sábado, 21 de mayo de 2016

EL PP ESTÁ MUCHO MÁS PERDIDO DE LO QUE NOS DICEN

EL PP ESTÁ MUCHO MÁS PERDIDO DE LO 
QUE NOS DICEN
CARLOS ELORDI

Rajoy, en un acto preelectoral de su partido esta semana. EFE
Por mucho que insistan algunos sondeos, no es para nada seguro que Rajoy y el PP no vayan a sufrir un nuevo revolcón electoral. Su despliegue propagandístico es espectacular, su influencia en los grandes medios tan grande como siempre, o más, pero sus debilidades políticas se agudizan cada día que pasa. Cuando parecía que se iban a comer el mundo, han hecho el ridículo prohibiendo la estelada. Sus amigos de Bruselas les han evitado el bochorno de multarles en plena campaña electoral por incumplir los requisitos de déficit. Pero pocas horas después ha sido nada menos que José María Aznar quien les ha advertido, él sabrá por qué, que la falta de rigor fiscal del Gobierno puede llevar al desastre a la economía española. Y la crónica de la corrupción se enriquece cada día con nuevos capítulos clamorosos. Es muy difícil que un partido mejore sus resultados con esas cosas, y unas cuantas más, a su espalda. Aunque algunos millones de ciudadanos estén dispuestos a mirar hacia otro lado.

En la noche del 20 de diciembre del año pasado, hasta los más escépticos tuvieron que aceptar que quienes decían que el PP se iba a llevar un batacazo formidable no confundían sus deseos con la realidad. Que la idea de que un voto oculto conservador al final le sacaría las castañas del fuego carecía absolutamente de fundamento. Que ese día el PP obtuvo todos los votos que podía. Que no tenía nada más en donde rascar. Pero ahora, o en el último mes como mucho, los sociólogos de la corte se han sacado de la manga que el electorado de Mariano Rajoy está creciendo, que la posibilidad de la suma de escaños del PP y Ciudadanos puede darle la mayoría. ¿De dónde se han sacado esa teoría?


¿Qué han hecho en estos meses ese partido y su líder para merecer un premio? ¿Por qué un sector del electorado moderado que votó PP en 2011 y se abstuvo el 20-D o escogió a Ciudadanos, al PSOE y hasta a Podemos, debería ahora abrazar la causa de Mariano Rajoy? ¿Porque se refugió cobardemente en La Moncloa huyendo de mojarse en la dura tarea de intentar pactar para evitar la repetición de las elecciones, es decir, porque se negó a hacer política?

¿Cuántos electores catalanes engrosarán el voto del PP tras comprobar que el Gobierno está cada vez más perdido en su asunto, que un día hace que habla con dirigentes soberanistas e independentistas y al día siguiente da el palo de la estelada? ¿Cuántos valencianos se arrepentirán de haber votado PP el 20-D tras lo que está saliendo a luz sobre la corrupción de ese partido en su comunidad? ¿Y cuantos madrileños, cuando los escándalos hasta empiezan a poner en duda la supervivencia futura del Gobierno de Cristina Cifuentes, el de la “regeneración? ¿De dónde va a sacar nuevos votos el PP andaluz que sigue incapaz de renovar el equipo dirigente que le ha llevado al desastre y que encima tiene que cargar con la dimisión del alcalde de Granada y con los desmanes de Miguel Arias Cañete, un perfecto exponente de esos ricos de siempre que tan mal caen por esos pagos? ¿O el canario, tras el papelón que ha hecho José Manuel Soria y el posterior escándalo de su amigo el juez Alba, que en la prensa de las islas han abierto la caja de Pandora de todo tipo de sospechas? ¿O el vasco, ya prácticamente hundido en la marginalidad, salvo en Álava?

Está claro que al PP le quedan Galicia y Castilla y León. Y la posibilidad de que una buena parte de los siete millones de ciudadanos que les votaron en diciembre vuelvan a hacerlo en junio. Pero puede perder unos cientos de miles y también unos cuantos escaños: sólo la coalición Podemos-IU le quitaría cerca de una decena si se repitieran los resultados.

En Génova deben saber eso y mucho más. Pero han instruido a sus huestes partidarias y mediáticas para que no se note. Y han diseñado una campaña supuestamente agresiva para transmitir la sensación de que son fuertes y están convencidos de que saben lo que se hace. Sin embargo, sus debilidades y contradicciones siguen saliendo a la luz, por mucho que se empeñen en ocultarlas. Sin entrar en juicios de intenciones, está claro que José María Aznar no se habría lanzado tan abiertamente contra Rajoy como lo hizo ayer si no tuviera muchas sospechas de que el barco hace aguas. Por muy poderoso y autónomo que dicen que se siente, aunque también habría que comprobar la solvencia de tales impresiones.

¿Y qué decir de las últimas ocurrencias que los asesores de Rajoy han puesto en boca del presidente del Gobierno en funciones? ¿De su anuncio de que bajará los impuestos que hizo el mismo día que Bruselas le decía que España tendría que hacer 9.000 millones más de recortes? ¿Y de su advertencia de que las pensiones corren serios riesgos, tras años de desmentidos a quienes sugerían eso mismo? A tales incoherencias habría que añadir su afirmación de que la prohibición de la estelada no era “de su competencia”. Porque sí lo es, y cómo. Pero la cosa sería aún más grave si no se hubiera enterado de la decisión de su delegada del Gobierno.

Todas y cada una de esas notas apuntan a un Rajoy que no controla demasiado la situación. Y girando en torno a un personaje así, como el PP ha decidido que ocurra, su campaña electoral no va a dar muchos frutos. Estará sometida constantemente al riesgo de que un acontecimiento, del tipo que sea, la arruine de un día para otro. Por muchos eslóganes tremendistas que lancen sus vídeos, Rajoy da cada vez menos miedo y puede que dentro de unas pocas semanas termine siendo un personaje patético. Y son cada vez más los empresarios y los economistas que dicen abiertamente, aunque los medios masivos no lo recojan, que el éxito económico que proclama el PP es en buena medida un camelo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores