miércoles, 18 de mayo de 2016

EN TU BÚNKER O EN EL MÍO

EN TU BÚNKER O EN EL MÍO

DAVID TORRES
En el número de mayo de la revista Vanity Fair, Bertín Osborne confesaba que Adolf Hitler sería “su entrevista soñada”: “Saber lo que tiene un tío como ése en la cabeza debe de ser surrealista”. Unas pocas preguntas después admitía que no entrevistaría en ningún caso a Nicolás Maduro porque “a sinvergüenzas y delincuentes, procuro no tenerlos cerca, y entrevistarlos menos”. Esta es una versión ficticia de esa entrevista soñada de Bertín con el Führer.

-Pasa, pasa, Bertín, que estás en tu búnker.

-Gracias, Führer. ¿Le molesta que le llame Führer?

-No, mejor llámame Adolf. Y tutéame, hombre, que soy muy campechano.

-Pues en los discursos esos antiguos se te ve rugiendo y casi echando babas. Da un poco de miedo, la verdad.

-¿En Nüremberg? Bah, estaba todo ensayado. Fue una idea de Goebbels, que era muy exagerado. Me decía: “Muy bien, Adolf, muy bien, pero procura echar más espuma por la boca. Tienes que ser un Führer del método”.

-¿Te molestó la parodia que te hizo Chaplin en El gran dictador?

-No. Lo que me molestó fue que dijera que yo había plagiado su bigote. Yo el bigote lo llevo así desde los cuatro años.

-¿Tú ya querías ser Führer de pequeñito?

-No, yo primero quise ser pintor, pero me rechazaron en la Academia de Bellas Artes de Viena. Hubo un tiempo en que me dediqué a vender postales en los cafés. Luego ya me dejé de tonterías, senté la cabeza y me dije: “Adolf, tú lo que tienes que hacer es fundar el III Reich y salvar al mundo de la amenaza judía”.

-¿Este cuadro lo pintaste tú?

-Sí.

-Ah, pues es muy bonito. La virgen con el niño Jesús.

-Mi madre era una católica devota y a mí siempre me gustaron los niños. Mira, mira la cantidad de fotos que tengo aquí con críos. Eso de fotografiarse con niños en campaña lo inventé yo.

-Mucha gente no se acuerda de que llegaste al poder gracias a unas elecciones.

-Bueno, al poder llegué antes, gracias a la Bayer, la Siemens, la AEG, los Krupp, en fin, las grandes empresas y los grandes banqueros alemanes. Esa es otra de las grandes lecciones que aprendieron de mí los políticos modernos. Primero, besa mucho a los niños. Segundo, apoya al dinero y el dinero te apoyará a ti.

-Entre los banqueros que te apoyaron, ¿no había bastantes judíos?

-Sí, bueno. Pero eran más banqueros que judíos.

-No caigo.

-Ya caerás. Mira, ¿te gusta mi pista de tenis? Aquí jugamos partidos de dobles, Goebbels y su esposa o Göring y su querida contra Eva Braun y yo.


-¿No tienes futbolín?

-Anda, no seas chorra. Ven, que te enseño la cocina.

-Ah, muy grande, muy elegante. ¿Y qué vamos a cenar?

-No sé. Espera a ver si Eva ha dejado algo de sopa en la nevera. Pues no. Tendremos que llamar a la pizzería.

-¿Tú no sabes cómo se enciende un horno, Adolf?

-Yo de hornos ni idea, Bertín. Eso era cosa de Himmler o de Eichmann.

-Pero yo creía que los nazis erais muy de hornos.

-No, hombre, eran otra clase de hornos. Luego te explico.

-Si te apetece, he traído jamón de Huelva.

-¿Jamón? ¿Pero qué dices? Yo soy vegetariano estricto.

-Ah, lo siento, no lo sabía.

-La ingesta de carne, lo mismo que el tabaco, no trae más que malos pensamientos e ideas violentas. Yo soy un pacifista nato.

-Coño, no lo parece.

-Entonces, ¿pedimos una lasaña de verduras?

-Por mí está bien. Oye, mientras esperamos, ¿a ti qué te parece cómo lleva Merkel la cosa?

-Bien, bien, el IV Reich va viento en popa. Muy wagneriano todo. Le hace falta más mano dura, pero en general bien. Se ve que es un tío que sabe de qué va el asunto.

-Pero es una mujer, Adolf.

-¿En serio?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores