domingo, 9 de julio de 2017

“PORQUERÍA UNIVERSAL”

“PORQUERÍA UNIVERSAL”
EDUARDO SANGUINETTI, FILÓSOFO,
 POETA Y ARTISTA ARGENTINO
Soy de aquellos para los que la verdad de este mundo es la vida: de aquellos que han elegido “ser”, obrando contra viento y marea, decididos a permanecer en estado de constante resistencia al poder de las bestias, suceda lo que suceda, a hacer siempre “como si” las mañanas que cantan fueran realmente mañanas… y en adelante los apocalipsis cotidianos, que nos presenta la denominada civilización occidental, formidable revelación de la inmundicia burguesa camuflada tras la hipocresía de humanitarismo, que desvía la mirada de las multitudes temerosas, que aplauden la ignominia cotidiana.
Y si a pesar de todo se elige vivir (o sobrevivir), se detesta la cobardía cotidiana, clavándola en un papel como un insecto, al menos nos alejamos del conformismo, modo de vida de pueblos condenados a la esclavitud: la “porquería universal”, donde reina el destripe, pues es peligroso dar prueba de amor o de dignidad y valor.

Por el contrario, para salvar la piel en este milenio de las grandes muertes, hay que mentir, reptar, robar, engañar y si es necesario asesinar… un solo mandamiento rige la vida de millones de seres: “ser cobardes”.
Estar inspirado no modifica la proa de mi escritura, simplemente exhibo otros aspectos de la “porquería universal”, como la niñez sometida al rigor de las denominadas “buenas costumbres”, arrastrada sobre el barro del porvenir pintado a mano, por adultos amancebados, que imprimen en la existencia de estos niños el signo de la “bajeza” y la “inflexión”, en la que se mueven afanosamente las multitudes.
Sin dudas soy irrecuperable para la burguesía, ya sea esta de derecha o de izquierda… qué más da, sólo marcas registradas que arrojan olores fétidos de conformismos y conveniencias, de todo lo que sea conservar, incluso la literatura anarquizante, una de las coqueterías de la comunidad burguesa capitalista. A tal punto que existe, moda mediante, un conformismo del anticonformismo: muy deprimente, pues devienen efectos canallas de este sistema prescrito, de métodos taciturnos, criminales y mortíferos.
No olvidemos que se deja morir a millones de indigentes, a quienes se le atribuyen la responsabilidad de sus muertes… multitudes discretas de desempleados que supuestamente deberían tener trabajo o esforzarse hasta el deliro para conseguirlo, a los que se les ordena buscarlo aun cuando es de conocimiento de los que no cerramos los ojos, que las fuentes se han agotado.
Las listas de los exiliados de la vida, es una lista de “réprobos” para la “porquería universal”, me refiero al sistema que reina y mata en el planeta.
Estos “réprobos” son una carga para el poder neoliberal, que los encierra en el rol de ese “otro”, siempre maltratado con el menor gasto posible, pero que en ciertos pasajes-instantes, sorprenden cuando reclaman, resisten, reaccionan e incluso accionan o luchan por sus vidas-sobrevidas… atentan contra la estética del mundillo travestido de quienes reinan, ¿cómo se permiten rebelarse al “orden establecido” por los canallas?
De todos modos, ese “otro” siempre ha despertado sospechas en las “castas dominantes”, éste ha sido y es el meollo del credo de ninguna fe, su sustancia, su coartada infame. Aquí quedan revelados los sentimientos concretos y reales de los parásitos dominantes, respecto a los “otros”, bajo cualquier régimen. Me doy cuenta y descubro, cómo el excluido se ha convertido en expulsado, siendo su valor “cero” en la tabla del debe y haber de los dictadorzuelos.
¡Sí! Soy molesto, pues sacudo y choco con realidades que no ameritan el más mínimo análisis de parte de los profetas sociológicos, de los alcahuetes de medios y de los funcionarios, que abren sus nalgas al poder de turno… me refiero a los corporacionistas, creo no lo ignoran quienes no se engañan y aún se mantienen en pie, sin entregarse al juego fatuo del mercadeo.
En un rapto de sinceramiento comento que intento asimilar la emoción y sensibilidad a la expresión inmediata, “hablada” de esa emoción y sensibilidad… de todos modos, un tanto decepcionado por una Resistencia, que habiendo prometido la Revolución, terminó en apenas una fingida Democracia críptica. Esta estafa, hace me asimile a una Desobediencia permanente a la “Porquería Universal”, que jamás abandonaré. al menos hasta que se produzca el milagro del tan ansiado giro de 180º… de las revueltas indispensables para lograr arribar a esa “Gran Mañana”, que en mi sarcasmo vitriólico, manifiesto, con sonrisa sincera manifiesto: ya no aguardo nada de este sistema infecto.
No ignoremos que podemos ser emigrantes o inmigrantes ‘in situ’, ser, en razón de la pobreza, exiliados en nuestros propios países. Pero no olvidemos tampoco que las exclusiones oficiales poseen virtudes insondables, como las cloacas, convencen a los que no son afectados por ellas que son incluidos. Legitimidad ficticia a la cual se aferran los que creen “pertenecer” a la “porquería universal”.
Sabemos que hay “marginados ” y “excluidos” cerca, lo vivimos y experimentamos nosotros mismos, humillados, rechazados por la denominada opinión pública, que no es ni más ni menos, que la opinión de los bocones de medios, pagados con dinero del Estado, en manos de ricachones groseros y sus bandas asesinas.
De estas comunidades presentadas como modelos por la enseñanza proporcionada por ella, los educandos conocen los secretos, no los del poder, sino de sus resultados. Los desórdenes y carencias de su cotidianeidad, ¿no les permite descubrir inconscientemente las catástrofes irreversibles que preceden del derrumbe?
Como corolario se los arroja al borde del camino, empantanados con ellos un número creciente de seres excluidos, de todas las razas y regiones.
Un camino que no se sabe a ciencia cierta a donde conduce… los que podrían saberlo, los constructores de esta nueva civilización, que se ha instalado en el mundo, tampoco los transitan… ellos, los genocidas de la vida-naturaleza-arte, residen y transita por otros paisajes, ese camino no forma parte ya, ni de sus recuerdos, forma parte del folclore y del olvido.
Siempre podemos negar lo que está vivo, bastaría esperar algunos siglos para que la razón nos asista a quienes resistimos permanecer en la “porquería universal”, a quienes emitimos nuestro grito libertario, cual melodía esperanzadora, para quienes saben que lo peor no ha ocurrido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores