: os envío la presente para haceros una pregunta: ¿dónde estaría hoy en nuestro país un señor que osó secuestrar a un ministro de Interior y Justicia, sacándolo de su casa a golpes ante la mirada de sus hijos de seis y nueve años y su esposa? ¿Qué condena recaería sobre alguien que osara aquí hacer lo mismo, secuestrando a Jorge Fernández Díaz ante los bellos e inocentes ojos de su ángel de la guarda Marcelo? ¿Le llamaríamos preso de conciencia?

Leopoldo López así lo hizo en 2002, siendo alcalde de Chacao e instigador del intento de golpe de Estado que intentó acabar con el régimen de Hugo Chávez durante aquellas calendas. De aquella alcaldía salió inhabilitado por malversación, en una sentencia que, es verdad, fue cuestionada por organismos tan irreprochables como Amnistía Internacional. Más tarde, en 2014, fue instigador de una revuelta en Caracas que se saldó con 43 muertes. Para hacernos entender, Leopoldo López es el Arnaldo Otegi de la oposición venezolana. Con una diferencia: López fue amnistiado por Hugo Chávez en 2007 por el secuestro del ministro, y pudo proseguir su carrera política. Y además es multimillonario.

Los vínculos de Españezuela con Venezpaña parecen evidentes. Tanto que empiezan a apestar a colonización. No me extrañaría que, en breve, Nicolás Maduro pusiera en marcha un procés independentista con sus plazos, sus esteladas y sus pitadas al himno.

La Razón dedicaba este viernes toda su página editorial a nuestro país vecino, pero con parada en Granada. No la caribeña, sino la andaluza, que con lo fina que se nos ha quedado la frontera atlántica se pueden confundir. La capacidad de Paco Marhuenda para converger disyuntivas intelectuales no deja de asombrarme. Aplaude el director planetario el viaje a Venezpaña de Albert Rivera, pero añade que “su censura a Podemos debe ser refrendada con hechos. Basta con que rectifique y ayude a cambiar el gobierno de ayuntamientos en los que ganó el PP, pero que están gobernados por el PSOE con apoyo de la formación de Iglesias gracias a Ciudadanos. Y hay unos cuantos, para comenzar Granada”. O sea, la ciudad en la que se descabalgó al PP porque su alcalde y su concejala de urbanismo fueron detenidos por corrupción. Detallitos banales que no deben enturbiar nuestra percepción de los insignes sujetos que nos gobiernan como dios manda, ¿verdad, Paco?
LAS GUERRAS DE NUESTROS CEBRIANES

Asombroso alumbra esta mañana El País. Se conoce que la final de esta noche los ha puesto tan conciliadores que hasta suenan franquistas. En su segundo editorial, Ganemos se encona, analiza las iniciativas del ayuntamiento de Madrid sobre el asuntejo ese de la memoria histórica con vozarrón de memez histérica. “Algunas iniciativas vinculadas a la memoria histórica se utilizan para aprovechar sus contenidos emocionales y avivar así las fronteras ideológicas entre unos y otros”, nos ilustran.

O sea, que los 40 años de dictadura, abusos, corrupción y asesinatos han de ser tratados sin contenido emocional. Como los papeles de Panamá, por ejemplo. Quizá se olvida el diario de Cebrián de que lo emocional, a veces, es lo que da contenido a la Historia. De hecho, los 140.000 desaparecidos del franquismo no han vuelto a tener jamás emociones, que se sepa. Aunque a mí me gustaría pensar que sí.

Prosigue el editorial: “Lo que Ganemos explota así es una guerra cultural que busca alimentarse de los viejos rencores del pasado”. Vale. Reduzcamos nuestra guerra civil a “guerra cultural”, como dice el diario. Al fin y al cabo, parte de razón lleva el argumento, pues una de las cosas en las que madrugó más el franquismo fue en quemar libros y matar intelectuales: más cultural no pudo ser esa guerra. Reclama El País consenso, y no reconstruir “las trincheras reales”. ¿Consenso en qué? ¿En intelectualizar un genocidio a golpes de olvido y de corrección política? Intentémoslo con los nazis y avisemos a la Merkel y al apolíneo Netanyahu, solo para ensayar. Existe una ignorancia llamada consenso y una ciencia denominada Historia. Ponga el lector la equis donde más le plazca.

Adiós, soberanía

Ataca feroz estos días la oposición de Venezpaña a la oposición en Españezuela. Nuestros vecinos de frontera (obviando esa excrecencia llamada océano Atlántico), anuncian estos días la creación de una comisión mixta parlamentaria, integrada por la Comisión de Política Exterior y la de Contraloría o Tribunal de Cuentas, que va a analizar la horripilante financiación venezolana de Podemos por parte del pajarito de Maduro. Y todos nuestros periódicos de papel aplauden la iniciativa. O sea, los de Leopoldo López y Capriles ponen en cuestión la independencia y capacidad de nuestros jueces, que ya casi en media docena de ocasiones han archivado el caso por delirante. El corta y pega youtube de Eduardo Inda está en sede judicial por mentiroso, incluso. Y aquí nadie dice nada. Los millonarios venezolanos van a juzgar a nuestros representantes electos y a nuestros jueces, y el patriotismo español se regodea tan tranquilo. ¿Qué fue de aquello llamado soberanía nacional? Quizá sea otra guerra cultural, esta con Venezpaña. Como aquella otra de los muertos en las cunetas y tal. Alucino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores