sábado, 5 de marzo de 2016

SOBRA DINERO EN EL MUNDO

SOBRA DINERO EN
 EL MUNDO
La economía global ha creado dos realidades paralelas en la que los que tienen el dinero no saben cómo sacarle rentabilidad mientras la llamada economía real languidece por falta de inversión


Vivimos en una economía globalizada, donde el capital es lo único que goza prácticamente de libre circulación, a diferencia de las personas. De ahí que los problemas en países lejanos, hoy llamados “emergentes”, tengan un impacto directo en Europa y viceversa. En este sistema existen dos realidades paralelas, que tienen puntos de conexión, pero que, hoy por hoy, viven de espaldas la una de la otra.
Por un lado, está el mundo del dinero. Hay tanto capital acumulado en el planeta como nunca antes en la historia. Ante la coyuntura actual –crisis en los emergentes, desaceleración en China, dudas sobre la economía de Estados Unidos y Europa y unos tipos de interés casi a cero–, el mundo del dinero se desespera porque apenas encuentra formas de obtener la rentabilidad deseada. Por otro lado, está lo que se suele llamar “la economía real”, que languidece por la falta de inversión y crédito para el consumo, sobre todo en Europa.
Hace unos días me encontré en Madrid con estos dos mundos. Antonio Pulido, director del departamento de Global Markets Research del banco BBVA, hablaba de la enorme bolsa de liquidez en el mundo que tiene que ser invertida. En los últimos tiempos, ese dinero logró emular el milagro de la multiplicación de los peces y los panes gracias a los cada vez más sofisticados y absurdos instrumentos de derivados que inflaron la burbuja que estalló en 2008. Llevarse el dinero a Suramérica un día para retirarlo al día siguiente, especular con divisas, era un juego relativamente fácil que garantizaba rentabilidad. Ahora ya no tanto. “Es importante que este exceso de liquidez no vaya al carry trade sino a la economía real”, advertía el analista del BBVA.
Tres días después entrevisté a Yanis Varoufakis, que ganó fama mundial como aguerrido ministro de Finanzas de Grecia con su batalla contra Alemania y otros campeones de la política de austeridad en Europa. El economista recordó que Alemania sufre hoy el nivel de inversión más bajo desde la Segunda Guerra Mundial, a pesar de que los tipos de interés están a cero. Asimismo, dijo que la inyección de liquidez que provee el Banco Central Europeo solo sirve para estabilizar a los mercados financieros. Es decir, que permite a los bancos contabilizar todo el dinero que dicen tener en sus balances.
“El presidente del BCE Mario Draghi tapó, de forma muy habilidosa, la crisis en los mercados de bonos, pero de esta forma desplazó el problema a otras áreas como la inversión y la deflación”, afirmó Varoufakis. En vez de comprar letras de los Estados, el BCE debería comprar bonos del Banco Europeo de Inversiones para financiar un gran programa coyuntural en Europa, dando créditos a proyectos reales como la energía verde.
Pulido, del BBVA, también habló de la necesidad de “construir puentes” para canalizar todo este dinero a la economía real. Para ello, sin embargo, habrá que recuperar la cultura del inversor paciente y que asume riesgos, algo que parece haberse perdido en la más reciente vorágine de los mercados.
Artículo publicado en El Heraldo (Colombia)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores