sábado, 21 de mayo de 2016

CRÓNICAS VENEZOLANAS

CRÓNICAS VENEZOLANAS

DAVID TORRES
En un capítulo de Crónicas marcianas (la gran novela de Ray Bradbury, no confundir con aquel ciclo de bazofia casposa que perpetró Sardá en defensa de la oligofrenia), los astronautas terrícolas se encuentran en el desierto de Marte con la réplica exacta de un poblado yanqui de los años veinte y ven a sus amigos y familiares fallecidos muchos años atrás que han regresado a la vida para recibirlos. Creen que Marte es el más allá, el infierno de los muertos, el paraíso soñado y prometido, hasta que comprenden, demasiado tarde, que no son más que deseos y recuerdos extraídos de su subconsciente.

Del mismo modo, en la campaña electoral que se avecina -al igual que en la anterior- Venezuela se aproxima como el infierno posible del planeta España, un futuro alternativo y terrorífico que sucederá sí o también en caso de que la izquierda se haga con el poder. El pasado diciembre, en la plaza de toros de Las Rozas, Mariano se trajo de telonero a Leopoldo López Gil, padre del opositor encarcelado en Venezuela por diversos cargos y auroleado por el prestigio de preso político (si la cárcel tampoco lo hubiera impedido, Mariano podía haber llevado de telonero a Otegi por los mismos motivos). El gentío que abarrotaba la plaza -dos orejas y dos banderas por persona- al principio no entendió muy bien la jugada pero en seguida se sumó a la estrategia del líder supremo. Como los astronautas de Bradbury, Mariano se había embarcado en la odisea de redescubrir Venezuela e incluso en la de fundar Caracas en pleno centro de Caracas.

Es lógico que Mariano hable de Venezuela en lugar de hablar de la deuda que acaba de superar el 100% del PIB por primera vez en un siglo gracias a sus desvelos. O de la trama de corrupción criminal que ha saltado como una riada de mierda desde la Fiscalía al hacerse público el sumario de la Operación Púnica. Aun así, y aunque los periódicos españoles esta semana parezcan impresos en Caracas, las menciones a Venezuela de algunos políticos españoles en la precampaña empiezan a ser alarmantes. A Mariano Venezuela no se le cae de la boca, Felipe González ha ido a Venezuela, Zapatero ha ido a Venezuela y hasta el propio Albert Rivera tiene previsto un viaje la próxima semana a Venezuela. Albert va a pedir un revocatorio contra el gobierno de Maduro, en lugar de pedir uno contra Putin y otro contra Kim Jon-ung. A la derecha española le molestan mucho las dictaduras, excepto la de Franco, que sigue bien de salud, gracias. Hace unos días hasta votaron en contra de colocar una placa que recordase a las víctimas de torturas en la antigua sede de la Dirección General de Seguridad, en la Puerta del Sol.

Esta machaconería de ultramar ha acabado por enfadar al presidente Nicolás Maduro, que ha amenazado con venirse a España y arrasar en las elecciones, una posibilidad nada desdeñable ya que tiene lo único que le falta actualmente al PP: un bigote. Venezuela, que se independizó allá por las primeras décadas del siglo XIX, podría reclamar la anexión de España como provincia. En esa realidad alternativa Mariano correría el peligro de que lo tomaran por presidente de Brasil, por ejempo. Mientras tanto, el resto de Latinoamérica parece una balsa de aceite, aunque Honduras tiene la triste fama de ser el país más peligroso del mundo y hay días que México, más que país, amanece narcocorrido. De seguir insistiendo en confundir naciones a este ritmo, en Génova pueden empezar a correr sobres llenos de bolívares y a llenarse los pasillos de misses despampanantes. Por mucho menos que eso, Jose Mari empezó a hablar con acento texano, como en aquel anuncio de Fritos, muy buenísimo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores