miércoles, 19 de julio de 2017

FRACASÓ EL PLEBISCITO, ¿Y AHORA QUÉ?

FRACASÓ EL PLEBISCITO, 
¿Y AHORA QUÉ?

LUIS PINO
Que cada quien y que cada cual, carguen con su fracaso, si se lanzaron por el barranco de la historia, con su plebiscito, que además de no estar constitucionalmente contemplado, fue una burda estratagema de sus dirigentes, quienes luego de someter al Pueblo venezolano a una bestial guerra económica entre inflación, desabastecimiento programado, especulación y usura, pasaron a las barricadas de muerte, destrozos y terror, creyendo, erróneamente, que el Pueblo se volvería contra el chavismo y que con ese llamado fracasado al plebiscito, sacarían a Nicolás Maduro de la presidencia y desalojarían al chavismo de la vida nacional.

El proceso que pretende la MUD carece de validez legal.
Pues, no fue así. Ellos, los asesinos golpistas y causantes de la guerra económica, no tienen la noción de lo que es pueblo y creyeron en sus inflamados egos que el sifrinaje de pacotilla les garantizaría la participación masiva de la oposición.

No fue tal la participación, porque en la oposición están mamaos del terrorismo de las  barricadas de violencia y muerte. No fue tal el éxito, porque después del engaño que les dio el triunfo electoral de diciembre del 2015, con “la última cola”, el Pueblo, entre opositores y chavistas, hoy sabe que sólo un estúpido se atreve a afirmar y, otro estúpido, se atreve a creer, que el causante de la guerra económica sea Nicolás Maduro, cuando hoy, los ricos son aún más ricos e híperpluscuammillonarios, los que nucleados en Fedecámaras-Venamcham y sus bachaqueros de cuello blanco y marginales, exhiben sus fabulosas fortunas de todo lo que nos han robado a los trabajadores y a la familia venezolana, además de que la propiedad y control del 92% de todo el aparato productivo, industrial, con el control monopólico especulativo en toda la cadena de producción, distribución y comercialización, aún sigue estando en manos y bajo control de esos parásitos de la economía nacional.

Y, aunque les arda a tantos disociados psicóticos, después del triunfo institucional del Consejo Nacional Electoral (CNE), con la convocatoria a esta Feria Electoral del pasado domingo 16 de julio de 2017, en el que se realizó un simulacro de lo que serán las elecciones de constituyentistas del próximo 30 de julio, no hay lugar a dudas, de que la mayoría de los venezolanos respeta a sus instituciones y se subordina a la rectoría del Poder Electoral y, esta mayoría no quiere violencia, ni balas, sino votos y más votos, como lo ejercitamos en este simulacro, de donde salieron tantos chavistas, que la arrogancia de esa derecha terrorista no logra comprender.

Los chavistas somos mayoría y somos Pueblo Bravío, que la derecha desprecia y aún no lo ha visto “arrecho”. “Que nadie se equivoque” (Hugo Chávez dixit).

Vamos a la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), a pesar de la desmemoria de unos cuantos que olvidaron que el Comandante Hugo Chávez, previendo los ataques, guerra económica y legalidad burguesa que frenan el proceso de cambios en socialismo, planteó transformaciones y reforma Constitucional.

Años atrás, no lo logramos por la campaña de guerra sucia de la derecha, al igual que esa misma derecha engañó a incautos con la "última cola" de una guerra económica que impuso la derecha golpista de Fedecámaras-Venamcham.

Luego, las misiones y políticas de Estado han sido atacadas y es por ello, entre otras razones, que desde el 2013, las Viudas de la IV pretenden salir de Nicolás Maduro y del chavismo, a la fuerza. Ellos no participaron, ni atendieron el llamado a Constituyente, porque quieren arrebatar a la fuerza.

En esta nueva ANC llegarán los líderes por cada municipio y por sector, a los que la mayoría escoja, tal como lo ejercitó ese mar de pueblo que salió al simulacro, con una alegría, entusiasmo y disciplina, que dejó sin mentiras qué anunciar a la palangre mediática.

En estos momentos,  dudar es traicionar, porque abstenerse es favorecer a la derecha golpista y legitimarla. Los candidatos son, en su mayoría, gente humilde y jedionda a pobre, como lo somos la mayoría del Pueblo chavista.

Por otra parte, por más que la derecha terrorista se tongonee y pretenda engañar a los suyos, siempre se les ve el bojote: el plebiscito fue un fracaso, por lo que un grueso de la población llamada “clase media”, a la que ellos han tenido cautiva, en la incertidumbre, se pregunta y reclama a sus dirigentes: y ¿ahora qué?.

Pues, el que se crea clase media, que no es más que una media clase desclasada y tonta útil de los terroristas, como remedo de la burguesía, tiene dos opciones: que no vote y que nos enfrente, sin circunloquios discursivos o que se venga con nosotros a ser feliz y a construir Patria.

Nosotros, los de Chávez y Maduro, seguiremos en la ruta democrática y de la paz, desenmascarando la mentira y develando la verdad. Seguiremos, entonces, con la ANC, buscando la verdad, contra el terrorismo, hasta alcanzar la justicia, y, con ésta, daremos pasos firmes por el perdón y la reconciliación. No hay otro camino. Por todo esto, afirmamos con certeza, que la Constituyente sí va.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores