jueves, 3 de marzo de 2016

VIENES...

VIENES...

DUNIA SÁNCHEZ
Ah, como vienes a mí. Con tu ventisca entremezclada con pedazos de hielo. Sobre mis espaldas pesa tu malestar, tu incontinencia a ser violenta zarpa que me subestima. Aquí te espero con los brazos abiertos. Ya sé que estas aquí. La tempestad acaba de empezar. Para ti todo igual. Para mí la lucha contra la voracidad de mirada. Me miras, así…de reojo, con la ardiente sangre que tizna tu boca en desagradables palabras. No. No, hoy seré muralla que nubla tus deseos de daño. Me levanto tras el mal sueño de tenerte a mi lado.  Hace frío bajo este techo y tu ahí. Cierro puertas. Cierro ventanas. Pero tu brusquedad son cristales rotos, puertas que se abren y se cierran, que se cierran y se abren.  No sé si irme. Quieres atraparme con tu sucia lengua. Con tu olor de daño. No más. Estoy harta. Vete…vete, te digo.  En mi debilidad he edificado placas de ortigas que impiden tu paso ansioso. Ya está bien. Aléjate, digo. Aléjate para no verte más. Sabes, hoy he nacido. Sí, nacer…bajo las insomnes estrellas que dan aliento para continuar, para seguir por esas veredas verdes, muy verdes de boscajes mágicos. Ahí penetraré y los espíritus benignos de la paz, de la libertad me darán aliento. Tú no tienes nada que hacer, solo, la muerte. Que venga la muerte ante la bestia negra de las manos. Que venga rápido, muy rápido…yo, aquí. Dentro de este bosque que me nutre, que me endereza para seguir mi vida. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores